Un padre extranjero

Rosa Martinez

Foto: Bill Klipp
Foto: Bill Klipp

HAVANA TIMES — Tengo una vecinita que tiene la gran dicha de tener un padre extranjero. Por favor no se apresuren, no creo que los cubanos valgan menos o son peores, al contrario, de nuestros compañeros pienso igual que del vino: algunos serán machistas, pero son los mejores, porque son los nuestros.

Mi vecina es dichosa, porque tener un papá fuera de Cuba, tendrá sus contra, pero tiene muchísimas ventajas, no solo para la niña, sino también para la madre.

La primera es poder visitar lugares con los que otros pequeños no podrían soñar, tanto dentro como fuera de la Isla, por ejemplo nuestros propios hoteles, lugares históricos y turísticos de otras provincias.

En segundo lugar, desde pequeña Nicky aprendió a hablar dos idiomas, español y francés, pues nació en Francia y estuvo allá hasta los cinco años, y desde que regresó le consiguieron una persona para que practicara su francés y ahora, que tiene siete ya está aprendiendo, el tercero, el que más se habla en el mundo.

En tercero, la cubano-fracesa tiene los juguetes que ni yo misma hubiera imaginado de no haberlos visto en su casa, como una computadora de juguete, un castillo más grande que mi sala, una balsa casi del tamaño de la del hotel Guantánamo y muñecos y muñecas de personajes infantiles en los que posiblemente todavía nadie haya pensado aun.

Por último, mi pequeña amiga es mucho más alta, para su edad, que otros niños, también es muy fuerte y saludable. Mi madre dice que es cuestión genética, que su familia paterna es alta y por parte de madre también lo son.

Pero yo le doy vueltas y vueltas a su fortaleza y tamaño y no hay quien me convenza que esto no se deba a los cereales y a no sé cuántos alimentos más que su padre trae cada vez que la visita.

 

Rosa Martínez

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.


31 thoughts on “Un padre extranjero

  • el 16 diciembre, 2014 a las 3:17 am
    Permalink

    Animado el debate…

    Es curioso y revelador, que siendo éste uno de los posts más convencionales de Rosa – al menos en su planteamiento – , haya causado reacción tan abarcadora. Y no es para menos, entiendo, porque debajo de su superficie plana en apariencia subyace una problemática más intensa.

    En época de mis padres, más de un criollo de enraizada prosapia nacionalista resintió la presencia del norteamericano – incluido algún que otro turista tonto y bullanguero -, en ciertos casos porque su persona encarnaba una subodinación nacional al parecer inevitable, o porque su comportamiento hacia los lugareños dejaba mucho que desear de vez en cuando.

    Las vueltas de la historia alejaron a aquellos personajes de nuestras calles, y conste que con los arrogantes, pesados e impertinentes, también se esfumaron los “buenos”.

    Pero resultó que, en otro giro de torniquete, al cabo de los años nuestra Isla se volvió a poblar de extranjeros. Sólo que ahora llegaban de otras procedencias geográficas. Y a diferencia de lo que ocurría con los verdaderos yumas, los de antaño, ahora los nacionales no podíamos mezclarnos con ellos, so pena de recibir un acta de advertencia. Tampoco alojarnos en sus hoteles, visitar los mismos lugares que ellos ni portar en nuestros bolsillos la misma moneda. Peor aún: no podíamos visitarlos en sus países, aunque nos invitaran y sufragaran la estancia, sin antes pasar por una gigantesca máquina de rayos X.

    Ese período – justificaciones aparte – contribuyó como pocos hechos a la realidad de que el criollo desarrollase cierto ánimo de dependencia y subordinación hacia el individuo foráneo. Así, un fenómeno al parecer circunstancial devino perjuicio antropológico de larga duración.

    Por eso hoy lo seguimos sufriendo, a pesar de las recientes aperturas, cada vez que fulanito de tal, que se gana el sustento colocando tornillos en una fábrica de Baviera, o que incluso puede haber estado en el paro por equis tiempo, desembarca en nuestra tierra con un puñado de euros y deslumbra a ese taíno que parece que los años de veda nos fueron sembrando en el alma.

    Sacarnos de cuajo al indígena amante de las lucecitas llevará tiempo.

  • el 15 diciembre, 2014 a las 11:39 am
    Permalink

    ….una de las cosas que a mi me intriga de este articulo y que al parecer no se ha tomado en cuenta es que la autora ,en su presentacion,dice que es profesora universitaria y madre de dos hermosas niñas….son menos sus hijas que la “francesita” solo porque su padre es extranjero???…considera ella a sus hijas menos inteligentes,menos felices o menos saludables por el solo hecho de tener un padre extranjero???…son peores sus hijas solo porque no tienen una computadora de juguete???….como ya se ha dicho aqui la calidad de vida,la estabilidad emocional, y la felicidad de un niño no dependen de juguetes,ropa y otros articulos materiales…puede que la alimentacion tenga algo mas de influencia en su salud y desarrollo pero creo son mas importantes el interes ,la educacion y el tiempo de calidad que le dediquen los padres,los dos si se puede,al desarrollo de sus hijos….en muchos lugares las computadoras,los videojuegos,los telefonos y la television se han convertido en las niñeras y la mejor compañia para muchisimas niñas y niños de todo el mundo….pero salir a un parque,jugar con ellos aunque sea con una pelota o una muñeca de trapo,dedicarle un tiempo a escuchar lo que piensan o imaginan no los sustituye ninguna computadora,jugute novedoso o aparato electronico por moderno que sea….

  • el 15 diciembre, 2014 a las 10:08 am
    Permalink

    Gracias isabela, Gracias Miranda. No escribo para complacer a nadie, solo trato de reflejar la verdad de una Cuba cada vez más desigual, cada vez con más problemas y con menos posibilidades de soluciones para los cubanos sin acceso a la moneda dura.

  • el 15 diciembre, 2014 a las 8:40 am
    Permalink

    Coincido con Miranda: la autora “dejó la bola picando” y de manera muy inteligente generó todo un debate en torno a una realidad….sólo eso. Muy buen artículo, a mi entender, pues todo es según el cristal con que se mire

  • el 15 diciembre, 2014 a las 12:05 am
    Permalink

    La triste situación es, que extranjero en Cuba significa dicha. El Niño que tenga el amor incondicional de sus padres será un niño dichoso, pero además de todo ese amor, están las cosas materiales, y todo padre quiere llenar de dicha lo mas que pueda a sus hijos, si no hubiese sido así, ningún padre cubano se hubiese largado de Cuba, que aún con todo el amor que le daban a sus hijos, sabían que de seguro iban a ser ” desdichados” en miles de cosas mas. O me van a decir que no?. Ya hasta se ha estudiado el fenomeno de que en Cuba cuando se le pregunta a un niño ¿que quieren ser cuando sean grandes? y te responden que irse para la Yuma. Conclucion: un régimen que ha llevado al cubano aborrecer lo que vive, un régimen que le ha bajado la estima a sus ciudadanos, quitándoles sus derechos para dárselos al extranjero.

  • el 14 diciembre, 2014 a las 11:15 pm
    Permalink

    de un Frances padre de un hijo cubano
    esta historia es muy parecida a la de mi hijo nacido en La Habana hace 16 años
    este articulo cuenta muchas situaciones que he conocido con mi hijo
    para mi el principal problema es que la ausencia del padre el algo de complicado por la educacion de un nino aunque iba a verlo 4 veces al año
    siempre era una tortura para mi irme y dejarlo en CUBA. Para el lo mismo me acuerdo que cuando preparaba la maleta para irme el se metia dentro para que lo llevo conmigo.
    Es verdad que no lo faltaba nada y como esa nina tenia una computadora con 3 años
    Verdad que el tambien desde 11 anos habla sin acento y escribe 3 idiomas.
    Hoy con 16 años el vive conmigo en FRANCIA (con un PRE (permiso de residiencia en el exterior) estudiando, pero la adaptacion fue para el algo de bastante complicado, acustumbrado al rigor, disciplina y tareas de aqui, aunque antes de venir a vivir aqui lo mandé 3 años a estudiar en la escuela francese de La Habana. Hace 3 años que el vivo conmigo y todavia (aunque sea un alumno brillante) el tiene dificuldad frente a la disciplina, la constancia en el trabajo escolar y el rigor que tenemos aqui.
    Conclusiones: nunca es facil trasladar a una persona de un pais a otro que sea el edad, desculpame para las faltas de ortografia.

  • el 14 diciembre, 2014 a las 7:40 pm
    Permalink

    En eso estamos clarísimos, en Cuba no hay para escoger y la leche es restringida. Hasta ahí todo Ok. En cualquier parte lo que hacen es tirarse a la calle a exigir mejores condiciones de vida, empleos dignos, para poder criar a los hijos.

    Pero de ahí a que el padre extranjero sea una “gran dicha”, lo siento pero no. En todas partes los hay buenos y malos. Incluso en Cuba los hay que se las ingenian para alimentar bien a sus hijos aunque no tengan Corn Flakes.

    Lo que nos salvaría como sociedad no es un padre extranjero sino dos o tres millones de padres cubanos exigiendo mejores condiciones alimenticias para sus hijos.

  • el 14 diciembre, 2014 a las 1:00 pm
    Permalink

    Claro que leí todo [email protected], pero el sentido que yo capté, es el sentido de la perra realidad que se vive en Cuba.
    Sabe Dios si su hija aun siendo engendrada con un hombre de “su propio vino” tenga un padre hasta mas “ausente” que el de la misma francesita y podrá pensar que de “ausente a ausente no va ‘na”, donde se enreda la pita “Es”, que a lo mejor su chiquita le pida una casita para jugar con sus muñecas, y No se la puede comprar.
    .
    Asumiendo que la niña tenga a su súper-padre del mismo vino, que como dice la madre “son los mejores”, y que sea bien presente, pero así y todo ve las cosas que pasan en el país de la igualdad, que tenga hasta que pensar que el crecimiento de su hija tenga que ver con la alimentación, ¿no es que a los 7años ya no les toca leche?. En eso no le falta razón, aquí todos sabemos la pirámide alimenticia que debemos seguír.

    En fin que Rosa se ponga para las cosas y que asuma lo que hay. Que Ella y el padre de la niña le den mucho amor a su hija, que cuando le ofrecieron trabajo en Bahamas, su única objeción fue que no iba a ser “prisionera de nadie”, -for real Rosa?- jamas mencionó la ausencia emocional en que iba a dejar a su hija, cuando de todos modos esta siendo prisionera de un gobierno donde no les da un trabajo decente a sus ciudadanos para poder comprar, olvídate de un castillo de muñecas y lo demás material, No pueden siquiera darles dos platos de arroz con frijoles y carne con sus respectivos tres vasos de leche al día a sus hijos.

    Deben empezar a tomar conciencia de cómo reclamar sus derechos, tomar nota de los chinos, como lo planteo Isidro que ha visto resultados positivos allá. Hacerle saber al régimen, las penurias por las que pasan sus hijos, con consignas terrenales, búsquense a 30 madres y salgan a protestar por todo eso que les afecta diariamente, y danos seguimiento del resultado.

  • el 14 diciembre, 2014 a las 9:37 am
    Permalink

    Todavia no acabo de entender como en este sitio es recurrente el lamento hacia la desposesion de cosas materiales, nadie que tenga un poco de espiritualidad se digna a hablar de eso , incluso aquellos que atacan las cosas materiales son los mas graves, la envidia brota en cada palabra. No se como alguien que tenga la posibilidad de leer las mas importantes obras hecha por el hombre, oir las grandes obras musicales, acceder a las mas importantes teorias cientificas , pueda sentirse tan rebajado por no poseer algun tarequito, tremenda falta de dignidad personal hay en estas paginas.

  • el 14 diciembre, 2014 a las 7:04 am
    Permalink

    Rosa estas mirando nada mas las cosas materiales ni siquiera te pones a pensar que puede ser que a esa nina que no le falta nada le falte la cosa mas importante y es el amor del padre y la necesidad de verlo todos los dias no 2 o 3 veces al ano p’q no piensas que puede ser que esa nina tan fortunada con un padre extranjero esta envidiando en este momento las tuyas que no tendran todos esos juguetes super costosos pero tienen siempre el padre al lado, los juguetes se rompen las cosas materiales desaparecen pero un padre es para siempre

  • el 13 diciembre, 2014 a las 11:17 pm
    Permalink

    Miranda, sólo lee la primera oración; tener un padre extranjero es una “gran dicha” según la autora. Y no, la gran dicha es tener un padre a tu lado, bueno, cariñoso, protector, y que te dure muchos años, sin importar que ciudadanía tenga, aunque sea un padre pobre.

    Por equis o ye la niña y la madre no conviven con “la gran dicha”.

  • el 13 diciembre, 2014 a las 7:14 pm
    Permalink

    Bueno, una posible solución sería que se case con el “millonario” que entrevistó no hace mucho. Así ella y sus hijos podrían tener los “lujos” que le faltan y la figura de un “padre presente”.

    Qué triste manera de escribir que ha tomado esta señora.

  • el 13 diciembre, 2014 a las 6:11 pm
    Permalink

    …..te voy a poner como yo entiendo las cosas y tu me diras,segun tu opinion,si estoy bien o mal….creo que estamos de acuerdo en que la vida y la sociedad se desarrollan paso a paso y que unas cosas van primero y que para conseguir unas hay que conseguir primero otras…yo considero que para vivir bien primero hay que vivir….que para tener buena salud primero hay que tener salud…que para tener buena educacion primero hay que tener educacion…que para comer bien primero hay que comer…que para tener un buen trabajo primero hay que tener un trabajo…que para tener una buena casa primero hay que tener casa…que para vestirse bien primero hay que vestirse…se ve la vida de distinta manera cuando se vive en un pais de primer mundo despues de vivir en un pais del tercer mundo…si fueras a europa ,canada o japon podrias hablar sobre velocidad de internet y otras modernidades…seria ese el mismo tema de conversacion en africa,algunas zonas de asia,america latina o cuba???…en mi opinion para llegar al tema del internet y esas modernidades primero se deben responder algunas preguntas…se tiene servicio de salud al alcance de todas las personas???…hay un sistema educativo al alcance de todas las personas???…hay un trabajo digno para todas las personas???…todas las personas tienen a su alcance alimentacion,vivienda y vestido dignos???…si las respuestas son positivas entonces podemos hablar de otras necesidades y aspiraciones…esto no quiere decir que todo el mundo tiene que vivir igual pero no creo debamos aceptar que mientas unos se preocupan por la velocidad de su conexion a internet haya unos muchos millones que se tengan que preocupar por que agua van a tomar,que van a comer o como van a curar sus enfermedades….esa es mi opinion y mi vision de la vida , no trato de imponersela a nadie y puedo discutirla con respeto y argumentos serios con cualquiera que quiera hacerlo…

  • el 13 diciembre, 2014 a las 3:20 pm
    Permalink

    De verdad veo cada vez mas como nosotros los cubanos cogemos las cosas por donde nos de la gana, y viramos la tortilla para decir nuestros cuentos.

    La Rosa hace el cuento de que la vecina “tiene de todo, y va a todas partes”, por el privilegio de tener un padre extranjero. ¿Porque tienen que dudar que si esa niña ve a su papá tres veces al año, esta falta del amor de su papá?, hay niños que aun con su padre ahí, son niños de padres ausentes.

    Quien dijo que el cereal que le llevan a la niña es un cereal azucarado?, Porque hay miles vitaminados y sin azucar. Y el que se pregunte con qué leche se lo come le diré que con la misma leche en polvo que le mandaba mi madre a mi abuela para que se comiera el cereal que también le mandaba.

    Pongamos que la francesita este cubierta por los cuatro costados. Aquí el problema es la maldita desgracia de que el cubano no pueda tener lo que sanamente se pueda tener, en especial un niño. O acaso no se hacen recolectas de juguetes para dárselas a los niños pibresy?, acaso Elio no nos “sacó las lagrimas” cuando nos conto que Celestino sufría porque los reyes no le traían regalos cuando Batista?

    Nada Rosa, que entiendo lo que quisiste decir. Se hizo revolución para que esto no pasara y sigue pasando, y aun peor. No es menos cierto algo de lo que te han dicho. Para un niño es mas importante una estabilidad emicional, que la riqueza material. Y de lo del vino, es solo un mito, los míos son de un padre extranjero y jamás hubiesen podido tener un mejor papá, En Todos los sentidos.

  • el 13 diciembre, 2014 a las 12:57 pm
    Permalink

    eduardo:

    Compadre, ¿Pero, será posible que no entiendas nada?

  • el 13 diciembre, 2014 a las 10:59 am
    Permalink

    …..creo que simplificamos o no vemos logicamente las cosas….en haiti tienen mucha mejor conectividad a internet que en cuba….cuantos haitianos tienen computadora???…cual crees que sea la principal apetencia de los haitianos…el conectarse a internet???…..

  • el 13 diciembre, 2014 a las 8:43 am
    Permalink

    eduardo:

    Cuando yo hablo de “apetencias insatisfechas” no me refiero, al menos en primer lugar, a una computadora o a un aparato electrónico, sino a cosas mucho más simples que en este mundo no asombran a nadie, empezando por un vasito de café con leche en el desayuno con su pedacito de pan con mantequilla. El gran problema en Cuba consiste en que no se resuelven, ni la computadora, ni el café con leche.

    Enumerar las muchas calamidades que afligen a este mundo, no resuelve el problema, ni lo justifican: las apetencias y las aspiraciones insatisfechas siguen estando ahí, y por mucho que tú quieras, el hecho lamentable de que un niño muera de hambre donde quiera que sea, no le quita al cubano las ganas de tomarse el café con leche, ni lo consuela del hecho de que no puede tomarselo por la ineficiencia de quienes lo gobiernan. Es natural querer vivir mejor, comer mejor, lucir mejor, vestir mejor de hecho, es lo que nos sacó de la caverna y nos ha hecho llegar al estado en que estamos, con todas las sombras que quieras, pero con muchísimas más luces que sombras. Para llegar a Chanel hubo que estar inconforme con el taparrabo., ¿Nos entendemos?. Por eso, apelar a todas las calamidades habidas y por haber para buscar un consuelo a la miseria presente, no surte ningún efecto. El conformismo y la resignación no son compatibles con el ser humano, por más que a algunos les satisfaría mucho que asi fuera. A fin de cuentas ¿Cuándo tus dirigentes se han dejado de comer un filete o una langosta por el hecho de que un cubano no pudiera hacerlo? ¡Y mira que se llenan la boca hablando de los niños muertos de hambre en este mundo!

    ¿Tú crees que todos los días yo me como un bistec? rotundamente no. pero puedo hacertlo cuando quiero. Anoche mismo yo no comí; únicamente me tomé una taza de chocolate caliente con malvaviscos, porque era de lo que tenía deseos. Esa fue toda mi comida; y Dios sabe que con este frío tenía hecho un potaje de garbanzos (Mi frijol preferido) que levanta a un muerto. De eso te estoy hablando, de satisfacer el paladar, de darte un gusto, no solo de llenar la panza, que para algo somos seres humanos. El quid de la cuestión no es lo que dejé de comer: es que, si hubiera querido, hubiera podido comer lo que deseara.

    Por otra parte, estamos en el siglo XXI, el siglo de las comunicaciones, la era digital. El hecho de que internet tenga solo veintitantos años de creada, y de que por miles de años el hombre vivió sin computadoras, no nos pueede anclar al pasado. El mundo ha cambiado, nos guste o no, de hecho no ha dejado de hacerlo. Después de toda la propaganda del famoso cable, que los cubanos tengan menos conectividad que Haití, es sencillamente una verguenza y una estafa descarada a toda la ciudadanía. Y más porque eso se debe, no a dificultades de tipo técnico, sino a la voluntad política de tu gobierno de no dar libre acceso por temor a las consecuencias políticas que puedan desprenderse de esto y que conspiren contra sus aspiraciones de poder absoluto y eterno. El gobierno cubano le teme a la información a la que puede acceder el ciudadano, si tiene libre acceso a la red. tan sencillo como eso.

    De todas formas la realidad no se detiene por eso; y una computadora se está convirtiendo cada día más en una herramienta imprescindible para el desarrollo humano, no en un lujo para pocos. La sociedad cubana corre el riesgo de quedar a años luz del desarrollo de la humanidad, si sus gobernantes deciden ignorar este hecho innnegable; de hecho eso ya ocurre en muchos sentidos.

    En cuanto a los cereales, te diré que no soy ducho en el tema: sé de algunos que son buenos; yo no los como, y mi hijo los come poco; así es que no puedo opinar. Pero no se toman solo con leche, sino que también con yogurt (Hay yogurts que vienen ya con el cereal aparte para mezclarlo) y hasta con helados. De todas formas, con la enorme variedad que hay, algunos supongo que serán dañinos ; pero te aseguro que la obesidad y la diabetes infantil vienen más por la dichosa hamburguesa o cosas por el estilo, que por otra cosa. Y eso no es culpa de Mcdonald´s, sino de los padres. Yo voy a comerme una hamburguesa muy de tarde en tarde, y más por complacer a mi hijo que por otra cosa, y voy a un lugar donde puedes escoger hasta la carne con que te la van a hacer y el peso de la hamburguesa; y te la hacen delante de ti, y le ponen exactamente lo que tú pidas. Pero hay padres que prefieren que el niño desayune en un restaurante de comida rápida antes de ir a la escuela, así que te imaginaras. En ese sentido, mi hijo se ha criado a la antugua y buena usanza de las abuelitas cubaanas; y no tiene una gota de sobrepeso, ni padece de nada. y todavía le encanta la compota de mango, jajajajaj

  • el 13 diciembre, 2014 a las 7:06 am
    Permalink

    Por cierto tengo una persona muy cercana que es hija de padre extranjero. De esos que venían dos veces al año cargados de cosas en paqueticos lindos. Era más alta que el resto, los hombres pensaban que era mayor de edad cuando apenas tenía 13 años. Tenía Atarí en aquella época. Y era sumamente inteligente. Hablaba varios idiomas y había viajado mucho.
    El papá extranjero era alcohólico, por lo que sus visitas eran muy bien recibidas el primer día pero a partir de que se iba a emborrachar con los guapos del barrio ya nadie lo quería tener cerca. Se convertía en el traste que nadie quería en la casa. Y cuando cogía el avion de vuelta todos respiraban aliviados.

    Hoy, unos 20-30 años después, rondando los 40, es una pobre infeliz sin marido, sin hijos, sin un trabajo estable, sin papá extranjero que venga cargado como Santa Claus, y con problemas de salud mental que la han llevado más de una vez al hospital.

    Así que no hay que perder de vista que cuando se dice que lo material va y viene y que el calor familiar perdura, es exactamente así.

  • el 13 diciembre, 2014 a las 6:40 am
    Permalink

    EDUARDO por una vez estamos de acuerdo. Muchos de esos cereales, la mayoría, traen azúcar, jarabe de maíz de alta fructuosa, etc.

    La “comida de caldero” como diría mi padre, sigue siendo lo mejor. Si nos guiamos por MyPlate, la comida perfecta sería arroz, frijoles, carne, lechuga, tomate, y un vaso de leche. Exactamente la que me daba mi abuela.

    PERO, el crecimiento va relacionado con la ingesta de proteínas que son el grupo constructor de tejidos. Carne y leche van a dar huesos grandes y musculos fuertes. Sin eso, sólo quedaría tener una muy buena genética que te haga grande incluso si sólo comes arroz pelao.

  • el 13 diciembre, 2014 a las 6:29 am
    Permalink

    Sabías que lo moderno, lo ultra ultra moderno en alimentación infantil no son esos cereales?

    Mi bebita, que desde que nació va a nutricionista por haber pesado más de 4 Kg, recibió la indicación de cereales sin gluten: arroz y maíz por el momento. Nada de Gerber, Heinz, etc. Y le falta mucho para que pueda darle trigo, cebada y avena (que me imagino que son esos cereales que come esa niña y los otros no). Nada de jugos, compotas hasta que haya cogido el gusto al sabor de toda la comida de verdad: arroz, frijoles, hojas, lechuga, habichuela, carnes, aguacate que tiene la combinación de grasas más similar a la leche materna, etc. Y por supuesto, nada con azúcar. Está en el percentil 90

    Mi hijo mayor, aunque no fue a nutricionista y en esa época era otra la forma de alimentarlos, igual come arroz, frijoles, carne, pollo, pescado etc. Comida de caldero. Pero no pasa lo verde.

    Y los juguetes la verdad son muy bonitos, pero después de un rato aburren. Los niños juegan con cualquier cosa. Pero la presencia y el amor de los padres es insustituible.

  • el 12 diciembre, 2014 a las 11:49 pm
    Permalink

    Efectivamente, esa frase ha sido manipulada hasta el absurdo. Pertenece al ensayo “Nuestra América”, y cito:

    “Crear es la palabra de pase de esta generación. El vino, de plátano; y si sale agrio, ¡es nuestro vino! Se entiende que las formas de gobierno de un país han de acomodarse a sus elementos naturales; que las ideas absolutas, para no caer por un yerro de forma, han de ponerse en formas relativas; que la libertad, para ser viable, tiene que ser sincera y plena; que si la república no abre los brazos a todos y adelanta con todos, muere la república.”

    Pedía el Maestro que los gobiernos latinoamericanos debían basar sus proyectos de nación en el conocimiento verdadero y profundo de las particularidades de sus países, y en la aplicación de leyes que los tuvieran en cuenta, y no en recetas copiadas de otras realidades que, por ser distintas,no se ajustaban a las necesidades y características nuestros pueblos (Cosa que fidel castro, tan martiano de boca para afuera, olvidó olimpicamente cuando trató de sovietizar a los cubanos). y que era preferible errar haciendo esto, que no, hacerlo tratando de importar soluciones absurdas que funcionaban en otros contextos, pero que eran inaplicables en el nuestro..

    Mal manejada, sacada de contexto por ignorancia unas veces, pero usada con muy turbias intenciones en otras, ha servido de base para inculcar el conformismo, la mediocridad intelectual, el patrioterismo más ramplón, la filosofía regresiva, el clientelismo político, la resignación más cobarde, para matar la necesidad de progresoio y la creatividad e independencia del individuo. Peor aún cuando se invoca la figura martiana para justificarlo, puesto que la vida y la prédica del apóstol fueron todo lo contrario de lo que se ha querido justificar con esta frase.

    Lo malo es malo, sea nuestro o sea ajeno. Esta frase me parece, simplemente vergonzosa e indigna de quien dice ser una profesora universitaria:

    “no creo que los cubanos valgan menos o son peores, al contrario, de nuestros compañeros pienso igual que del vino: algunos serán machistas, pero son los mejores, porque son los nuestros.”

    No sé qué valores pueda transmitir a un alumnado alguien que sea capaaz de decir esto y quedarse tan tranquila.

    Sinceramente, me ha dado pena este escrito

  • el 12 diciembre, 2014 a las 10:47 pm
    Permalink

    …jorge alejandro…me gustaria que alguna vez podamos razonar seriamente y creo que esta es la oportunidad….en un mundo tan jodido como el nuestro donde en muchos lugares del mundo no se cubren las condiciones basicas de subsistencia,donde millones pasan hambre extremo,millones mueren de enfermedades curables,en un mundo donde millones de niños son explotados laboralmente,sexualmente,donde millones de niños no van a la esuela ,donde miles de niños van a la guerra ,no juegan a la guerra el que consideremos apetencias insatisfechas una computadora ,un juguete novedoso,un celular de ultima generacion o una ropa de marca debe ser algo para analizar mas seriamente …cuando consideramos el internet o una computadora o algunas de las otras cosas materiales que mencione anteriormente como nuestras apetencias ???…no sera que otras apetencias mas basicas estan medianamente o aceptablemente cubiertas???….sera eso bueno o malo???…y creo que tu debes saber de eso mas que yo pero, segun tengo entendido,la gran mayoria de los cereales para niños que se venden en el mundo son mas dañinos que beneficiosos pues son los causantes de problemas como la obesidad y diabetes infantil que afectan a la niñez de algunos paises desarrollados….ahora me viene una duda sobre el escrito…el padre extranjero tambien lleva la leche cuando viaja a cuba???…se supone que los cereales se comen con leche….

  • el 12 diciembre, 2014 a las 10:41 pm
    Permalink

    Esta flojo.
    A ver, entiendo por donde viene la idea de Rosa. Pero me parece muy simplista todo. Papa extranjero mantiene hija en país tercermundista. Hija resulta una mejor persona comparada con el resto. Yo podría agregar (ya que el papel lo aguanta todo) hija mantenida extraña la presencia de un padre, que aparece cuando puede con regalitos y comida. Creo que mejor pregunten a “el bobo de abela”. Siento por su respuesta que él podría contarles un poco.

  • el 12 diciembre, 2014 a las 8:51 pm
    Permalink

    Eduardo:

    En tu valoración del artículo, tengo que confesar que en casi todo estoy de acuerdo contigo, pero creo que esto no refleja indigenismo, sino la miseria en que el gobierno que tú defiendes ha sumido al pueblo cubano; miseria que se refleja en las condiciones de vida, y, por supuesto en la mentalidad que crea en algunas personas. Cuando en un país hay tantas apetencias insatisfechas de cosas que no asombran a nadie en el mundo normal, es común que pase eso.

  • el 12 diciembre, 2014 a las 4:58 pm
    Permalink

    Lo que es realmente lastimoso es, que a la vuelta de tantos años, la vecinita de Rosa precise tener un padre extranjero para disfrutar de tosas esas cosas. La muchachita está alta y saludable sencillamente porque tiene una buena alimentación. En Cuba, como en todas partes hay padres excelentes y otros mejor ni hablar de ellos. En nuestro país, lamentablemente, marca la diferencia un juguete exótico o una taza de cereal en el desayuno, para nadie es secreto que en algunas escuelas los maestros han pedido a determinados padres y madres “poderosos” no enviar a los hijos con super meriendas (bocaditos de jamón, dulces finos,etc) para evitar el contraste con las magras meriendas de los otros niños; así mismo se prohibieron las fiestas de fin de curso porque se estaban convirtiendo en competencia de opulencia y vanidad.

  • el 12 diciembre, 2014 a las 4:47 pm
    Permalink

    Buena esa aclaración!!!

  • el 12 diciembre, 2014 a las 1:58 pm
    Permalink

    …..creo que los mexicanos tienen una palabra perfecta para ese articulo…”MALINCHISMO”….hay una cancion sobre ese sindrome…LA CANCION DE LA MALINCHE creo que se llama…que devaluada debe estar la autoestima de la autora como para escribir con tanta pobreza de espiritu….aunque estamos en el siglo 21 este articulo demuestra que todavia muchos se deslumbran con la piel blanca,los pelos rubios,los idiomas extranjeros y los espejitos y las cuentecitas….

  • el 12 diciembre, 2014 a las 10:49 am
    Permalink

    Rosa te entiendo perfectamente.Con un país al revés, la niña tiene un confort que la mayoría de los otros niños no tienen.
    En cuanto a los nuestros son mejores, porque son nuestros, te entendí pero ese es un estereotipo utilizado por el gobierno para imponer el supuesto “orgullo nacional” que anda tan deprimido como el crecimiento de la economía.

  • el 12 diciembre, 2014 a las 10:37 am
    Permalink

    Mis hijos viven en cuba por una decisión que tome años atrás tendrán padre extranjero (donde decidí vivir ya me dan la ciudadanía), creo que esto no los hace mejores niños o adolescentes que sus similares en Cuba, en todo caso peor, por no haber tenido el calor y consejo de padre a su lado (no lamento solo explico una realidad), lo material va y viene, lo espiritual siempre perdura.

  • el 12 diciembre, 2014 a las 9:27 am
    Permalink

    “(…) de nuestros compañeros pienso igual que del vino: algunos serán machistas, pero son los mejores, porque son los nuestros.”

    Qué estupidéz!

    En relación al imaginario sobrel vino agrio, me limitaré a citar a Alejandro Armengol:

    “Esta declaración apasionada contribuyó a la creación de un canon de miseria y chapucería donde lo autóctono se impuso sobre lo extranjero, no por su esencia, sino como una categoría moral falsa. No hay manifestación más clara, en el terreno político y cultural, que ese vanagloriarse de los errores mediante un nacionalismo agresivo e inculto.”

  • el 12 diciembre, 2014 a las 8:29 am
    Permalink

    Rosa, la presencia y el calor de un padre no se cambia por los mejores juguetes y viajes turísticos del mundo. Eso es lo que mas necesita un niño para crecer sano. Te lo digo por experiencia propia como padre viviendo en el extranjero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *