Aplausos para el pueblo

Por Safie M. González

HAVANA TIMES – Exceptuando La Habana, en la mayoría de las provincias cubanas no se han reportado más casos de COVID 19, desde hace ya algunos días. Así que la mayor parte de la Isla se encuentra en la primera fase de recuperación.

Me toca, junto al resto de los habaneros, esperar, y mientras tanto, rezar para que el resto de los ciudadanos sean disciplinados y podamos incorporarnos de a poco a la normalidad. Mi abuela, con casi noventa años y una mente muy lúcida, rememora conmigo momentos importantes por los que hemos transitado.

Al cubano que nació con la Revolución se le enseñó que el trabajo ennoblece, lo cual es muy cierto. Y año tras año, el trabajo ha sido la prioridad de todo ser que habita esta isla. Algunos quizás no encontraron el camino correcto a seguir, pero, aun así, el deseo que prima es el de dar una mejor vida a su familia.

Esta pandemia ha venido a reafirmar que el cubano, si bien no es de hierro, aguanta muchos golpes sin importar la dirección de donde vengan. El cubano se cae, pero se vuelve a levantar, asegura mi abuela, meciéndose en su sillón mientras bebe una taza de café.

Quizás aquellos que viven en el primer mundo no entiendan mucho de lo que hablo, pero el cubano es un guerrero innato. Nuestra Cuba ha tocado fondo muchas veces, pero ha salido adelante, porque un cubano no se amedrenta ante una cola.

Un cubano no puede irse a la cama sin darle de comer a sus hijos, ni puede dejar de lavar su ropa, por eso camina kilómetros en busca de lo que necesita.

Cuba ha sufrido apagones, tornados, huracanes, escases de alimentos, falta de combustible y, por ende, de transporte, y aunque nunca se había enfrentado a una pandemia de esta envergadura, sin duda, ha sabido ingeniárselas para salir adelante.

Por eso me quito el sombrero ante muchos cubanos, y aplaudo cada noche, no solo por los que visten batas blancas, sino por todo aquel que no se da por vencido ante las adversidades. Por cada una de las décadas superadas, ya sea con lágrimas o sonrisas.

Al final, todos somos héroes, todos, de una forma u otra salvamos vidas y regalamos esperanza. Entonces, celebremos por esta “casi” victoria. Por la nueva oportunidad, una vez más de seguir adelante.

 

Safie M. Gonzalez

Nací en la década del 80. Amo la naturaleza y a los animales, así como a mi país. Admiro el sacrificio de un pueblo. Me considero una persona sencilla y honesta, por lo mismo detesto las injusticias. Gusto de las artes en general, pero en especial de la literatura, la fotografía y el cine. Creo en el poder de la palabra y en la capacidad del ser humano para cambiar el mundo.

8 comentarios sobre “Aplausos para el pueblo

  • La tierra que uno nacio llamado Pais politicamente lo atrae a uno.
    The land where you were born attracts you at times like a magnet.
    Worldly travel does not change it. – It must have to do with ancestry.

    Respuesta
  • Some people are firm in their conviction.

    Respuesta
  • Se llama instinto de supervivencia y pertenece a la raza humana, no a los cubanos. Ni de lejos ha sido Cuba un país especialmente castigado con tragedias, el mundo está y ha estado lleno de pueblos que se han levantado de guerras devastadoras, terremotos, tsunamis, volcanes y toda clase de golpes del destino y se han levantado y prosperado.

    ¿Entonces en qué se diferencia el cubano? En su resignación. Se contenta con eso, con ‘levantarse’ y seguir arrastrándose, sobreviviendo apenas más que viviendo, no digamos ya prosperando, resignado a esa tragedia continuada de 60 años que es el castrismo.

    Ningún mérito especial le veo a eso, por desgracia.

    ¡Gracias Fidel!

    Respuesta
  • Cuando nos quitaremos de encima ese chauvinismo de que somos los mejores. Eso hace un daño terrible pues disminuye la seriedad en cómo afrontar nuestros problemas pensando que el resto del mundo está peor. Todo lo que describe es instinto de supervivencia, como mismo lo tuvieron los rusos durante la Segunda Guerra Mundial, o los vietnamitas cuando la invasión americana. Ni nuestro cielo es el más azul, ni nuestras playas son las más bellas, ni las mujeres las más lindas ni los hombres los más machos. Demuestren que son los más mejores y acá en de rescatar una vida digna para sus hijos y nietos.

    Respuesta
  • Ese complejo de «ombligo del mundo» tras más de 60 años de triunfalistas manipulaciones por parte de esos Gobbels de verde olivo, hace que algunos se crean el cuento de ser especiales o elegidos y hagan el ridículo en voz alta con ese lenguaje tan hueco y ridículo al que ya nadie presta atención. ¿Si son tan disciplinados y tan héroes por naturaleza por qué se llenaron las calles de policías y tropas del ejéricto que hasta las colas tenían que vigilar? No obstante, nunca he creído en la versión de los datos oficiales. Yo creo que el -posible- éxito es por pura supervivencia natural del ser humano y nada más. Y, por otra parte, lo del aplauso a los médicos y personal de la salud en una hora determinada del día, aunque lo tienen bien merecido, no es una iniciativa cubana, por tanto; sáquela de conteo de «originalidades» y no sea tan chea. ¿No hubiese sido más profesional hablar del intríngulis de la epidemia y su comportamienrto en la isla, etc; y no perder valiosos párrafos haciendo loas cansinas a una fallida «Revolución» en la que solo cree el grupito de ineficaces, improductivos y vagos que se benefica al 100% con ella?

    Respuesta
  • Los de abajo son los que aguantan los palos, porque los de arriba lo tienen todo asegurado, hasta pueden disfrutar de las playas…, sin que le impongan una multa por la cabeza.

    Respuesta
  • Adelante pueblo guerrero adelanteeeee!! y no se olviden que el que esta arriba se caga en el que esta abajo

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *