Que sucederá con nuestros jóvenes

Rosa Martínez

Foto: Raquel Pérez Díaz

HAVANA TIMES — El 2017 se pintaba solo como un año mucho más duro para los cubanos. La economía nacional tuvo un crecimiento negativo en la etapa anterior, a pesar de los 4 millones de turistas -cifra record- que arribaron al país.

Raúl Castro mencionó lo difícil que sería este periodo, en un discurso pronunciado, durante los últimos días del 2016, en la Asamblea Nacional y trasmitido en emisión conjunta por todos los canales de la televisión nacional.

Nadie se alarmó entonces. Debe ser que estamos acostumbrados a los augurios de más escasez, de ahorro, de hacer más con menos, de esforzarnos y producir más…

Pero las nuevas generaciones se preguntan hasta cuándo, hasta cuándo tendrán que vivir en medio de tantos aprietos, que cuándo llegará el desarrollo económico deseado y por el cual se ha luchado durante casi 60 años de Revolución.

Los más jóvenes no recuerdan que antes de los 90 no existían esos problemas económicos en Cuba y abundaban productos gracias al subsidio del Campo Socialista y que ahora solo aparecen en las llamadas shoppings a precios elevadísimos.  Que si el bloqueo tiene parte de culpa en nuestras dificultades, pues si evidentemente, pero solo produciendo podremos salir de la actual situación financiera.

Para ellos la crisis ha durado demasiado, por eso se han ido en millares a todas las regiones del mundo.

Ahora, los cansados de esperar no pueden dirigirse hacia Estados Unidos, por lo menos no sin visa. Ya no se lanzarán al mar y pondrán en riesgo sus vidas para llegar al gran imperio norteño que lo acogía con brazos abiertos. Tampoco saldrán via Ecuador, Panamá, Guyana, Colombia, México, para después atravesar por tierra sur y centroamericana hasta tocar la frontera estadounidense y acogerser a la Ley de Ajuste.

Esa ley todavía sigue en pie, pero solo para los que lleguen legalmente y tengan visado, y todos sabemos cómo funciona la embajada estadounidense en La Habana.

No sé si alegrarme porque ya no morirán en el mar mis coterráneos, ya no alimentarán con sus cuerpos -en ocasiones muy pequeños-  a los tiburones del Atlántico, ya no más coyotes se aprovecharán de ellos o los matarán por no tener la cantidad de dinero solicitada o por simple placer;  ya no llenarán los bolsillos de algunos oficiales de Inmigración de diversas naciones americanas que los saqueaban antes de dejarlos continuar viaje; ya no serán estafados o violentados por traficantes humanos inescrupulosos a los que solo les interesa el dinero.

Solo me pregunto, qué sucederá con esos que ya no encuentran en Cuba al país de sus sueños. Será que se dirigirán ahora a otras naciones del mundo, más lejanas o más cercanas; esperarán pacientemente para que la embajada de Estados Unidos les entregue una visa; se arriesgarán a entrar a ese país como indocumentados igual que hacen los de otras naciones o se esforzarán por cambiar la Isla amada…

 

Rosa Martínez

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.

Rosa Martínez has 151 posts and counting. See all posts by Rosa Martínez

4 thoughts on “Que sucederá con nuestros jóvenes

  • Sin duda algunos irán a otras costas, pero quizás también ausencia de válvula de escape para el régimen que ha representado pie seco/mojado – quitando de Cuba muchos de los más malcontentos con admisión garantizada a los EEUU – podría eventualmente crear, como pasó en Europa oriental, una presión popular contra la dictadura. Porque aunque muchos hasta dentro del propio sistema admiten que la revolución ha resultado ser un fracaso, nadie devuelve el poder voluntariamente. Nadie dijo que este proceso iba a ser fácil, pero protesta y resistencia son necesarias si las cosas van a cambiar. O es que los cubanos son menos valientes que los ciudadanos dentro del Pacto de Varsovia?

  • Rosa, la embajada norteamericana en La Habana actúa igual que todas las demás que tienen en el resto de los demás países. A quien hay que criticar es a las leyes migratorias cubanas que les han prohibido entrada a su país a los legítimos cubanos, ciudadanos naturales con todo el derecho de entrar a su país, como se ha cansado de hacer la dictadura que existe en Cuba, por ponerte un sólo ejemplo a Celia Cruz, a la cual jamás le dieron permiso para ir a ver a su madre. Desde el deshielo ha salido de Cuba más de medio millón de cubanos y casi la mayoría vino para los EU, se ha quedado y al año ya estaban de ida y vuelta con su pasaporte americano, y sin ningún problema diciendo que “ellos no tenían problemas políticos allá en Cuba” ‘eso’ es lo que sabe muy bien la embajada americana, por eso les niegan la visa. La Ley se hizo para los refugiados políticos. Y sí, que bueno que ya no veremos mas morir a nuestros coterráneos morir en el mar, ni que nadie abuse de ellos.

  • Pues va a suceder lo mismo q hasta ahora, desfilaran, aplaudiran, alabaran, apoyaran y cuando tengan una oportunidad se largaran.

    Saludos, Luis

  • ¿Qué le hace pensar que los cubanos no seguirán lanzándose a la mar para tratar de huir de la Dictadura? Ya lo hacían antes de la Ley de Ajuste Cubano y de los “pies secos, pies mojados”.

    Solo que ahora huirán también hacia otras costas. Diversificarán destinos y esperarán, con esa paciencia ilimitada y fatalista que tenemos los cubanos, a que las cosas cambien.

    Las mafias de trata de personas seguirán aprovechándose de los cubanos porque, como pueblo, estamos totalmente desprotegidos pues a la Dictadura nunca le ha importado un rábano la suerte del pueblo ni dentro ni tanto menos fuera del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *