El que no tiene de congo, tiene de carabalí

Rosa Martinez

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — En Cuba hay una expresión popular que dice: El que no tiene de congo, tiene de carabalí, que es lo mismo que a todos nos corre sangre negra por la venas, no importa lo blanca del color de nuestra piel ni lo fina que sean nuestras facciones.

Una muestra de esto es que el que más y el que menos de los cubanos ha visitado algún santero alguna vez, ya sea por algún familiar enfermo que no se sabe a ciencia cierta lo que tiene, por un hijo que debe salir satisfactoriamente en un examen o en la discusión de una tesis, por intentar sacar del camino a algún jefe que nos molesta frecuentemente o por querer salir del país por la vía que sea, la cuestión es que hay miles de razones para visitar  a un brujo.

Tengo una amiga empeñada en creer que alguien le ha tirado una brujería de las malas. Según ella, su niña se enferma sin más ni más; cuando menos se imagina tiene que dejar de trabajar porque cuando la chiquilla no tiene catarro, tiene diarrea, cuando no tiene una erupción en la piel, en fin,   siempre le pasa algo.

Dice, además, que el dinero nunca le alcanza (parece que ella no se ha percatado de que lo mismo le sucede al 90 por ciento de los cubanos) que se le va como el agua entre las manos y eso no es normal.

Por último, su pareja se fue de la casa, según ella nunca tuvieron ningún problema serio, nada que no le ocurra a cualquier matrimonio.

¡Esto no puede ser normal! ¡Me están tirando! ¡Te digo que me están tirando! Voy a casa de un santero pá quitarme toda esta sal de encima, necesito que vayas conmigo, me dijo.

Está bien, le dije, eso no es lo que resolverá tus problemas, pero si quieres ir, allá vamos.

Fuimos a la casa de un mulato alto, muy lindote por cierto, que según nos comentaron era descendiente de haitiano.

El hombre hablaba enredado, en una lengua extraña. Cuando salimos supe que no era ningún idioma ni nada, que los muertos hablan enredado así.

De allí mi amiga salió convencida de que el haitiano ese sabía de brujería lo mismo que nosotros de japonés.

Imagínense que le dijo: “La economía de la casa está apretada”. Tuve que reírme, solo de ver la figura de mi amiguita se sabe que tiene más problemas que un libro de matemáticas. El brujo no dijo nada nuevo.

Usted tiene problemas con el marido, continuó.  Me reí otra vez, el marido no era tal marido, sino compañera.

Por último le dijo: “Veo que va a hacer un viaje largo …”. Ahí no me dio tiempo a reírme, mi amiguita se paró y le dijo: “Yo no sé de dónde saldrá el viaje ese, porque yo no tengo posibilidades de cumplir misión, no tengo ningún familiar en el extranjero, y ni siquiera tengo un buen amigo afuera. El único viaje largo que me espera es el que le espera a todo el mundo: el de la muerte, ¿o me va decir que me voy a morir ya? Eso era lo único que me faltaba”, dijo molesta y salimos de allí sin pagar los 7,70 MN que costó la consulta.

 


2 thoughts on “El que no tiene de congo, tiene de carabalí

  • el 1 agosto, 2013 a las 1:05 pm
    Permalink

    Acompaño al camarada Orlando en su comentario, otra cosa en Venezuela dicen que las brujas no existen pero de que vuelan vuelan, hay que ser respetuoso de las creencias de las personas, ir por le mundo diciendo los santeros esto, los babalaos lo otro, o los musulmanes aqui o los catolicos alla, me parece de mal gusto y discriminatorio. Las creencias espirituales africanas cubanas por lo menos de mi parte gozan de mi respeto y reconocimiento, asi tambien esperaria con justicia mis creencia fueran respetadas como tal, buenas tardes

  • el 31 julio, 2012 a las 9:33 am
    Permalink

    Cierto, coincido con que somos un pueblo mestizo, sin embargo me gustaría decirle a Rosa que visitar a un santero o cualquier sacerdote de religiones animistas de origen africano, no significa que sea por llevar sangre africana. tampoco quienes llevan sangre africana son necesariamente adherentes a estas religiones.

    Somos la mezcla que somos por una cuestión de contingencias históricas, eso no es ni bueno ni malo ni mejor ni peor que lo que sucedió en otras regiones del planeta. Lo que me parece antojadizo es que llamemos negro a cualquier persona que porte ciertos genes de origen africano, es como decir que esa persona está contaminada. los humanos somos seres con mínimas variaciones genética, pero desgraciadamente son tan notorias que se prestan a la estigmatización. No hay que se negro o mestizo o blanco para saber bailar, para dedicarse con ahinco a la ciencia, a la literatura, basta ser hombre o mujer con las aptitudes necesarias para un desempeño u otro. el hombre está por encima de cualquier concepto de raza. A mí me da lo mismo tener o no tener sangre de congo, carabalí, español, chino o de indio. ninguna de esa sangre me hará mejor que otra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *