Te odio II: Una cubana y EE.UU.

Rosa Martinez

Foto: infowars.com
Me digo a mi misma que Obama y su gabinete nada tienen que ver con Irak, Afganistán, Somalia, espero que tampoco tengan que ver con Siria. Foto: infowars.com

HAVANA TIMES — Hace unos meses publiqué un post que me ganó no pocas opiniones criticando tanto el título como el enfoque de este.

Te odio provocó el descontento de varios lectores y hasta de colegas colaboradores del sitio que me escribieron diciéndome que el odio es un sentimiento negativo y que ese post no ayudaba en la reconciliación que desde hace mucho se desea con el pueblo estadounidense.

Admito que los lectores tienen razón, sentir odio no es para nada bueno, ni siquiera para con las personas que nos hieren o tratan de destruirnos. El odio hace más daño a quien lo siente que a la persona o cosa odiada.

Yo definitivamente no me retracto de mis escritos, ellos muestran mis pensamientos, mi carácter y mi estado anímico en un momento determinado. No siempre serán buenas mis ideas ni estarán de acuerdo ustedes con ellas, pues no siempre actuamos correctamente, ni siempre tenemos la razón, tampoco todos pensamos igual.

Siento mucho si los amigos estadounidenses que leen nuestro sitio se sintieron ofendidos, tengo varios amigos en ese país, y sé que a ellos no les importunó mi escrito. Mi intención no será nunca ni ofender, ni atacar a un pueblo o cultura alguna. Respeto y respetaré siempre a todo los pueblos y culturas de este mundo, de la misma forma que quisiera se respetara al mío.

Más que nadie deseo la reconciliación de cubanos y estadounidenses que han permanecido separados demasiado tiempo ya, y no solo por el mar. A los habitantes de Estados Unidos de América abro mi corazón, pero a su gobierno no.

Soy una persona pacífica que rechaza todo tipo de conflicto. He intentado olvidar el pasado de crímenes y atropellos. Intento no culparlos por los huérfanos de hoy, por las guerras de antaño.

Me digo a mi misma que Obama y su gabinete nada tienen que ver con Irak, Afganistán, Somalia, espero que tampoco tengan que ver con Siria, que su nombre no sea recordado junto al de otro país donde cientos de jóvenes estadounidenses perdieron sus vidas.

 

Rosa Martínez

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.


10 thoughts on “Te odio II: Una cubana y EE.UU.

  • el 27 octubre, 2013 a las 8:32 pm
    Permalink

    Tomemos estas situaciones:
    Dos personas que piensan diferente y se expresan así.

    Viva Fidel-Abajo Obama
    Viva Obama-Abajo Fidel
    Viva chicho el carnicero – Abajo Chencha la de vigilancia del CDR,
    Me cago en la madre del Ché – o estoy de acuerdo con la ballena Guevara que quien quiera vestirse con la imagen del asesino de la Cabaña debe pagar los impuestos.

    Que les pasaría en el imperio maldito?

    Que les pasaría en el solar de F y R?

    Que daño haría a la seguridad interna del estado que la gente se expresara libremente, ese es un derecho con el que se nace en casi todos los países, aquí en este imperio convulso y explotador se puede decir me cago en la madre verde-azul o amarilla del presidente y es tu derecho.
    Trata de decir en el solar de F y R me cago en la madre de F y de R , o simplemente me cago en F y R (los innombrables porque ni mencionar sus nombres merecen) y te desaparecerán o te caerá arriba toda la furia del pueblo enardecido que defiende la gloriosa involución..
    En nuestro país hará falta otro lavado de cerebro en sentido inverso para poder cambiar la mentalidad de la gente y enseñarlos a respetar al individuo y saber que no es necesario que todos piensen igual para que la sociedad funcione. Aquí en mi casa, mis hijos son demócratas, mi esposa vota a su gusto y yo soy republicano y me cago en la madre de los demócratas, los republicanos y de todo aquel que trate de joder los derechos civiles de este país.
    Antes de vaciar tu bilis con el enemigo condicionado por tantos años de educación dogmatizada, trata de morderte una pata para que te des cuenta que la causa de tus niveles tan altos de bilirrubina es quien te tiene puesta la soga al cuello.
    Paz y respeto
    Puedes culpar siempre al imperio, o a la mundialisaciòn, al neoliberalismo, à Yoani, al bloqueo o a la mafia de Miami y el discurso va a pasar el filtro.

  • el 16 septiembre, 2013 a las 9:29 pm
    Permalink

    De acuerdo contigo. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *