El amigo de mi amigo

En la despedida del amigo queda un adiós detenido
Palabras que se congelan, ganas de ya haberlas dicho
 Lágrimas que no se lloran pa´ no aceptar que se ha ido

Rosa Martinez

Hugo Chávez. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Estas líneas forman parte la canción El regreso del amigo que escribió el cantautor cubano Raúl Torres en homenaje al  Comandante Chávez.

Es una canción triste que me encoge el alma. Pero por más que la letra se refiere claramente a la figura del líder venezolano, a la forma en que compartió las riquezas de su pueblo con otros pueblos hermanos y a su lucha por América Latina, no es a él precisamente a quien recuerdo cuando la escucho.

La canción, más la música que la letra, me recuerda un joven de 17 años, que también murió de cáncer y fue el mejor y único amigo de su padre.

Su padre es amigo entrañable, de muchos años, historias y canciones. De esos que siempre tienen un lugar especial en nuestros recuerdos, no importa lo lejos que estén, ni los años que pasen.

Pues el amigo de mi amigo se fue repentinamente y dejó un vacío inmenso en el corazón de mi amigo.

No les diré del dolor, la rabia, la desilusión ni de las veces que el padre aquel miró al cielo y preguntó:” ¿Por qué? ¿Por qué mi hijo y no yo? ¿Por qué?

Pasaron los años y mi amigo sobrevivió aquella desventura. Muchas veces me pregunté cómo lo había logrado, como había podido seguir adelante sin su entrañable amigo.

Escucho la canción una vez más y encuentro la respuesta: mi amigo siguió adelante porque, como el poeta, él cree que su hijo no se ha ido sino que fue un momentico a la misa.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *