Te odio II: Una cubana y EE.UU.

Rosa Martinez

Foto: infowars.com
Me digo a mi misma que Obama y su gabinete nada tienen que ver con Irak, Afganistán, Somalia, espero que tampoco tengan que ver con Siria. Foto: infowars.com

HAVANA TIMES — Hace unos meses publiqué un post que me ganó no pocas opiniones criticando tanto el título como el enfoque de este.

Te odio provocó el descontento de varios lectores y hasta de colegas colaboradores del sitio que me escribieron diciéndome que el odio es un sentimiento negativo y que ese post no ayudaba en la reconciliación que desde hace mucho se desea con el pueblo estadounidense.

Admito que los lectores tienen razón, sentir odio no es para nada bueno, ni siquiera para con las personas que nos hieren o tratan de destruirnos. El odio hace más daño a quien lo siente que a la persona o cosa odiada.

Yo definitivamente no me retracto de mis escritos, ellos muestran mis pensamientos, mi carácter y mi estado anímico en un momento determinado. No siempre serán buenas mis ideas ni estarán de acuerdo ustedes con ellas, pues no siempre actuamos correctamente, ni siempre tenemos la razón, tampoco todos pensamos igual.

Siento mucho si los amigos estadounidenses que leen nuestro sitio se sintieron ofendidos, tengo varios amigos en ese país, y sé que a ellos no les importunó mi escrito. Mi intención no será nunca ni ofender, ni atacar a un pueblo o cultura alguna. Respeto y respetaré siempre a todo los pueblos y culturas de este mundo, de la misma forma que quisiera se respetara al mío.

Más que nadie deseo la reconciliación de cubanos y estadounidenses que han permanecido separados demasiado tiempo ya, y no solo por el mar. A los habitantes de Estados Unidos de América abro mi corazón, pero a su gobierno no.

Soy una persona pacífica que rechaza todo tipo de conflicto. He intentado olvidar el pasado de crímenes y atropellos. Intento no culparlos por los huérfanos de hoy, por las guerras de antaño.

Me digo a mi misma que Obama y su gabinete nada tienen que ver con Irak, Afganistán, Somalia, espero que tampoco tengan que ver con Siria, que su nombre no sea recordado junto al de otro país donde cientos de jóvenes estadounidenses perdieron sus vidas.

 

Rosa Martínez

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.


10 thoughts on “Te odio II: Una cubana y EE.UU.

  • el 15 septiembre, 2013 a las 10:45 pm
    Permalink

    Llevas razón, Paco. Sólo que el mencionado CMI sigue ocupando el primer puesto mundial en el negocio de las armas, con 30% del total mundial, por encima de sus más cercanos competidores en Rusia, China, Alemania y Francia. Y ha sido así desde hace mucho tiempo. Y además, lo más preocupante es que en los últimos 15 años se está agarrando de cualquier pretexto, no importa cuán falso, para desatar guerras. Posibilidad que al menos de inmediato le está quedando vedada a los otro cuatro competidores.

    Pienso que en el caso de Siria, lo primero es evitar que la OTAN se lance contra ella, y luego hacer que el dentista Assad se acabe de sentar a dialogar en serio con la oposición.

    A Rosa le aconsejé una vez deponer el odio, porque a mi juicio nubla las entedederas, y a su vez, genera más odio. Claro, aquí habría que colocar en la balanza los sentimientos de unos cuantos cubanos que han perdido a seres queridos, o han sufrido algún daño, por obra de los malabares, y/o el frecuente hábito de hacer la vista gorda ante ciertos desmanes, de las sucesivas administraciones estadounidenses.

  • el 12 septiembre, 2013 a las 6:39 pm
    Permalink

    Bueno Isidro en este “bisne” hasta ahora el que ha vendido el 95% de las armas ha sido Rusia, comandada por el ex KGB que tiene de presidente. Los dictadores comunistas cuando se les cae su imperio se transforman en cualquier cosa con tal de seguir en el poder, algo parecido a lo que pretende hacer la dinastía Castro en nuestro amado país.

    Lo que veo con mayor tristeza de todo esto no es que Rosa odie a EEUU que fue el enemigo con que a todos nos intentaron lavar el cerebro, eso es triste pero compresible, lo que mayor tristeza me da es que no sea capaz de ver las injusticias y la falta de derechos que sufre su pueblo; seguramente, pensará ella, por culpa de Obama.

  • el 12 septiembre, 2013 a las 7:18 am
    Permalink

    Lo mejor del caso es que a los tributarios del denominado Complejo Militar Industrial de EEUU no les importa mucho que se pierdan vidas, ya sea de los propios estadounidenses, y mucho menos de personas “en algún lugar oscuro del planeta”. Desde hace más de medio siglo las armas son un gran “bisne” para esos señores, que como todo buen empresario, saben que si no venden sus “productos”, no van a ninguna parte.

  • el 12 septiembre, 2013 a las 7:15 am
    Permalink

    Suave…suave…que el equipo de inspectores de la ONU en Gotta, no ha llegado a una conclusión aún. deberán darla el lúnes. Y ya ha habido algunas señales de que los grupos armados tenían su propio arsenal químico. Y además, que lo usaron. Creo que queda claro que el Gobierno de El Asad deberá sentarse a dialogar con la oposición, pero lo que sí sería contraproducente es que los opositores lleguen a la mesa de negociación adornados con los cascos de la OTAN.

  • el 12 septiembre, 2013 a las 1:23 am
    Permalink

    Rosa, tu problema no es que eres “odiadora”, tu problema es que no piensas un minuto antes de sentarte a escribir. Solo piensa por un instante el hecho bombardear ciudades y lanzar gases toxicos a familias enteras por mantenerte en el poder. La guerra civil en Siria por donde quiera que la mires tiene su origen en que una familia que esta aferrada al poder porque se creen con el derecho divino de gobernar.

    ¿Eso no te recuerda lo que sucede en nuestro pais? Aqui no han lanzado gases toxico, pero reparten palizas y reprimen violentamente a los que opinar diferente politicamente y quieren hacer escuchar su voz. ¿Hasta donde seran capaces de llegar nuestros gobernantes por mantenerse en el poder. ¿Te atreves a imaginar que pasaria en Cuba si el pueblo sale a protestar cuando se canse de no ser escuchado? Por como tratan a un grupo de mujeres que disienten pacificamente vestidas de blanco con una flor en la mano, ya puedo imaginar lo que haran si salen miles de hombres con el puño en alto

  • el 11 septiembre, 2013 a las 4:25 pm
    Permalink

    Yo no había visto el primer artículo hasta hoy. El odio no es ni malo ni bueno, simplemente es.
    Nadie puede decirme que nunca lo sintió, es tan humano como el amor.
    Lo que puede resultar malo o bueno, para uno mismo y para los demás es el cómo manejamos el odio.

    Y parece que nadie quiere que Obama vaya a meterse en Siria. Yo, tengo mis dudas. Por una parte me digo: respetemos su cultura y dejémoslos matarse en paz. Pero por otra parte pienso que nadie debería matar a otro y que un gobierno dinastico no tiene ninguna legitimidad.

    La vía diplomática parece que se abre camino. Ojalá paren las muertes.

  • el 11 septiembre, 2013 a las 3:59 pm
    Permalink

    Al menos es un paso de avance en su forma de re-distribuir su odio. Al gobierno Americano le tiene sin cuidado si Usted le abre o no su Corazon. Para eso hay 200 millones de estadounidenses que libremente pueden elejir y castigar a su gobierno. Por lo demas creo usted es libre de pensar como major le parezca.

  • el 11 septiembre, 2013 a las 3:13 pm
    Permalink

    No te preocupes, yo también soy una persona pacífica que a la dictadura cubana tampoco le abro mi corazón, y siempre condenaré su pasado y su presente ” de crímenes y atropellos”; pero, a diferencia suya, yo sí los culpo por “los huérfanos de hoy, por las guerras de antaño” , y por todos los discriminados, los golpeados en su propia casa por turbas neofascistas, los maltratados, los reprimidos, los parametrados y los condenados al exilio y al ostracismo de ayer y de hoy.

    Pero de todas formas, si habla ud con honestidad acerca del odio, tengo de reconocerle el tremendo y acertado mentís que da en este post a aquellas lamentables y despreciables palabras que, sobre el odio, dijera en su momento alguien a quien la dictadura erigio como paradigma para que los niños cubanos aspiraran a ser como él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *