Un millonario en Guantánamo

Rosa Martinez

Una vista del centro de la ciudad de Guantánamo.  Foto: venceremos.cu
Una vista del centro de la ciudad de Guantánamo. Foto: venceremos.cu

HAVANA TIMES — La ciudad de Guantánamo ha cambiado en los últimos tiempos. Dicen las personas de otras provincias que Cuba entera lo está haciendo, espero que sea verdad.

Hace poco conocí a un millonario que no era ni italiano ni español ni estadounidense, sino un guantanamero de pura cepa. En Cuba se considera millonario toda persona que tenga declarado, en el banco, al menos un millón de pesos cubanos (40 mil dólares), como es el caso de J (él no quiere que se conozca su nombre, mucho menos su cara), quien es dueño además de esa suma, de dos casas grandes y una finca de la pudieran vivir unas 20 familias. También posee una camioneta, un camión y un carro ligero.

Mi conocido heredó gran parte de su patrimonio de su padre, quién lo heredó a su vez del suyo. Siempre fueron dueños de vehículos particulares y estuvieron vinculados al Anchar, la agencia de alquiler particular que existía en Cuba antes del periodo especial, cuando viajar era lo más fácil y barato del mundo, pero incluso entonces ganaban mucho dinero.

J se graduó de técnico en Estomatología, y trabajó como tal hasta que su papá enfermó y tuvo que encargarse del negocio familiar. Aquí nos explica.

Lo primero que hice fue cambiar la tripulación del camión (chofer y ayudante) porque no confiaba en ellos, mi papá vivía quejándose, pero nunca los quiso cambiar.

Con nuevos y viejos trabajadores comencé a incrementar poco a poco los bienes familiares.

No hice nada que mi papá no hiciera antes, salvo comprar un motor de repuesto para cada vehículo, por lo que cuando uno se averiaba cambiábamos el sistema completo, y el carro seguía trabajando mientras se reparaba el defectuoso.

Soy exigente con los que trabajan conmigo, pero pago bien, más que la mayoría, y por eso mi gente trabaja más horas, lo que se traduce en más ganancia, por supuesto.

Y por último, accedemos a todos los viajes con destino a La Habana que aparecen. Otros dueños prefieren no enviar sus carros a provincias distantes, porque sus equipos no están en buenas condiciones técnicas, pero ese no es nuestro caso. Nosotros aprovechamos esos recorridos largos, pues se pagan bien, y la tripulación viaja reforzada, dos choferes y dos ayudantes, como los ómnibus estatales, para evitar accidentes por cansancio.

HT: ¿Nunca ha sido interrogado sobre el dinero que tiene en el banco?, le pregunté intrigada, recordando varios casos de los llamados macetas, cuyos bienes fueron confiscados por el Estado cubano.

La verdad es que en mi familia siempre ha habido tradición de mantener los ahorros en el banco. Quizás sea porque siempre tuvimos finca, carros particulares y familiares en el exterior que nos han ayudado mucho.

HT: ¿Con tanto dinero no ha pensado nunca irse para otro país, recomenzar su vida en otro lugar?

Estuve a punto de hacerlo a mediados de los 90, era muy joven y el periodo especial estaba en su apogeo.

Nuestra familia del exterior nos ayudaba con recursos, por lo que nunca estuvimos tan apretados como el resto de los cubanos, pero de todas formas el periodo especial nos hizo cambiar y ver las cosas diferentes, pero no logré salir legalmente, y mis padres me hicieron jurar que nunca me iría de otra manera.

Después del año 2000 comenzó a cambiar la vida en Cuba, fuimos mejorando poco a poco, y recién llegaron los cambios que esperamos durante décadas. Ya se puede vender o comprar la casa o el carro, el que quiera y tenga las posibilidades puede viajar, ir a los hoteles, además de otras aperturas económicas que brindan muchas posibilidades al sector particular al que siempre perteneció mi familia, incluso cuando éramos mal mirados.

Créanlo o no, nos toque un poco más o un poco menos, Cuba está cambiando, esperemos que las mejoras continúen y que nuestros hijos, sobrinos y nietos no sueñen con salir de Cuba para vivir mejor, sino que aquí mismo puedan lograr su sueños, como ahora mismo yo intento lograr los míos.

 

Rosa Martínez

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.


16 thoughts on “Un millonario en Guantánamo

  • el 6 diciembre, 2014 a las 8:39 am
    Permalink

    lo triste del caso es que los cubanos inteligentes le estan diciendo cuales son los caminos posibles a fidel y su camarilla desde el ano 59 y el se niega a aceptarlo,para que ahora vengan a descubrir lo que se descubrio hace mucho tiempo y ha costado tanto dolor en el pueblo cubano.Que el camino de los socialismos es el camino incorrecto,todo el mundo lo sabe,hasta en el tiempo de marti ya se dislumbraba,cualquier persona con dos dedos de frente lo intuye.Solo que siempre hay intereses malsanos que aprovechando la lentitud conque los logros sociales y economicos necesariamente se van produciendo,se aprovechan de la impaciencia(LOgica) de los menos favorecidos.

  • el 6 diciembre, 2014 a las 7:59 am
    Permalink

    eduardo:

    Citas textuales, por favor. No mientas.

  • el 6 diciembre, 2014 a las 5:21 am
    Permalink

    Oportuno este post de Rosa. En Cuba, incluso en los tiempos en que más se desacreditó públicamente a los “ricos” o, para ser más preciso, a todos aquellos que por cuenta propia eran capaces de ganarse el pan, e incluso de obtener un extra, siempre hubo quien supo nadar y guardar la ropa. He aquí un buen ejemplo.

    Hoy que tanto el Gobierno como la oposición – y sobre todo el cubano de a pie -, tenemos la certeza de que eso de que “todos somos iguales” y de que “vale más la pobreza compartida” no funciona ni en Corea del Norte, ciudadanos como éste nos ofrecen una pauta de por dónde deberá encaminarse al menos una buena parte de la economía nacional. Si es que los cambios van en serio…

  • el 6 diciembre, 2014 a las 2:18 am
    Permalink

    Pero… señores… cualquiera en Cuba que tenga un camión y finca tiene mas de 40 000 dólares.
    Ahora, si lo tiene en el Des-Banco no lo creo. Los guajiros no le hacen confianza al des-gobierno y entonces lo guardan en la finca en “algún lugar”:

  • el 5 diciembre, 2014 a las 6:53 pm
    Permalink

    ….te niegas a creer eso???…y los demas tenemos que espantarnos tus historias de homeless con computadoras e internet en sus carritos de supermercado???…

  • el 5 diciembre, 2014 a las 1:48 pm
    Permalink

    Esto no puede ser serio, me nego a creerlo

  • el 5 diciembre, 2014 a las 10:58 am
    Permalink

    se leen cada cosas en estos comentarios jovenes que uno a veces piensa que todo lo vivido, sufrido y que todavia se vive y se sufre, si no sera solo un estado de locura vivido por mi, que todo ha sido fruto de un delirio ezquizoide. Que cuba mejora a partir del 2000, que la riqueza se heredo en cuba, que la seguridad no vigila a los emprendedores, en fin que todo marcha bien, porque nunca ha estado realmente mal!!!!!que cosa !!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *