Verano en Guantánamo

Rosa Martinez

Cuba y la Bahia de Guantánamo. Wikipedia.org

HAVANA TIMES, 3 agosto — Cuando las personas de otros países escuchan la palabra Guantánamo lo primero que les viene a la mente es la existencia de una prisión sin derechos y una base militar estadounidense.

No están lejos de la realidad pues en este territorio se encuentra una de las tantas centenares de bases militares que tiene el poderoso Estados Unidos por todo el mundo, y al igual que otras, en contra de la voluntad del pueblo.

La existencia de este centro militar se remonta a 1903, momento en que se hizo entrega oficial de este pedazo de Cuba, para ser usado como carbonera, aunque en realidad nunca se usó para eso. Su uso más reciente es como campo de concentración donde los presos permanecen sin posibilidades de juicio y se violan los más elementales derechos del ser humano.

El cañon de Yumurí. Foto: Lazaro Gonzalez

Pero Guantánamo no es solo la base yanqui, es también el territorio de la provincia más oriental de Cuba y la quinta ciudad más poblada de Cuba.

Podría decirles que gracias a esta base los guantanameros no podemos disfrutar completamente de la bahía de Guantánamo, la tercera bahía de bolsa más grande del mundo, que de otra manera, podría ser clave para el comercio del país y consecuentemente para el desarrollo de la provincia; o que tenemos vedado el acceso a un territorio de vegetación prácticamente virgen y playa de gran calidad.

No me detendré en eso, mejor les contaré de otra bendición de la Madre Naturaleza para con nuestra tierra, y que especialmente en el verano, los locales agradecemos.

Nuestra provincia recibió el nombre de Guantánamo (ciudad entre ríos) no solo porque el río más caudaloso de Cuba, El Toa, nos baña con sus aguas sino porque cientos de arroyos recorren nuestra tierra, de este a oeste, de norte a sur.

Son precisamente esos arroyuelos y charcos la principal opción para el verano de nuestra gente. Aunque los vacacionistas van a la playa, al cine, a los parques infantiles, al teatro, al zoológico de piedra (el único de nuestro país), y visitan otras ciudades de la Isla; los ríos son la principal atracción en cualquier rincón de la provincia, desde el municipio Niceto Pérez, el más cercano a la vecina Santiago de Cuba, hasta la Punta de Maisí, el punto más alejado al Oriente.

Se podría decir que preferimos ir a los ríos porque es una de las opciones que menos gasto de dinero demanda (esto es cierto), pero la cuestión es que el excesivo calor no deja otra alternativa sino refrescar en el charco de agua dulce más cercano.

Foto: Rosa Martinez

Como los más de 600 arroyuelos, afluentes y ríos que recorren nuestra provincia tienen excelentes condiciones para ser aprovechadas por los bañistas, no hay nada mejor que ir en familia o con los amigos del centro de trabajo o del barrio para disfrutar de lo que la naturaleza nos regala.

Hay quienes van con niños pequeños y se pasan algunas horas; otros permanecen un día entero y preparan sabrosas caldosas, con todos los ingredientes que acostumbramos agregar a nuestro ajiaco criollo, desde una cabeza de puerco hasta pedazos de maíz tierno; y los de más posibilidades llevan un puerco que asan o preparan en sabroso fricasé, estos son los menos, por supuesto.

Lo importante en todos los casos es tratar de pasarla bien entre amigos, refrescando, recreándose con lo natural, y si se disfruta sin mucho gasto, pues mejor aun.


One thought on “Verano en Guantánamo

  • el 4 agosto, 2011 a las 1:36 am
    Permalink

    Rosa la base de Guantanamo tenia que pasar a Cuba en el 2000, estamos en el 2011 y todavia es territorio americano, quisiera saber cuanto dinero recibio el gob cubano por dejarsela unos cuantos anos mas a los yanquis, no creo que los USA esten ahi p’q les da la gana, la politica es sucia y no siempre lo que gritan los politicos desde las urnas es la verdad, la verdad la dicen siempre a mitad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *