Se descubre caracol africano en Alamar

Regina Cano

El caracol africana gigante. Foto: ecured.cu

HAVANA TIMES — Es de madre que lo despierten a uno con el tronar de un camión de fumigación a las 7 am. Y esto es gentes, porque en Alamar se ha descubierto el tan temido y puesto en boga Caracol Africano Gigante que trajera al país un nigeriano por motivaciones religiosas –como se ha hecho saber.

Esta manera de fumigar es la forma usual de contrarrestar las epidemias por aquí, hasta ahora privativo de los mosquitos –que por carambola mata a otros animales-, al cual a partir de ahora se le agregara este caracol (Achatina fulica).

Como dice el titular, el caracol introducido al país -y del cual las primeras noticias fueron expandidas por mensajes a Celular hace unos dos meses- ha llegado a la localidad de Alamar y la alerta provino del Círculo Infantil “Alegres Campistas”, ubicado en la Zona 10 de este Reparto.

Eustiquio, el cooperativista que atiende el huerto de dicho Círculo Infantil, refiere que hace 7 u 8 meses que ha estado en contacto con este molusco y que “no ha tenido ni una fiebre”. Por un lado el tiempo de llegada del caracol es mayor de lo que algunos pensábamos y por el otro, al parecer y al igual que en otros trasmisores en un momento determinado, no todos los ejemplares son elementos activos para trasmitir la enfermedad que se le considera propia.

Según me cuenta un conocido alamareño, se corre la voz de que ya se han descubierto ejemplares, lo mismo en Guanabo, que en Cojímar, la Lisa y Marianao -otros espacios urbanos afectados en la Ciudad de La Habana, además de Arroyo Naranjo y ahora Alamar.

En este Círculo Infantil ahora mismo no se reciben niños –quienes fueron reubicados en otros espacios de este tipo-, pero sí existe un movimiento voraginoso en él y sus alrededores de personas e instituciones interesadas en el asunto: Salud Pública, Campañistas del Aedes Aegypti (encargados de combatir vectores), Centros de Investigaciones, además de los curiosos que llegaban al lugar, poseedores de parcelas o terrenos aledaños a sus casas, quienes deseosos de obtener información de primera mano y conocer la apariencia del futuro depredador de sus cultivos y la de sus huevos –de un amarillo lindo y unos 6 ó 7 milímetros de largo- arribaban al lugar.

Una de las Campañista me dijo que ya iban por ciento y pico de animalitos recogidos en el circuito: fincas y parcelas de tierra en las proximidades al Círculo Infantil y dentro del propio lugar de la alerta, empleando el rociado de sal, para posteriormente darles candela, como método para deshacerse de las babosas encontradas.

En la vecindad se revisaba alrededor de los edificios más cercanos: los garajes, cuartos de desahogo y las parcelas de tierra que la gente ha delimitado para su uso, bajo la observancia de los propios dueños.

Se cortaban plantas, se desalojaba de basura vegetal y no vegetal todos los espacios cercanos -Alamar es abundante en espacios verdes-, pero al parecer el “que no cunda el pánico” ha hecho que estos actos no sean masivos, aunque el rumor se expande rápidamente, pues las Zonas aledañas -espacios que comprenden varias manzanas de edificios- no tienen este movimiento de saneamiento.

Me refería un Babalawo que en los últimos 8 a 10 años ha ido cogiendo fuerza la costumbre por parte de los que profesan la Religión Yoruba en darle de comer este tipo de animal a Orumila –en las Consagraciones (iniciaciones) o en forma de ofrenda; también para realizar Rogación de Cabeza (ejemplo: sanación por salud) o que pudiera también usarse para solucionar problemas de aquellos que tiene dificultad con la vivienda, pues el animal crea la suya propia. Asimismo no niega la posibilidad de que haya sido un acto intencional esta introducción, pues las babosas autóctonas más comunes son más pequeñas que esta traída de África.

Otra de las informaciones que recibí, cuenta que en otras latitudes se come bien cocido, sin peligro para el humano –debe tener sus nutrientes supongo yo. Que fue introducido en Suramérica tiempo atrás. Que se alimenta de vegetales y algunos animales muertos.

En la primera noticia que pude ver sobre la presencia del caracol en Cuba, se describía que alcanzaba un desarrollo máximo entre 20 y 30 centímetros en su adultez, que trasmite la meningitis y que los síntomas son fiebre alta y diarreas -esencialmente-, siendo un hermafrodita que pone cerca de 1000 huevos al año y la imagen acompañante mostraba un caracol de forma espiral con un crecimiento tendente hacia arriba, diferente al que vi en el Círculo Infantil de espiral cónica tendiente hacia atrás, lo que me hace pensar que pudiera transformarse con el aumento de vueltas siguiendo las etapas de crecimiento o cuestionarme ¿será el mismo caracol?

Algunos nos preguntamos ¿cómo este bichito pudo burlar el registro aduanal, que a los cubanos les descubre y prohíbe ingresar al país artículos muchos más benignos que esto? ¿De qué manera mágica se ocultó este ser a los ojos de quiénes se encargan de cuidar “nuestras fronteras”?

Pues Gentes, despertarse en la mañana implica el reconocimiento normal de dónde estoy, a diferencia de cuando eres despertado por el rugir de un camión que va fumigando tu barrio, por lo que te preguntas sobresaltado ¿quién nos declaró la guerra? Aunque si se prueba que este método limita la expansión de dicho animalito, tendremos que aguantarnos, porque sucederá inevitablemente, pues el mencionado bicho ha encontrado en Cuba un entorno natural de condiciones propicias para que se halle como en su propia casa.

Tal vez, cuando pase el pánico, se descubrirán otras maneras de interactuar con él, se convertirá en parte de la culinaria isleña o se venderá a los turistas como plato exótico, incluyendo el descubrimiento de su mercado negro y su mercado oficial, posiblemente con criaderos y todo.

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.


10 thoughts on “Se descubre caracol africano en Alamar

  • el 2 septiembre, 2014 a las 1:34 pm
    Permalink

    Bueno tantas historias que se hacen!!! Puede que sirva para curar a los viejos brujeros cuando están enfermos y en fase terminal para que les alargarle sus vidas. Nadie sabe… Lo que si se sabe es que si Barbatruco (ese apodo no me lo sabía y me encanta) se entera de la reproducción de vida de estas babosas, muy pronto podrá Regina dormir hasta las doce, porque la Ley sera de que este caracol sea el animal nacional y el que lo mate va preso.

  • el 2 septiembre, 2014 a las 9:11 am
    Permalink

    Muy bueno tu comentario lo mismo creo.Pero no la aduana esta para hostigar a los cubanos que estan resolviendo necesidades que el estado no suple e incumplen con sus funciones. ¿Quien les reclama ahora a los aduaneros por esta plaga?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *