Los amigos verdaderos siempre están ahí

Rosa Martinez

HAVANA TIMES, 19 agosto — Mi abuela decía siempre que todo lo malo llega junto. “Esto significa-comentaba – que no puedes dejarte caer cuando te ocurre algo malo, pues sin importar lo terrible que la estés pasando siempre puede ocurrirte algo peor.” ¡Cuanta verdad encierran esas palabras!

Hace tres meses perdí un amigo muy querido, de esos que entran en tu vida para más nunca salir. Ni las lágrimas, ni los recuerdos de todos los momentos compartidos, ni su última sonrisa,  evitaron el dolor de la pérdida. Es triste vivir cuando él ya no lo hace, pero como la vida no nos da muchas oportunidades, no tenemos más opción que seguir adelante.

Dos semanas después, a penas comenzaba a acostumbrarme a la muerte de Luisito, cuando ingresaron a mi niña más pequeña en cuidados intensivos. Como todo eso no era suficiente para mi mala fortuna, perdí el dinero de la familia en un negocio que acabó mal, y por último, mi plaza quedó disponible y quedé fuera de mi empleo.

Las palabras de mi abuela se cumplían, cada día era peor al otro, pero ya no podía soportar una tragedia más. Si alguien intentaba acabar conmigo estaba cerca de lograrlo.

La fortaleza del ser humano es increíble, nosotros mismos nos sorprendemos cuando miramos atrás y recordamos las vicisitudes vividas.

Sería muy difícil si no fuera por esos familiares y amigos que están siempre cerca, que te ayudan cuando ya nadie te recuerda, que te llaman cuando otros se olvidaron y te hacen sonreír cuando crees que todo acabó.

Quizás yo hubiera salido del mal momento sin la ayuda de mis amigos, quizás no; eso ya nunca lo sabré por que ellos siempre estuvieron ahí.

2 thoughts on “Los amigos verdaderos siempre están ahí

  • rosa, fuerza! lei por algun lado que los verdaderos amigos no esperan a que uno les pida ayuda, ellos se brindan solos. quiza no tengas dinero, pero tienes a tus amigos y aunque suene cursi o gastado, es la ayuda que no te faltará nunca mientras estén. saludos

  • Rosa: Te saludo, pues creo que nunca había comentado, y te cuento que ando también yo en una pésima racha. Pero pasarán (la tuya y la mía). Un abrazo grande. Y sí, los amigos son el mejor tesoro que uno puede tener.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *