Septiembre y el comienzo del año escolar

Rosa Martinez

HAVANA TIMES — Cada cultura, cada país, tiene sus costumbres y tradiciones, también sus fechas más importantes y momentos más memorables; sin duda, el primero de septiembre es uno de los días más significativos de Cuba.

No importa que se diga que la educación en la Isla ha perdido calidad, porque uno siente que los niños, aunque pasan más tiempo en las aulas, cada vez aprenden menos; que algunas escuelas estén deterioradas por el implacable paso del tiempo que no perdona, mucho menos cuando no se realizan labores de mantenimiento; que algún que otro educador no sea ejemplo para sus pupilos o que en nuestros centros educacionales existan reglamentos militares en cuanto al uso del uniforme escolar, el pelado de varones y peinado de hembras.

La verdad es que nada de eso importa, porque ese día toda la familia se siente parte de la escuela, desde los padres y abuelos, hasta los primos y vecinos que colaboran con lo que necesite el pequeño para ir a clases (dígase lápiz, goma, sacapuntas, hasta una mochila).

Todos se paran en la puerta de las casas para ver que lindo le queda le uniforme a Luis que comenzó el preescolar o para ver si este curso, que Daniela va para segundo, ya no llora cuando la madre la despida, o si Rafael, que es un diablillo de los buenos del barrio, cambia un poco ahora que va para la secundaria y se está haciendo un hombrecito.

En Cuba las clases comienzan en septiembre, puede ser el primero, el 2 o cualquier otro día, eso varía de un año a otro, lo que sí no cambia es la felicidad de los pequeños al encuentro de la maestra amada, risueñas unas, más serias otras (amorosas casi todas), tampoco la alegría de ver al amiguito con el que en ocasiones se comparte un pedazo de pan, una limonada o una coca cola. Ni que decir del regocijo de saludar la bandera o cantar el himno, nadie más que un pionero siente tanto patriotismo al entonar las notas del Himno de Bayamo.

El barrio está en calma ahora en la mañana; no queda un niño, adolescente o joven sin ir a la escuela. Los abuelitos descansan momentáneamente del bullicio, pero en la tarde regresarán con sus cuentos del compañerito que llegó de otra provincia, de la travesura de otro, la maestra nueva que es más estricta, también más linda o de la escuela que parece recién estrenada porque fue reparada.


6 thoughts on “Septiembre y el comienzo del año escolar

  • el 7 septiembre, 2015 a las 2:01 am
    Permalink

    Pues, por nada Rosa. Aunque no siempre esté de acuerdo con tus argumentos – lo cual sería aburridísimo, además de improbable – sí he llegado a reconocer en ti a una persona que ama su tierra, con lo bueno y lo malo que hay en ella, y que se esfuerza por hallar un balance entre ambos extremos. Te exhorto a que sigas contribuyendo al crecimiento de nuestra civilidad y al entendimeitno entre todos los cubanos. Te acompaño.

  • el 6 septiembre, 2015 a las 4:47 pm
    Permalink

    Gracias Isidro, tu palabras me alientan a seguir escribiendo. Muchas dificultades, miserias, limitaciones, entre muchos otros problemas sufrimos los cubanos, pero como le digo siemrpe a Circles, no todo es malo, y de lo malo ya escribimos muchos amigos, por eso una vez más que otra hablo de las cosas que en realidad sí son buenas aunque tengan sus manchas.

  • el 5 septiembre, 2015 a las 8:27 am
    Permalink

    Lapón:

    Lo mejor de la crónica de Rosa,a mi juicio, no es que haya algo fuera de la rutina, sino que aún aún siga repitiéndose esa escena. Ya sé que muchos no me entienden cuando celebro que cada niño cubano tenga al menos asegurado ese derecho, pero en mis largos años en países de la periferia he visto que para millones eso sigue siendo un privilegio. Así de sencillo.

  • el 5 septiembre, 2015 a las 2:56 am
    Permalink

    Rosa, me encantó tu crónica. Ya se la puse de ejemplo al amigo Julio de la Yncera, en el sentido de que no todo es oscuridad en nuestro sistema educactivo.

  • el 5 septiembre, 2015 a las 1:10 am
    Permalink

    Lo mismo con lo mismo. ?Qué es lo novedoso?

  • el 4 septiembre, 2015 a las 2:31 pm
    Permalink

    Mucha realidad hay en esta publicación voy leyéndo u no hago mas que suspirar.
    Gracias por estos momentos .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *