Esto no es ficción, es una historia real

Por Safie M. González

HAVANA TIMES – En un poblado de la provincia de Pinar del Río, vive una muchacha de 18 años; por razones obvias no diré su nombre real, pero me gustaría nombrarla Andrea. Andrea pronto cumplirá los 19, y la vida de esta adolescente ha sido bastante complicada desde su nacimiento.

Para empezar, sus padres no querían que ella naciera, debió ser porque no era el momento, como muchas veces suele pasar, pero aún así, ella llegó al mundo. Según me cuenta esta joven, a la cual conocí hace poco tiempo, gracias a que compartimos gustos por la Literatura y escritura, desde pequeña ha deseado morir. Visualiza su muerte con frecuencia y en ocasiones ha intentado acabar con su “miserable vida”, como ella misma dice.

Ha tenido seguimiento psicológico, lo cual la ha ayudado, pero, según ella, el deseo de sus padres de tener un hijo (en este caso, una hija) no ha cambiado mucho. La pandemia llegó y Andrea, quien se econtraba estudiando el Bachillerato, quedó recluida en casa como todos los estudiantes; y algunas situaciones desagradables la llevaron a vivir en la calle.

Por increíble que pueda parecer, esta chica tiene un talento innato, escribe poesía, relatos, compone canciones. Y gracias a esto último logró sobrevivir mientras vivió en las calles. Junto con ella había otros adolescentes que se sentían desplazados de esta sociedad y de sus familias. Me cuenta que dormía en la terminal de trenes, donde estaba días sin probar alimento y gracias a que vendía la letra de sus canciones lograba comer algo.

Cuando escuché esta historia, contada por ella misma, no pude más que sentir tristeza, dolor. Y me preguntaba dónde estaban sus padres, y los padres de esos otros chicos que deambulaban en las calles sin rumbo. ¿Dónde estaban los Trabajadores Sociales? ¿O aquellas personas que se encargan de velar por los derechos y seguridad de los menores de edad? ¿Y las personas en la calle? ¿Acaso a nadie le importa ver a una joven durmiendo en el banco de una terminal de trenes?

Andrea volvió a su casa, sigue bajo tratamiento psicológico y luego de aprobar los exámenes de ingreso para la Universidad y comezar a estudiar una carrera, su salud física le impidió continuar. A veces me dice que está cansada, que le cuesta seguir, que su vida no tiene sentido, pues carece de amor, cariño y de esos sentimientos tan necesarios para vivir. Temo por ella, porque un día logre lo que otras veces ha intentado.

Esto no es ficción, no es ningún drama de esos que emite la cadena Televisa, es la vida real. Una historia que debería llevar a la reflexión a muchos.

Lea más del diario de Safie M. Gonzalez aquí en Havana Times



Safie M. Gonzalez

Nací en la década del 80. Amo la naturaleza y a los animales, así como a mi país. Admiro el sacrificio de un pueblo. Me considero una persona sencilla y honesta, por lo mismo detesto las injusticias. Gusto de las artes en general, pero en especial de la literatura, la fotografía y el cine. Creo en el poder de la palabra y en la capacidad del ser humano para cambiar el mundo.

Safie M. Gonzalez has 42 posts and counting. See all posts by Safie M. Gonzalez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.