Tantas veces tres, diez, uno!

Regina Cano

Tres pesos vale un plátano macho que vende un Cuenta Propista*.

Tres pesos cuesta cada embutido en forma de perro caliente con sabor a pollo en la bodega. Cuando lo hay.

Cuesta tres pesos un pastelito redondo relleno de guayaba que ofrece una vendedora ambulante, por la izquierda (sin autorización).

Un batido* tiene un valor de tres pesos, lo mismo de Fruta Bomba, Mamey o Mango, en una cafetería particular, donde único se vende.

Tres pesos del salario cobran por un pan suave, que cambia su peso según la panadería que lo elabora y el barrio donde esté ubicada esta.

3.50 vale un pan con una tira delgadísima de jamón o jamonada o averigua qué, según precio estatal.

Un limón ha llegado a costar últimamente hasta tres pesos.

Pero, un peso cobran por una jabita de nylon los “ambulantes,” mayoría en comparación con los vendedores estatales que las venden por 0.50 centavos. Las mismas son gratis para envolver un producto en el mercado oficial en CUC y que a veces te lo tienes que llevar en las manos.

Un peso le dan muchos pasajeros al chofer de ómnibus en ruta, por pararles fuera de parada (lo que mantiene estos favores).

Lo mismo cobra un ómnibus cualquiera por llevar pasaje en cualquier dirección, pertenezca a un centro laboral o al refuerzo autorizado en apoyo a las rutas normales.

Con un peso adquieren dos cigarros en el mercado informal los fumadores, pero con 0.05 centavos más compran 3 en el estatal.

Y se puede beber café por el mismo precio.

Un peso cuesta un panecillo en el mercado por la izquierda, cuando se cobra el mismo a 0.05 centavos en la misma panadería como producto racionado, a uno diario por persona.

A un peso con 50 centavos es vendido un huevo fuera del racionamiento (por la libre), autorizado por Comercio Interior y a 2 pesos los revende el mercado negro.

Por el precio de un peso se bebe un vaso de  refresco en cualquiera de los mercados existentes.

Un peso es el precio de una Tortica*, sin importar también quién la venda.

Un peso pagan por un Durofrío* sus consumidores habituales, los niños.

También este precio tiene un delgado cucurucho de maní.

Y un frozzen* y también un granizado*.

A 10 pesos se elevó una libra de arroz en el mercado negro.  El precio estatal en venta libre fuera del racionado es de 3.50.

Diez pesos es el precio más barato de un taxi particular para nacionales, con tramos fijos dentro de la Capital.

Más de diez pesos te cobran por una libra de frijoles.

Y ese mismo es el precio de lo que ahora se duda sean las mejores pizzas en la capital.

En el mercado en pesos -donde se invierte gran parte del salario- sea autorizado o por la izquierda, esto sería un inventario de ciertos gastos cotidianos, porque el de CUC es otra cosa.

*Tortica: Dulce hecho de harina, grasa y azúcar, que puede medir 5 centímetros y pico de diámetro, con 1 centímetro y pico de alto.

*Durofrío: Congelado que se hace con agua, jugo de frutas y azúcar hechos por particulares.

*Cuenta Propista: Clasificación dada oficialmente al Trabajador por Cuenta Propia.

*Batido: Mezcla  batida de fruta, agua, hielo, azúcar y leche.

*Frozzen: Una especie de helado.

*Mercado informal, no autorizado: Mercado negro

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.

Regina Cano has 205 posts and counting. See all posts by Regina Cano

One thought on “Tantas veces tres, diez, uno!

  • Un aporte:
    En el Vedado y en Miramar, el mismo vaso de refresco horrrible (de esos instanténeos en polvo, que vienen en paqueticos coloridos) cuesta 2 pesos cubanos. Evidentemente las clases de marketing han servido para algo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *