Talía se despide de Cuba

Rosa Martinez

Foto: Danae Suarez

HAVANA TIMES, Feb. 11 — “Talía, la jovencita de Historia, se va para España”-dijo una compañera de trabajo y gran amiga mía, en medio de una conversación que sosteníamos en el departamento.

Mi reacción fue rápida.  “¿Cómo que se va? ¿Quién lo dijo?” pregunté.

“Casi todo el mundo lo sabe”, respondió.

La noticia había corrido como pólvora por toda la Universidad.  Lo comentaban los profesores, los trabajadores de servicios y hasta algunos estudiantes.  Parece que en mi departamento fuimos los últimos en enterarnos.

“¡Cuánto me alegro!” dijo una profesora.

“¿Pero se va definitivo o es una invitación?.” pregunté.

“Logró su sueño.” dijo una auxiliar de limpieza, que escuchaba nuestra conversación y se unió al intercambio.

“Tú que te llevas bien con ella, ¿quién se quedará con su niña?” pregunté yo.

“No sé bien cómo es la cosa, solo sé que se va sola.  Deja a la niña de dos años, a su mamá y a su hermano.  Ella quiere irse, pero está muy triste también, porque tiene que dejar a la familia atrás, yo creo que allá solo viven unos primos.” dijo Adela, la de limpieza.

“Creo que no yo soportaría mucho tiempo lejos de mi familia, pero claro, cada cual sabe lo que hace, y solo ella sabe lo que quiere.” –dije.

Este país no deja otra opción -dijo un profesor callado, hasta el momento.  El mal vivir nos obliga a emigrar a cualquier rincón del planeta, y las leyes migratorias cubanas nos precisan a separarnos de nuestras familias cuando ponemos lo económico en primer lugar.

Hubo un silencio total.  Imagino que cada quien, por su lado, pensaba en los pro y los contra de salir de Cuba.  Quizás pensaron en la mejoría económica que significa viajar, aun cuando todos sabemos que la crisis impacta en todo el mundo.

Quizás pensaron en que la entrada de dólares o euros son el único aliciente para las familias cubanas sin negocios particulares exitosos o sin trabajadores en la industria del turismo.  Deben haber pensado en la nostalgia por Cuba, la playa, el carnaval, el ron, la gente y, por supuesto, la familia.

Yo tuve un solo pensamiento: mis hijos.  Tan lindos, tan necesitados de mí, tan necesitada de sus caricias, sus besos, sus malacrianzas…

Seguimos  sin saber si Talía viaja por un contrato de trabajo, si se hizo ciudadana española, o si algún familiar o amigo la invitó.  Solo sé que todos le deseamos mucha suerte en lo por venir y la vida que le espera.

One thought on “Talía se despide de Cuba

  • Da pinta que el profesor habla con verdad en cuanto dice que Cuba no deja muchas opciones. Estamos cuasi en la misma situación en la que a Fidel no le quedó más remedio que decir: Aquí ya sólo queda emigrar o irse para la sierra a tirar tiros. Sólo que ahora es viable únicamente la primera alternativa.

    En cuanto al ron, las playas y las gentes. Bueno, da pinta también que habláis con verdad. Pero no debéis de engañaros intentando salir del sentimiento trágico de la vida. ¿Las disyunciones exclusivas? por doquier y a toda hora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *