Burocracia en medio de la pandemia

Por Safie M. González

HAVANA TIMES – Esta mañana escuché a mi vecino hablar en tono un poco subido, cuando regresaba de la Oficoda (Oficina de Control para la Distribución de la Alimentos). Él intenta hacer un trámite de tránsito para su padre, a quien tiene enfermo en casa y mantendrá con él durante algún tiempo, por razones obvias. Pero este no reside oficialmente en su misma dirección. Y por ello conlleva algunas gestiones, aparentemente sencillas, pero no ha sido realmente así.

The ration booklet which has been a part of Cubans lives for over a half century.

La Oficoda fue fundada para que los productos básicos fueran distribuidos de manera equitativa para todo el pueblo a través de la Libreta de Abastecimiento (racionamiento). El tránsito es para poder recoger temporalmente los alimentos de su padre en la bodega.

La historia de la famosa libreta es curiosa y ha sufrido cambios desde su surgimiento (1963) a la fecha. No es menos cierto que a un gran por ciento de la población le ayuda a resolver su situación alimentaria. Es precisamente por eso y, sobre todo, en estos tiempos de pandemia, que poder comprar algo de alimentos de la canasta básica es tan necesario.

Por tal motivo, mi vecino, residente en el municipio de Marianao, de la capital, lleva más de 10 días haciendo una gestión de tránsito para su padre, quien tiene 80 años.

La Habana sigue en la fase cero de recuperación. Por esa razón no hay transporte y hay personas que por disímiles circunstancias  se han quedado varadas en casas de familiares, así que nada más lógico que hacer un tránsito, y así poder comprar los alimentos correspondientes.

Cambios sin sentido

A inicios de la semana pasada, mi vecino se presentó en la Oficda de su zona y mientras realizaba las respectivas gestiones, le dijeron que se personara esta semana para concluir el trámite.

¿Qué sucedió? Pues que a partir del día 1ro de septiembre todo cambió, una vez más. Ahora tiene que ir a dónde radica la Oficoda Municipal, la cual abre solo un día a la semana. Todo eso simplemente para un autorizo.

Me parece algo completamente absurdo, ya que no hay transporte público y queda en un lugar distante e intrincado.

Para colmo, esta gestión solo se realiza cada siete días. A este paso, se queja mi vecino, cuando logre realizar el tránsito de mi padre, ya será el momento de que él vuelva a su casa, y todo habrá sido en vano.

Lea más escritos por Safie M. Gonzalez

Safie M. Gonzalez

Nací en la década del 80. Amo la naturaleza y a los animales, así como a mi país. Admiro el sacrificio de un pueblo. Me considero una persona sencilla y honesta, por lo mismo detesto las injusticias. Gusto de las artes en general, pero en especial de la literatura, la fotografía y el cine. Creo en el poder de la palabra y en la capacidad del ser humano para cambiar el mundo.

Safie M. Gonzalez has 15 posts and counting. See all posts by Safie M. Gonzalez

One thought on “Burocracia en medio de la pandemia

  • La libreta de abastecimiento, más seria de controlar lo que consume la población, como se puede entender cincuenta y siete años, cada día es peor y menos productos, la libreta es vergonzosa, para mi es la representación de la poca capacidad del gobierno, murió quien la implemento y seguimos en las misma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *