Pescadores en La Habana

Regina Cano

Pescando por el Malecón habanera.

La sensación de serenidad al lanzar el sedal y disponerse a escuchar el sonido del mar  hasta que el tironeo del pez te indique -que llegó la hora de develar cuál fue el regalo esta vez-, es de esas posibilidades difíciles de realizar en mar abierto para el cubano.

La migración por mar hacia las 90 millas -que muchos consideran  esperanzadoras- parece ser la causa que ha mondado tan bella expansión de los sentidos en un país rodeado por aguas marinas.

El control y patrullaje de guardacostas con el afán de asegurar las vidas de los atrevidos navegantes lo prohíbe.  La salida a las aguas territoriales, no muy lejos de la costa se hacen generalmente en embarcaciones improvisadas: neumáticos y balsas de poliespuma.

Pescadores y emigrantes, han disfrutado los unos y aprovechado los otros, la madrugada para llegar a su fin.

Esta confluencia de intereses diversos, pero unidos a su vez por la misma vía física de realización, ha afectado en mucho la pesca deportiva y la necesidad de llenar los platos, que se incrementó en los años más agudos de la crisis de los ´90s.

Aunque cierto es que para algunos implicados  -en la Capital y sospecho que en el resto de la Isla- existe la posibilidad de pertenecer a una organización autorizada para salir a mar abierto con sus botes, pero también su membresía es privilegiada y por ende pequeña (un ínfimo por ciento).

La mayoría de sus integrantes, cerca de Alamar, poseen botes y yatecitos que han pertenecido a sus familias desde hasta donde llega la memoria actual, que de tanto arreglarlos ya no son los mismos, pero sostienen un patrimonio.  Otros han logrado su ingreso a través del uso de “otros mecanismos” que no pude desentrañar, según cuentan.

Y qué bolá! con el resto que no corre la misma suerte, aquellos que solo pueden disfrutar la rompiente de las olas y la pesca desde la orilla o el muro del Malecón Habanero* y no la relación cercana del mar y tú.  Tú y el cordel.

Nota: La pesca al cordel es muy cara desde la orilla, porque se pierden en los arrecifes muchos de los anzuelos y plomadas.

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *