La inspiración

Rosa Martinez

HAVANA TIMES — Los que no somos periodistas de profesión, mayoría en Havana Times, pasamos un poquito más de trabajo para preparar un post para nuestros lectores. Generalmente necesitamos de la llamada inspiración para que llegue el texto deseado o, por lo menos, lo más cercano posible a lo que se pensaba.

En ocasiones pasamos horas, días -ahora estoy hablando por mí- dándole vueltas a un tema interesante, que no acaba de organizarse en nuestras mentes, y que como un hijo atravesado, es difícil de parir. En el peor de los casos, este muere antes de nacer, y como todo buen padre sufrimos, pero, por ley de la vida, acabamos aceptándolo.

Hay quienes escriben más cuando experimentan momentos tristes o cuando se encuentran en situaciones difíciles o en una de esas encrucijadas en las que la vida nos pone con demasiada frecuencia.

Otros, por el contrario, necesitan paz, armonía, que las cosas anden muy bien en casa, para que la musa lo visite y a través del teclado o el lápiz dar rienda suelta a su imaginación.

A mi me inspira lo mismo una cosa que otra, escribo tanto en tiempo de crisis, como en medio de la mayor felicidad, solo necesito un empujoncito para que fluyan la ideas libremente y salga un pequeño post, aunque, claro, no siempre consigo mover a los lectores, que es el mayor deseo de cualquier escritor, mediado o no.

Son las ocho de la mañana. Hoy es una de esas jornadas que hago garabatos aquí y allá. Mi esposo está fuera de provincia, las dos niñas están en la escuela y aprovecho la tranquilidad de casa.

El herrero, vecino que despierta a todos desde las seis con los agudos sonidos de su peculiar labor, está enfermo –lo que siento mucho por él- pero me beneficio concentrándome frente a mi lenta y vieja PC.

Creo que hoy podré finalizar más de un trabajo -pienso y sonrío, porque hace mucho no disfrutaba esa sensación.

Me levanto a tomar un segundo buchito de café, muy bueno para animar las neuronas, y cuando decido regresar a lo mio, una llamada a la puerta me detiene.

Debe ser un vecino molestón, considero. Si no contesto se cansa y se irá. Continúo. Siguen llamando, pero no hago caso.

Después de muchas llamadas, no me queda más remedio que pararme y ver quién es.

“Fumigación, buenos días”, dice amablemente y entre guiños un señor mayor. Salgo de casa durante 45 minutos o más. Cuando me siento otra vez frente a mi texto, no sé qué escribir…

Rosa Martínez

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.


2 thoughts on “La inspiración

  • el 17 enero, 2017 a las 10:17 am
    Permalink

    Jjajaj, gracias con la parte que me toca, Bobo, y espero que estés siempre ahí leyendo nuestros trabajos. Hasta yo extrano a Erasmo…

  • el 15 enero, 2017 a las 7:48 am
    Permalink

    Jajaja muy bueno Rosa, corto pero sustancioso el textículo (pequeño texto). Ya llevo algún tiempo leyéndote aquí en HT y no hay dudas que has crecido como periodista que como todo oficio se va perfeccionando con el bregar diario.

    Lo mismo veo en la mayoria de los colaboradores de HT, que incluso les ha valido para publicar en otros espacios como Diario de Cuba. En mi caso los echo de menos cuando pasan tiempo sin publicar como ahora mismo con Eramo el experto petrolero y anticapitalista de HT que esta desaparecido (culpa de pies secos?)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *