Los ingleses nos invaden

Rosa Martínez

Turistas en La Habana. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Hace varios meses dos parejas de jóvenes ingleses, que decidieron visitar la ciudad de Guantánamo a su paso hacia Baracoa, el principal polo turístico de la provincia,  quisieron pasar primero por mi casa y conocer mi familia.

En realidad, no fui tomada por sorpresa, pues me avisaron con un mes de antelación, además desde que los conocí en la provincia de Holguín mostraron interés por saber dónde yo vivía y cómo era mi familia.

Al principio me puse muy nerviosa con la mera idea de la llegada de los extranjeros, pues me hubiera gustado tener un hogar más confortable, con mejores condiciones para recibirlos. Pero, bueno, en Cuba ya todos ustedes saben cómo es…

Poco o nada se puede cambiar en una casa cubana durante un mes, mucho menos en la de dos trabajadores de a pie. Así que no me quedó más remedio que fregar las paredes y mantener todo lo más limpio y organizado posible.

A fin de cuenta, pensé de manera optimista,  ellos vienen a ver mi familia, no mis condiciones de vida, residencias lindas, grandes y cómodas deben estar cansados de ver allá en su país, ¿verdad?

 

Rosa Martínez

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.


9 thoughts on “Los ingleses nos invaden

  • el 10 mayo, 2017 a las 1:36 am
    Permalink

    Gracias encarecidas Rosita por esas palabras. Cualquier día paso por allá.

  • el 9 mayo, 2017 a las 9:17 pm
    Permalink

    Isidro, las puertas de mi casa estarán siempre abiertas para ti, seas nacional o del area convertible, como cree jose dario, aunque estoy segura que nunca dejarás de estar del lado de los buenos, de los que tanto necesitamos acá, cualquiera que sea la moneda que uses o la posibilidad que tengas. Saludos desde la tierra entre ríos, mi querida Guantánamo.

  • el 9 mayo, 2017 a las 9:53 am
    Permalink

    Jeje…Don Pepe,no pierdes oportunidad para colocar la “podrida”…Ya dije que tengo registro de dirección en Cuba…Por Guantánamo hace 17 años que no caigo, pero me gusta su gente…Ya te mandaré algún comentario a tu correo…

  • el 9 mayo, 2017 a las 7:12 am
    Permalink

    Isidro : usted se considera aun “nacional “…o area convertible ?

  • el 8 mayo, 2017 a las 11:51 am
    Permalink

    Si algo nos distingue a la mayoría de los cubanos es la pulcritud con que mantenemos nuestras casas, cosa que no siempre es así fuera de Cuba, por más lujosa que sea una vivienda. Saludos

  • el 8 mayo, 2017 a las 1:47 am
    Permalink

    Rosita, y ¿no hay un chance de visita pa’ los nacionales?

  • el 7 mayo, 2017 a las 7:48 pm
    Permalink

    Rosa, por tu comentario final veo que tienes la percepción algo errada de que “afuera” todas las casas son lindas, grandes y cómodas. Pues mira que no. Hay barrios con residencias lujosas pero también hay bloques de apartamentos y townhouses tal vez no tan lujosos como tu pensarías. Tal vez esos ingleses viven en una así. O si viven en una ciudad como Londrés, a lo mejor están rentando una casa entre varios y cada cual tiene su cuarto. Volviendo a tu preocupación, referirte al mensaje de Eduardo.

  • el 7 mayo, 2017 a las 5:18 pm
    Permalink

    …con una casa limpia.una bienvenida y un trato amable y sincero y ofrecer algo de lo poco o mucho que se tenga de forma desinteresada es ,en mi opinion,mas que suficiente…

  • el 7 mayo, 2017 a las 5:00 pm
    Permalink

    El hogar puede ser bien humilde, pero si la limpieza impera y se transpira la gentileza y sinceridad de sus moradores (como estoy seguro ocurre en tu casa), entonces cualquier visitante (extranjero o cubano) se sentirá a gusto . Saludos Rosa, siempre leo tus post y me alegra mucho que aún queden personas con tus principios; en estos tiempos del “sálvese quien pueda”, donde impera el egoísmo y la ambición eso no abunda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *