Quien no llora…

Rosa Martinez

Parque-Central-La-Habana
Parque Central de La Habana. Foto: Elio Delgado Valdés.

HAVANA TIMES — Qué cubano no conoce esa expresión tan popular, tan cubana, que dice así de simple: el que no llora no mama, y ¿quién no la ha puesto en práctica alguna vez?

Yo la uso cuando estoy sola en casa y necesito la ayuda de algún vecino, por ejemplo cuando debo instalar la turbina, cargar los mandados o mover algún material de construcción.

Cuando tengo los bolsillos lisos, lo cual es muy frecuente, y debo comprar algo con urgencia como medicamentos, comento mi situación delante de un jovencito de mi cuadra, que además de tener muchísimo dinero, es una persona muy solidaria y enseguida se ofrece a hacerme algún préstamo hasta el día del pago.

Los cubanos nos hemos convertido en especialistas en quejas y llantos para atraer la sensibilidad y colaboración de los demás. Así somos sin más ni menos, como también molestamos a los vecinos, interrumpimos sin pedir permiso y llegamos sin avisar.

Aunque esta práctica forma parte de nuestra cotidianidad, me irritan los que lloran sin parar, no para conseguir una mano de auxilio en un momento de desesperación, que todos podemos necesitar, sino para mendigar y demostrar una miseria que realmente no tienen.

Fíjense que no me refiero a los que verdaderamente necesitan ayuda externa para sobrevivir, o los que viven en pésimas condiciones, que son muchos, generalmente esas personas son las que menos molestan.

Me refiero a algunos que con salario por encima de la media, por supuesto que no les alcanza ¿a quién si?, se dedican a llorar a cuanto amigo extranjero se encuentran en el camino para conseguir algún dinerito que en la mayoría de los casos usan para comprar un móvil de última tecnología o mantener un nivel de vida al que saben que no pueden aspirar.

 

Rosa Martínez

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.


16 thoughts on “Quien no llora…

  • el 12 enero, 2015 a las 12:20 pm
    Permalink

    ….tienes toda la razon….por eso tu te crees que puedes dictar,criticar y dirigir lo que cada uno debe hacer o no puede hacer….por eso tu te crees lider de los derechos y las libertades y crees que puedes decidir lo que es bueno y malo….

  • el 11 enero, 2015 a las 9:42 am
    Permalink

    Circles:

    Por favor: ¿Pudieras cortar y pegar en el comentario anterior algo que sea un insulto personal dirigido directamente a eduardo? porque, a no ser que yo tenga una arterioesclerosis prematura galopante, acompañada de incapacidad para entender lo que escribo y lo que leo, yo no veo ninguno.

    Hablo del estado lamentable de la sociedad cubana, y de la deformación de los individuos debido al daño que medio siglo de desastre ha causado.

    ¿Es eso lo que realmente te molesta?

  • el 10 enero, 2015 a las 6:44 pm
    Permalink

    Eduardo, aprobé este comentario y el último de Jorge Alejandro dirigido a usted. Pero creo que es suficiente. Es mejor que se escriban directamente a sus correos, para así poder insultarse ambos con total libertad, y solo escriban en HT cuando tengan alguna opinión que compartir sobre los artículos.

  • el 10 enero, 2015 a las 6:27 pm
    Permalink

    Gusa:

    A veces el individuo reproduce inconciente, o conscientemente a nivel individual, la conducta de su gobierno.

  • el 10 enero, 2015 a las 5:53 pm
    Permalink

    ….y tu sociedad americana….es perfecta???…..pero a ti no te importan ni las drogas,ni las armas ,ni la violencia ni ningun otro de los muchos problemas que hay por alla…tu eres ya mas americano que el dolar y con que los anglos te den una palmadita en la espalda y te digan que ni cubano pareces ya tu te sientes realizado y feliz….y si ,tu eres muy sagaz,te pegaste a una “ley de ajuste cubano” y prosperaste con “mucho” trabajo….

  • el 10 enero, 2015 a las 3:34 pm
    Permalink

    No se sí es un tema de educación, de valores, de familia, del individuo o de qué. Pero, al menos yo, siempre he preferido ir a lo directo: “Préstame veinte pesos” en vez de estar lamentándome delante de alguien con la esperanza de que me tire algo.

  • el 9 enero, 2015 a las 8:38 pm
    Permalink

    Siempre se destacó el cubano por su laboriosidad; por sus muchos recursos para abrirse camino en la vida, por su sagacidad para encontrar la vía para prosperar a base de trabajo, por no ser pedigüeño, ni amigo de que le cogieran lástima, por su tesón; por un orgulloso sentido de autoestima, a veces hasta exagerado, lo cual es fuente de no pocos chistes:

    El mundo se divide
    exactamente a la mitad:
    nosotros los cubanos,
    y el resto de la humanidad

    Dice una canción que nos satiriza con cariño.

    Nunca estuvo el cubano más en las antípodas de lo que siempre fue, que después de medio siglo de desastre. El daño antropológico es de proporciones bíblicas

  • el 9 enero, 2015 a las 8:25 pm
    Permalink

    eduardo:

    Literalmente: “En la sociedad cubana”. Son 4 palabras ¿Cuál de ellas es la que no entiendes? En esa misma en la que no quise vivir, ni criar a mi hijo, ni en la que quise que crezcan mis nietos: En las que universitarios se prostituyen en las calles, en la que gente con tu misma mentalidad golpea a sus conciudadanos hasta en su propio hogar; en la que un chivato vale más por serlo, que un hombre honesto por su honradez; en la que un carnet hace predominar a la mediocridad sobre la inteligencia, y a la falta de principios sobre la verguenza; la de los chabacanos, los oportunistas, ; la de la careta, la de la miseria, la de la libreta y la de la mordaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *