Santo Che que estás en los cielos

Regina Cano

Camilo Cienfuegos y Ernesto Che Guevara. Foto: Caridad

Aquí donde sobrevivo todos los días, no me ha faltado un ídolo que admirar, cuyo patrimonio colectivo impone metas y/o conflictos a todos.

Los próceres y mártires de nuestra historia fueron tipos apasionados, llenos de sueños, de gran carisma, altruistas, con personalidades que la adoración ha pulido y convertido en inmaculadas.   Sobre todo aquellos cuya “heroicidad” fue probada durante la gesta revolucionaria del ´59 o después.

Estos héroes/hombres han estado presentes cotidianamente dandoles nombres a las escuelas, los policlínicos, los C.D.R.*, hospitales, barrios y toda Institución lista para ponerle el nombre de un fallecido que dio la vida en pos de sus circunstancias.

Así llegó a la vida de los cubanos “El Che.”  El argentino luchador por la paz y la igualdad, quien desapareció antes de demostrar lo contrario. Ernesto “Che” Guevara de la Serna. El Guerrillero Heroico. La Estrella que alumbró al Continente. Frases  que lo categorizan y acompañaron y que acompañan a millones de cubanos toda su vida.

Un día descubrí que su imagen – casi una consigna que “definía a la Revolución Cubana”, además de aparecer día a día del saludo pioneril, en fotos y pancartas, también tenía un espacio en pulóveres, en ceniceros  para apagar cigarrillos en su rostro y platillos por colgar en las paredes de los turistas que visitan el país.

A propósito de pioneros, contaré lo sucedido a una madre que acompañaba a su hijo de 7 años a la escuela.  Al ver que el niño no saludaba la bandera –gesto que los escolares cubanos hacen levantando la mano derecha sobre la frente, al lema de “Seremos como el Che”-, le puso a los demás niños como ejemplo, a lo que él  (Byron) respondió: “mamá, yo no quiero ser como el Che, yo quiero ser como yo: Byron”.  Una muestra desacostumbrada de independencia y definición a tan temprana edad.

Volviendo al tema. Al unísono y yo creo que más bien a la zaga, los artesanos de las ferias siguieron el patrón con cuadros, collarcitos y otras chucherías que lo recordaban.

A pesar de la indignación de algunos, este fenómeno llegó a ser normal para los ciudadanos tan inmersos en el Período de Crisis de los ’90s.

A raíz de hablarse de lo falso y vacío que va siendo este símbolo para la gran mayoría de los adolescentes cubanos -quienes llevan su imagen por moda, por no estar fuera del grupo y no por los ideales Cheguevarianos- una joven italiana estudiante de Antropología en Cuba, refería que Berlusconi compró los derechos sobre el uso y comercialización de la imagen de este en Italia hace años.

Si eso es cierto, más allá de la “mamarrachada” de Berlusconi y de que Cuba no sea donde único se vende la iridiscencia de un “héroe” preferido, me sorprende suponer que los cubanos le hagan a este señor la competencia por las posibles ganancias a desaprovechar cuando el símbolo es explotado en otra parte del planeta.

Lo que me deja pensando es: “Pobre Che. Qué te han hecho hombre?.”

*C.D.R.: Comités de Defensa de la Revolución. Que reúne masivamente a nuestra población adulta.

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.

Regina Cano has 204 posts and counting. See all posts by Regina Cano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *