El Colmo de la mala memoria

Rosa Martinez

HAVANA TIMES — Cuántas veces se han dicho a ustedes mismos que tienen mala memoria porque olvidan eventos o fechas relevantes como el cumpleaños de alguna persona estimada, o dónde guardaron algún documento importante.

Yo frecuentemente me digo que soy la persona más desmemoriada del planeta, olvido con facilidad hechos significativos y otros que no lo son tanto.

En una ocasión olvidé el cumpleaños de mi madre. Lo más curioso es que el día anterior pasé toda la tarde caminando por las tiendas buscando un regalo para ella.

En una ocasión guardé un paquete de caramelos para que las niñas no pasaran el día entero alimentando las caries; cuando quise buscarlo no lo encontré ni por arte de magia, pasaron meses para que pudiera encontrar lo que guardé con cuidado.

Las cosas que uso diariamente deben estar siempre en su lugar, de lo contrario parezco una loca buscando un par de zapatos en el refrigerador y unas pastillas en el librero.

Dice mi hermano menor que no tengo mala memoria, que lo que estoy es loca. Yo intento desmentirlo pero creo que él tiene razón, les cuento lo último que me sucedió y ustedes sacarán sus propias conclusiones.

Un día de julio tuve que llevar a una de mis niñas para el trabajo, porque la señora que la cuida durante ese mes vacacional estaba enferma. Decidí cargar con la menor, mientras mi esposo se llevó a Tania, que es más obediente.

Después de casi 5 horas en el trabajo decidí volver a casa, la niña necesitaba bañarse, descansar y dormir su acostumbrada siesta. Con esa intención salimos a coger algún transporte que nos llevara de vuelta, pero en el camino cambiamos de idea, nos quedamos en una de las principales áreas infantiles de la ciudad de Guantánamo: el parque 24 de Febrero.

En el parque la pequeña Giselle se olvidó del sueño, el cansancio y hasta del hambre, pasó largo tiempo jugando con una niña que conoció allí.

Mientras miraba a Giselle correr de un lado a otro encontré una amiga de la adolescencia que no veía desde que salí del preuniversitario. Conversamos durante una hora aproximadamente, nos pusimos al día de nuestras vidas y de cómo nos habían llevado los años.

Después de recordar la linda etapa de la adolescencia, las locuras que hicimos juntas y algunas caras y nombres olvidados decidimos despedirnos.

De camino a casa me encontré con un vecino que tiene un auto particular y me hizo la botella. Cuando llegué me aterró la pregunta de mi esposo: ¿dónde está la niña?

La niña, ¿cuál niña?, le respondí con asombro.

¿Cuál niña va a ser Rosa? Giselle, ¿donde está Giselle?

No le respondí. Salí volando en busca de mi vecino al que le pagué 100 pesos para que me llevara de vuelta al parque a recoger la niña.

Afortunadamente Giselle seguía jugando con su nueva amiga y creo que ni cuenta se dio que su madre se había olvidado de ella por unos minutos.

Tremendo susto me llevé, pero creo que la descarga que recibí fue mayor que el susto.

 


9 thoughts on “El Colmo de la mala memoria

  • el 6 noviembre, 2012 a las 8:20 pm
    Permalink

    Así mismo es, palabras muy ciertas las de la lectora Giselle

  • el 3 octubre, 2012 a las 12:39 pm
    Permalink

    Cariño no te preocupes por los comentarios negativos, mas temprano que tarde, los adversarios de este pequeño y gracioso incidente van a pasar por eso,siempre hay una primera vez; ninguna madre responsable como tu, deja un hijo olvidado voluntariamente. A mi una vez me pasó, estando mi hija en el preescolar, salia a las 12m y a las 5p.m a{un me encontraba tan concentrada en mi trabajajo, que cuando me acordé de mi hija, me iba volviendo loca de pensar que sería de ella hata esa hora. Nadie hace eso con premeditación. Sin embargo le digo a mirta concepción que con la misma vara con que medimos, seremos medidos, y de lo mismo que sembremos cosecharemos. Por eso, la invito a no juzgar ni criticar, porque en cualquier momento estarás recogiendo de lo que sembraste.

  • el 13 septiembre, 2012 a las 11:39 am
    Permalink

    Al menos alguien entendió lo que pasó, menos mal;ya me estaba sintiendo la peor madre del mundo. Pero me alegra decirles que soy cualquier cosa menos irresponsable, ni con mis hijos, ni con mi trabajo, ni con nada. Pero de todas formas muchas gracias a todos por los comentarios, eso es bueno, por lo menos se nota que me leen. Saludos.

  • el 13 septiembre, 2012 a las 7:59 am
    Permalink

    Eso pasa mas que frecuente. Ella cambio su ruta habitual y se olvido.
    Aqui salen noticias de padres que dejan fatalmente sus niños olvidados en el carro.
    No es maldad ni irresponsabilidad. Es que cambio la rutina diaria y su mente le jugo una mala pasada. Peligroso, pero no es irresponsabilidad.

  • el 13 septiembre, 2012 a las 6:02 am
    Permalink

    No es por nada, pero yo creo que ya es hora de ir a un especialista.

  • el 13 septiembre, 2012 a las 1:52 am
    Permalink

    lo siento caridad pero eso no fue estres, hambre, calor y otros problemas eso es irresponsabilidad, yo tambien muchas veces cuando mi hijo era chiquito lo llevabo al parque e incontrabo otras madres amigas mia pero jamas y nunca me olvide de mi hijo, espero que no le pase otra vez

  • el 13 septiembre, 2012 a las 1:27 am
    Permalink

    Apretaste!!!!!

  • el 12 septiembre, 2012 a las 6:14 pm
    Permalink

    contra Rosita, tremendo susto, ¿no?, pero no te preocupes, esa locura no es tu culpa, el estrés (triplicado en tu provincia), el calor (triplicado en tu provincia) y la falta de una buena alimentación (triplicado en tu provincia) hacen esas cosas con la mente. De pronto entraste a un mundo donde ninguna de esas cosas te afectaba…al menos no directamente…y te olvidaste de todo. Disfrutalo cuando puedas, me refiero a ese pequeño instante en que fuiste feliz y lo olvidaste todo.

  • el 12 septiembre, 2012 a las 5:47 pm
    Permalink

    Estimada sra. Martinez ud es mas irresponsable que olvidadiza.Le recomiendo evitar futuros incidentes
    de esa naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *