Las “ofertas” para los cubanos a nuestros hoteles

Por Safie M. González

HAVANA TIMES – Si un tema ha ganado protagonismo en los últimos meses en nuestra Cuba no es precisamente el famoso COVID 19, sino el incremento de precios que va desde un caramelo hasta la tan consumida por los cubanos, “carne de cerdo”.

Pero no es precisamente de la carísima carne de cerdo que quiero hablar en este post. Hoy quiero dedicar este escrito a algo que encontré en primera plana al abrir Google para buscar otra información.

Se trata de las “dadivosas” ofertas turísticas para nuestro pueblo cubano. Y quiero, antes de hablar sobre las tarifas estipuladas para la reapertura de las cadenas hoteleras, recordarles a quienes no viven en Cuba, que acceder a dichas instalaciones ha sido siempre un enorme sacrificio para cualquier cubano de pie, que es a fin de cuenta lo que abunda.

Ir a un hotel en cualquier parte del mundo puede ser un lujo, estamos de acuerdo, pero un gran por ciento de la población puede, al menos una vez al año, viajar y pasar una semana con su familia en un hotel.

El cubano no, el cubano puede reventarse trabajando, que nunca podrá hacerlo, y ahora menos, cuando el precio de los alimentos está por las nubes, y para poder comprar una muda de ropa y un par de zapatos solo tiene dos opciones. La primera, poseer una tarjeta en MLC (Foreign currency) o comprarla a un precio súper elevado a las personas que viajan y traen mercancía.

Siendo así, creo que pensar siquiera en la opción de pasar al menos un par de días en cualquier instalación hotelera de nuestra paradisiaca isla, es simplemente una utopía. Sobre todo, si tenemos en cuenta que las tarifas para, por ejemplo: 4 noches y 2 personas oscilan entre 12154 pesos hasta 48616 pesos. (Al cambio oficial 24 pesos = 1 USD)

Parece absurdo, ¿verdad? Sobre todo, si tenemos en cuenta que, el salario mínimo de un trabajador es de 2200 pesos al mes. Eso puede parecer mucho ante los ojos de aquel que no vive en Cuba, pero, créanme, ese dinero se va el mismo día del cobro, solo en alimentos.

Y no se trata de ambicionar, la conclusión es sencilla, para cualquiera que lea este artículo, sea cubano o viva en cualquier otro país. No importa si somos universitarios u obreros calificados, cualquiera debería tener una oportunidad de disfrutar de unas vacaciones “decentes”, ¿por qué no? Especialmente cuando se tiene playas tan hermosas y tantos hoteles en nuestra bella isla.

Lea más del diario de Safie M. González aquí.

Safie M. Gonzalez

Nací en la década del 80. Amo la naturaleza y a los animales, así como a mi país. Admiro el sacrificio de un pueblo. Me considero una persona sencilla y honesta, por lo mismo detesto las injusticias. Gusto de las artes en general, pero en especial de la literatura, la fotografía y el cine. Creo en el poder de la palabra y en la capacidad del ser humano para cambiar el mundo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *