Vendedores Ambulantes en Alamar, La Habana

Regina Cano

HAVANA TIMES — El hombre estaba insultado. Me decía que le habían puesto 750 pesos de multa a su hermano –“con lo difícil que es ganarlos”- y le habían retirado la Licencia de Vendedor por mantener estacionada su carretilla de productos del agro, mientras almorzaba en un kiosco cercano, porque según los Inspectores, los Vendedores Ambulantes no pueden estar detenidos.

Habría que ver en cuanto el inspector tiene razón y en cuanto la tiene el vendedor, porque –generalmente- no hay quien objete otra cosa en este asunto, pero fueron multados dos vendedores ambulantes más y les retiraron la Licencia por la misma causa.

Lo cierto es que el investido en poder -el Inspector- y autorizado a esto, es quien tiene las de ganar.

A los dos días, me encuentro a los hermanos en el pasillo del Centro Comercial. A su lado, una jaba con pomos de Puré de Tomate: “Ahora sí me cogerá la Policía, pero no puedo hacer otra cosa. Debo pagar la multa y comer” –decía con desespero.

El caso es que el muchacho es considerado “Reincidente” por el mismo acto, pues una vez anterior le impusieron la multa por estar “estacionado”, ante lo que él alega haber estado “vendiendo” a algunos clientes cuando apareció la Inspectora.

Sucede gentes! Que estas personas no reclamaron por la primera e injusta multa, desconocen sus derechos y no piensan en buscarse un abogado, alguien conocedor de la legislación y con herramientas para defenderlos en primera instancia, lo que les ahorraría más inconvenientes, pues los Inspectores serían más cautelosos.

El asunto es que también lo de contratar a un jurista lo ven como algo complejo e igualmente le temen al aumento de las erogaciones monetarias que implicaría emplearlo.

Según refieren otros vendedores, en ocasiones los inspectores pasan y les piden que les dejen poner una multa de 50 pesos para justificar su plaza laboral, lo mismo a Ambulantes que a los de Puestos Fijos. Si la persona no los tiene se conforman con el pago en mercancía. Lo que además, deja otra interpretación del acto.

También esta manifestación infiere que se está valorando el resultado del trabajo de un Inspector a partir de las Multas que llegan a las Oficinas de Regulaciones correspondientes.

Es increíble que los Inspectores en Cuba sean vistos solo como los impositores de sanciones. Y qué bolá! con la parte educativa y preventiva. Se miden realmente su labor por el nivel de multas pagadas?

No debiera ser que si hay menos multas, hay menos infracciones de las normas y menos delito, y debieran trabajar para lograr esto.

Debe haber otra manera de hacerlo, y no creando reacciones adversas o temor sobre la legalidad, que todos sienten que no los protege.

Explíquenme ustedes si un vendedor ambulante puede vender si no se detiene a despachar sus productos o que locuras se les ocurrió a esta gente esta vez?

 

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.


2 thoughts on “Vendedores Ambulantes en Alamar, La Habana

  • el 10 enero, 2013 a las 10:09 am
    Permalink

    Bueno, yo no entiendo muy bien qué ocurrrió, pero lo que me parece que está rarísima es la ley que dice que no se pueden detener. ¿Ni a orinar?? ??? Coincido con el de arriba, la ley no está muy buena pero ellos la aceptaron así.

    La forma en que he visto que regulan la venta ambulante en otros países es que el puesto, la carretilla, debe ser movible, no puedes ponerla en un sitio y fijarla con cadenas, tornillos, candados…

  • el 10 enero, 2013 a las 7:55 am
    Permalink

    No se si estara bien o no el hecho de que se paren en un lugar para vender sus productos. No me he detenido a pensar los pro y los contras; pero lo que si se por una amistad que hace ventas en carretillas de esas y es que la licencia como vendedor ambulante les dice especificamente que no deben quedarse estacionados en un lugar para vender, esto no quiere decir que no se detendan para despachar a las personas, es una cosa muy distinta. O sea, que creo que el enfoque no es discutir una multa que esta bien puesta cuando ellos saben que no pueden quedarse estacionados en un lugar sino enfocarse en cambiar la ley que les prohibe estacionarse en los lugares ;). Porque cuando ellos obtuvieron las licencias sabian ya que esta licencia estipulaba el cumplimiento de esta regla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *