Yo soy pobre, ¿y tú?

Rosa Martinez

Foto: Lorenzo Crespo

HAVANA TIMES — Desde hace algún tiempo, dos meses aproximadamente, mi niña menor, quien cumplió recientemente siete años, tiene obsesión con la riqueza y la pobreza.

Todo comenzó con una clase de El Mundo en que Vivimos, en la cual la maestra le explicó que antes del triunfo de la Revolución en Cuba había muchos niños pobres que no podían ir a la escuela, morían enfermos, porque sus padres no podían pagar sus cuidados médicos, algunos no tenían ni zapatos para calzar y vivían en hogares en muy malas condiciones.

Esa clase fue mi perdición. Desde entonces, señores, mi niña, despierta como es, me tiene loca preguntándome, por qué la diferencia entre ricos y pobres, si en Cuba hay ricos, si nosotros somos pobres porque no tenemos carro y vivimos en una casa pequeña y fea o si somos ricos porque tenemos televisor, refrigerador, DVD, computadora.

En fin, ha sido un pregunta para acá, un intenta responder para allá, pero hay un refrán que dice que todo lo comienza tiene su final y, afortunadamente, así es.

Les cuento ese final:

El fin de semana pasada fuimos a pasar el domingo con unos primos que no veíamos desde hace mucho tiempo, porque tanto mi primo, como su esposa llevaban más de un quinquenio cumpliendo misión internacionalista, primero en Venezuela (tres años) y después en Argelia (cuatro más).

Nuestra llegada fue esperada con pompas y platillos, nos prepararon un almuerzo con todas las de la ley, con los platos que debería llevar siempre una cena, desde entrante, plato fuerte (más de dos en este caso, incluyendo el puerco asado), hasta postre (helados y cake de chocolate).

A Gisselle no le impresionó ver tantas chucherías juntas, aunque le reservaron galletas de soda, caramelos de leche (sus favoritos) y muchas otras más; pero algo sí la mantenía mirando de aquí para allá y pensando, lo noté por su ceño fruncido y expresión fija en algunas partes de la casa, como la piscina de 15 metros cuadrados al final del patio.

Después de un día fabuloso entre historias, risas, abrazos, comida cubana y bebida nacional e internacional, regresamos a casa en el carro moderno de mis familiares.

Gisselle, a penas pusimos un pie en casa me dijo apurada: “mamita, mamita, Yuli y Tony son ricos, riquísimos, ahora sí entendí cuando alguien es rico y cuando es pobre”.

 

 

 

 

 

 

29 thoughts on “Yo soy pobre, ¿y tú?

  • el 12 diciembre, 2015 a las 3:25 am
    Permalink

    Isabela,
    Yo no me refiero a Fidel Castro y familia. Tampoco se quien vive en cada casa en el Reparto Siboney, etc. En algunas de esas casas hasta donde se, viven diplomaticos extranjeros. Por ejemplo, se donde esta la del embajador espanol. He estado en un par de casas de generales que viven en Nuevo Vedado y si, son bonitas casas pero tambien en ese barrio viven gente comun y corriente que viven en casas no muy diferentes. Tal vez no tan bien cuidadas, de acuerdo. Por supuesto, tambien he visto casas en el Vedado, Playa, etc que algunas fueron mansiones en su momento pero hoy en dia estan en ruinas pues los duenos no tienen dinero para mantenerlas, aunque en mi ultima visita pude ver que alguna que otra de estas casas ha sido reparada y embellecida.

  • el 11 diciembre, 2015 a las 7:43 pm
    Permalink

    Circles, cómo está? Podría por favor eliminar mi comentario duplicado? El que se dirige a Javier, déjelo por favor. Mil disculpas por las molestias y gracias! buen fin de semana. Slds!

  • el 11 diciembre, 2015 a las 1:24 pm
    Permalink

    Javier, ahí se equivoca usted de palmo a palmo. Basta con visitar algunas mansioncitas de la cúpula en Siboney y otros barrios que ni siquiera conozco para percatarse uno de la falacia del “todos somos pobres por igual en Cuba”. En nuestro país existe una clase dominante, con cuentas bancarias en países nevados y vacaciones en naciones mediterráneas (por allá por Grecia y en yate por supuesto)

  • el 11 diciembre, 2015 a las 1:24 pm
    Permalink

    Ja! ahí se equivoca usted de palmo a palmo. Basta con visitar algunas mansioncitas de la cúpula en Siboney y otros barrios que ni siquiera conozco para percatarse uno de la falacia del “todos somos pobres por igual en Cuba”. En nuestro país existe una clase dominante, con cuentas bancarias en países nevados y vacaciones en naciones mediterráneas (por allá por Grecia y en yate por supuesto).

  • el 11 diciembre, 2015 a las 12:52 pm
    Permalink

    Rosa, lo importante es que la niña siempre sepa que la riqueza la tiene adentro. Aquel que lleva la riqueza en su interior en forma de habilidades, estudios, voluntad de superación y capacidades, podrá nacer en las más adversas circunstancias (por ejemplo nacer en Cuba), pero siempre podrá revertir su situación. Buen post como siempre. Saluditos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *