Lo bueno para el hígado es malo para el corazón

Rosa Martinez

Vender or comprar carne de res ilicitamente es un crimen serio en Cuba. Foto: Caridad

Hace unos días llegó hasta mi puerta un hombre, de mirada dura y andar pesado.

-¿Quieres comprar carne? -me preguntó mirando a su alrededor.

-¿Carne? ¿Qué tipo de carne?, pregunté a la vez.

-De la buena, chica, ¿de cuál va a ser?

-Bueno, si la buena es la de res, no, no quiero comprar.

-Tú te lo pierdes- dijo de muy mala gana y siguió visitando a mis vecinos tranquilamente.

Unos pocos compraron algunas libritas, otros no tenían dinero, un pequeño grupo, igual que yo, prefirió abstenerse del placer de un buen bistec de ternera.

No sé qué detuvo a los otros vecinos, pero a mí, no me gustó, en primer lugar, la cara de aquel sujeto. Segundo, aunque esta es la única forma de acceder a este tipo de carne, ser acusado por receptación no es nada agradable.

El implicado en un delito de receptación puede ser multado hasta 1 500 pesos o peor aún, cumplir condena de privación de libertad de hasta 2 años, y eso es mucho más serio, solo de pensarlo me vuelvo completamente vegetariana.

Diariamente el cubano se siente tentado a delinquir por las excesivas carencias y los bajos salarios que dificultan acceder a los alimentos y otros productos de primera necesidad. Comprar cualquier alimento ilícitamente es aprobar el robo en sí, o peor aún, sacar provecho.

El gobierno cubano trata de minimizar el impacto social de la crisis económica que vive el país por demasiado tiempo ya, y que ha obligado a miles de jóvenes a emigrar hacia lugares impensados y robar desde un pedazo de papel hasta un trozo de carne para poder sobrevivir.

Los ciudadanos de esta isla tenemos que ingeniárnosla para alimentarnos pero debemos tener cuidado de lo que compramos, para no errar, porque lo que es bueno para el hígado es malo para el corazón.


2 thoughts on “Lo bueno para el hígado es malo para el corazón

  • el 15 junio, 2011 a las 12:45 pm
    Permalink

    Primero se piensa en satisfacer las necesidades alimentarias y despues en si cometes algún delito, yo la compro a cada rato y no porque me guste hacerlo, simplemet e no tengo mejores opciones, ni vias legales de adquirirla, pero cuando se trata de alimentar bien a mi hija de 3 años y a una anciana con problemas de absorción intestinal, no te quedan muchas opciones, ademas es la que mejor relación costo beneficio tiene si la comparas con otras. La buena alimentación es fundamental para el desarrollo de un cuerpo sano, y eso se hace imprescindible si se trata de un niño, a ellos no les puede faltar la carne en su alimentación diaria. Los padres que no se la “jueguen” para garantizarlo, terminaran criando a un niño mal nutrido que no podrá alcanzar todas las potencialidades que le permitia su juego de genes. Desgraciadamente aquí hay que “jugarsela” para ser buen padre. Un cuerpo robusto con una mente ágil no se “construye” con “arroz, chicharos y croquetas”. Somos lo que comemos: si comes basura construyes basura.
    Yo soy de los muchos que no sienten culpa por tratar de garantizar una buena alimentación para mi familia, algo que por demas es un deber y un derecho.

  • el 4 octubre, 2010 a las 4:42 pm
    Permalink

    Muy acertado como siempre este artículo. Tanta culpa tiene quien mata la vaca como el que le aguanta la pata. Mejor comemos carne de carnero que alimenta tambien, jajajajaja. Otro beso si me lo permites al igual que el que te envíe en el artículo anterior y no protestaste por el, o sea parece que lo aceptaste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *