El Caballo no confía en los gringos

Rosa Martínez

Fidel Castro.  Foto/archivo: escambray.cu
Fidel Castro. Foto/archivo: escambray.cu

HAVANA TIMES — Durante las últimas semanas las redes sociales se llenaron, una vez más, de comentarios relacionados con la vida, en este caso la muerte, del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel.

Nadie debe haberse sorprendido por leer en algún sitio que Fidel estaba muerto, a fin de cuentas, mientras fue presidente intentaron asesinarlo ciento de veces y después de ceder su mandato lo han matado otras tantas más.

Ya en Cuba sus contrarios bebieron y cantaron más de una vez desde cayó enfermo hace ocho años. Los anticastristas de Miami ni hablar, deliraron con su muerte durante 50 años y no se perdonan no haberlo podido aniquilar, porque aunque ya a muy pocos les importa su estado, sí les mortifica saberlo vivo, respirando, jodiendo…

Yo, que alguna vez creí que El Caballo había nacido para ser eterno, también pensé que había muerto, pues esta es la ocasión que más tiempo ha estado alejado de la palestra pública, un año y días.

Hasta conversamos en casa sobre su posible fallecimiento, y el poco impacto que tendría ahora en Cuba y el mundo, después de más de ocho años alejado del poder autoritario en Cuba. Aunque son muchos los seguidores de sus ideas, ya no es igual, eso es indudable.

Pero si alguien se sentía seguro de su desaparición, si creyeron que en realidad se preparaba en La Habana su última morada, creo que se equivocaron nuevamente, porque esta última reflexión da fe de vida, y no es que dude que cualquiera pudiera escribir estas palabras, lo cual es muy posible, pero eso de No confío en Estados Unidos, esa expresión solo puede ser de él.

 

Rosa Martínez

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.


22 thoughts on “El Caballo no confía en los gringos

  • el 28 enero, 2015 a las 2:01 pm
    Permalink

    Gusana me has sacado la carcajada, gracias porque tienes además toda la razón.Lo copiaste bien!!!!!.

  • el 28 enero, 2015 a las 11:10 am
    Permalink

    Hubiera sido algo mas o menos así:

    No podemos ni por un minuto olvidar el daño irreparable que nos ha causado premeditadamente en todos estos ignominiosos años de cruel y criminal bloqueo para entregar inocentemente nuestra preciada confianza al vil y alevoso vecino del norte.

  • el 28 enero, 2015 a las 11:02 am
    Permalink

    Profesora, despues de leer su articulo mostrando lo poco que necesita para asegurar un hecho me doy cuenta porque ninguna Universidad cubana aparece entre las cien mas importantes de Iberoamerica.

  • el 28 enero, 2015 a las 10:40 am
    Permalink

    La otra cosa es que “el caballo” hablaba mucho en primera persona del plural para emitir su opinion . El hubiera dicho “no confiamos” en vez de “no confío”

  • el 28 enero, 2015 a las 10:27 am
    Permalink

    La profe unviersitaria Rosa cree que cualquiera puede falsificar una parrafada que se hace llamar reflexión. Pero como aparece la frase “no confío en el imperio feroz”, entonces sí que lo escribió el compannero equino.

    Bueno,….así las cosas.

  • el 28 enero, 2015 a las 10:06 am
    Permalink

    Pues a mi esa oración simple me sonó muy alejada de su estilo discursivo tradicional de oraciones compuestas, abundantes adjetivos despectivos y adverbios de modo.

  • el 28 enero, 2015 a las 9:16 am
    Permalink

    El caballo no, pero yo sí confío en los gringos!

    Confío en que son capaces de llevar drones a bombardear decenas de civiles para aniquilar a un sospechoso de que algún día posiblemente le hará daño a EEUU.
    Confío también en que llevaron a Rusia a miles de consultores para modificar la legislación con no otro objetivo que el acabar con sus industrias y servicios y de hacer de ese país un exportador de materias primas.
    También confío en que, como con Rusia, lo harán con Cuba. Sin tirar un tiro. Que funcionarios deshonestos serán comprados por los gringos para modificar las leyes que permitan, por ejemplo, poder tener playas privadas (como en Filipinas) sin acceso público.

    Confío finalmente en que un día ellos aprendan a hablar menos y a escuchar más, y no lo contrario que parece que cada uno tiene dos bocas y un solo oído.

  • el 28 enero, 2015 a las 7:40 am
    Permalink

    Ja…”desperdigados”…se me fue una G…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *