Una visita al zoo y sus novedosas ofertas

Por Safie M. Gonzalez

HAVANA TIMES – El sábado pasado, una amiga me invitó al “zoológico de 26”, de la Habana, como comúnmente lo conocemos todos los cubanos, sobre todos los capitalinos. Estuvo mucho tiempo cerrado a causa de la pandemia y desde hace algún tiempo (no sé exactamente cuánto) abrió sus puertas nuevamente al público.

Ella quería llevar a su sobrinita, a la cual le encantan los animales, y para ser honestos a mí también. No era mi primera vez, por supuesto, había ido muchas veces, en especial para llevar a mi sobrino que hoy en día ya es un adolescente. Aunque, en realidad, puede que sí haya sido la primera vez, que algunas cosas me sorprendieran un poco más de lo habitual.

Para empezar, tuvimos que hacer una larga fila para acceder al zoo, al menos de una hora; y esto, que yo recuerde nunca antes había sucedido. Es comprensible, teniendo en cuenta que los padres tienen pocas opciones de distracción para sus hijos. Aunque esto, de alguna manera se sobrelleva, al fin y al cabo, ¿qué cubano no está acostumbrado a hacer colas? Lo segundo que llamó mi atención fue el precio de la entrada. Un cartel aclaraba que los adultos pagaban 10 pesos cubanos (CUP) y los niños 5, pero al mirar precio en el tiket de los menores, decía 2.

Para entrar al zool

Justo en la parte de atrás del propio tiket, decía Restaurante “El Cocodrilo”, donde supuestamente se podía almorzar, pero, las opciones de la carta solo eran: “pato en salsa”; calabaza hervida” y “arroz blanco”. A pesar de las escasas propuestas, había personas almorzando, incluso haciendo fila para entrar a lo que “parecía” un restaurante.

Mi asombro fue aún mayor, cuando en los anteriores puestos de ventas, donde había ofertas de confituras (escasas en tiempos normales) se podía encontrar de todo, desde sorbetos de distintos sabores hasta deliciosos bombones en miniaturas, a exorbitantes precios, incluidos los refrescos de cola. Ojo, estas ventas no pertenecen a la entidad, los “cuentapropistas” rentan el espacio y venden su mercancía, pero…

¿Cómo es posible que en un sitio como este, tan visitado por niños, la institución no pueda garantizar confituras y a un precio módico? Donde tanto las familias con más poder adquisitivo como las que no, puedan acceder a ofertas más baratas para sus pequeños… ¿Dónde queda nuestro famoso socialismo? ¿La igualdad de la que tanto nos vanagloriamos ante el resto del mundo?

Lea más de Safie M. Gonzalez aquí.



Safie M. Gonzalez

Nací en la década del 80. Amo la naturaleza y a los animales, así como a mi país. Admiro el sacrificio de un pueblo. Me considero una persona sencilla y honesta, por lo mismo detesto las injusticias. Gusto de las artes en general, pero en especial de la literatura, la fotografía y el cine. Creo en el poder de la palabra y en la capacidad del ser humano para cambiar el mundo.

Safie M. Gonzalez has 41 posts and counting. See all posts by Safie M. Gonzalez

One thought on “Una visita al zoo y sus novedosas ofertas

  • Eso de socialismo se nos vandio hace muchos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.