Filas, a la espera… de lo que sea

Waiting for the delivery van to come.

Por Safie M. González

HAVANA TIMES – Todos los días mi vecina Margarita se levanta temprano y se va para el quiosco (puesto de venta) más cercano a su casa. Otro vecino, un poco más joven, a veces le guarda un puesto y, por lo general, coge un número bajo en la cola. Pero ¿por qué Margarita hace colas todos los días? ¿Es revendedora? ¿Está aburrida en su casa?

No es el caso, mi vecina ni revende ni se aburre en su casa. Lo cierto es que la necesidad y, para colmo, la desinformación a la población hace que ella, junto a muchas otras personas del vecindario se vean obligados a estar a la espera de que un camión con mercancía llegue, por lo general, de 2 a 5 pm, y descargue algún producto, el que sea.

A esa hora empiezan a repartir los turnos, ya sea para ese día o para el siguiente. Y así pasan los días, uno detrás del otro, y a Margarita se le están yendo sus últimos años de vida haciendo cola.

A veces su hija, quien está enferma, va y cubre su puesto, para que su madre vaya a la casa a almorzar, y luego, volver a la espera de que aparezca el dichoso camión con pollo, perritos calientes (salchichas), aceite o detergente (ojo, estos productos nunca vienen juntos). Estos son, por lo general, los artículos que suelen vender en estos quioscos que, ahora están regulados por la libreta de racionamiento.

O sea, si Margarita compró hoy pollo, no podrá volver a comprarlo hasta el mes próximo, y así, con cada uno de los productos antes mencionados. Y claro, también con un límite por núcleo (vivienda).

Siempre me da tristeza escuchar historias como estás, que me tocan de bien cerca. Y es que la vida de un gran por ciento de los cubanos hoy en día se resume en eso, “en hacer filas”. Entonces ¿y los que trabajan?, ¿los que estudian?, ¿cómo adquieren lo que necesitan?

Y, en cualquier caso, ¿por qué no se informa a la población lo que se distribuirá por zona? Para así hacer un poquito menos pesada esta situación tan precaria que nos envuelve y desgasta.

Lea más de Safie M. González aquí.

Safie M. Gonzalez

Nací en la década del 80. Amo la naturaleza y a los animales, así como a mi país. Admiro el sacrificio de un pueblo. Me considero una persona sencilla y honesta, por lo mismo detesto las injusticias. Gusto de las artes en general, pero en especial de la literatura, la fotografía y el cine. Creo en el poder de la palabra y en la capacidad del ser humano para cambiar el mundo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *