Mas sobre el concierto de Los Aldeanos

Regina Cano

Especialmente a Stefan a propósito de su “desmentido de los Aldeanos”.  (Agradezco al señor Stefan su defensa por lo que cree justo).

Supe del comentario de este señor a mi escrito sobre “Aldeanos: el concierto (II)” y quiero llamar la atención de que en él se aclara desde un inicio que: “Allí encontré amigos solidarios en mi misma situación y que después nos rotamos una Credencial que nos permitió entrar y tener experiencias propias y ajenas para conocer la situación.”

Yo no poseo el don de la ubicuidad y no pude estar en todo momento en ambos lugares, dentro del teatro y afuera. Pero no saqué de la nada estas palabras, tuve el testimonio de dos fuentes que aseguraron haberlas escuchado.

Si se lee el que lo precede: “Aldeanos (I),” notarán que a pesar de mi intención de mantenerme neutra al inicio, en mis palabras se transpira mi admiración a lo que ha sido el grupo los Aldeanos.

Hablo a través de ellas de mis emociones, experiencias y conciencia con acontecimientos referidos al Movimiento del Rap en Cuba.

Para mí fue doloroso cuando escuché lo que aquella primera persona -era su turno con la credencial- refería que había dicho Aldo sobre el viaje a Colombia, y no satisfecha entrevisté a una segunda. Lo hice por teléfono al día siguiente, fuera ya de emociones, de las presiones y prisas del concierto.

Esta segunda persona me confirmó lo dicho por la primera y además, por ser alguien cercano a la realización del concierto confié en que como fuente sería verídica. (Tal vez le faltó decirme que era una broma del “cubaneo” o la pasión del concierto).

Esta segunda persona sabía que yo escribiría sobre el acontecimiento y es más, conocía que existía la primera parte del texto, con el cual tenía yo la expectativa de seguir hablando favorablemente de Los Aldeanos.

Como verá, señor, para nada tuve la intención de mancillar la reputación de Los Aldeanos.

Generalmente  en mis escritos hablo basada en mi propia experiencia e interpretación de la realidad, pero en esta ocasión debía apoyarme en el testimonio de otros.  Testimonio que al final ha resultado ser más controversial de lo que era al principio, tal y como ahora manifiestan otras fuentes del concierto, así como el comentario de Stefan.

Yo, tanto como todos los que quisimos estar allí, fui con la memoria de los “cimarrones” que siempre han sido Aldo y el B y no me esperaba algo así. Por ende, escribí sorprendida de todo lo que escucharon otros oídos y los míos, y lo que vieron otros ojos y los míos.

Posiblemente con la misma sorpresa que Ud. leyó mi artículo.

No me interesaba hacer destacar una información controversial a la hora de escribirlo. Que haya surgido la “versión” acerca del viaje a Colombia es una alerta tanto para alguien que capta y busca información como para los artistas que intentan la transformación de su realidad.  Alerta que llama la atención otra vez sobre lo complejas que son en Cuba las interpretaciones de los acontecimientos.

Creo que en el deslinde que está ocurriendo en Cuba entre quienes defendemos la Revolución y los que defienden la Burocracia, los Aldeanos y Havana Times no estamos enfrentados porque no somos contrarios.

Y pido disculpas por los efectos de la inconsistencia de otros.

Pienso que nada de lo que se haya escrito puede cambiar las convicciones e integridad de quienes siguen su camino con transparencia y la fuerza que siempre han acompañado a Aldo y al B.

Nota. Agradezco también a Stefan por mencionar el error tipográfico al haber puesto 26 musas como invitados, cuando conozco bien que fue el equipo de producción.

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.

Regina Cano has 204 posts and counting. See all posts by Regina Cano

5 thoughts on “Mas sobre el concierto de Los Aldeanos

  • …burocracia cultural.

    Pero no tenemos derecho a creer inocentemente lo que las instituciones dicen de sí mismas. Creo que Marx, Aldo y Regina están de acuerdo con eso.

    Los Aldeanos no son ni “gusanos” ni “bolcheviques”, pero tampoco “apolíticos”. Porque la política no es solo el oficio del Buró Político, sino de todos los que se expresan sobre la sociedad. Cultura es política (Gramsci). Y la de los Aldeanos ha sido una política consecuente hasta el momento. A pesar de algunas exageraciones o incoherencias, merecen todo el respeto de su público: los cubanos, incluidos Regina y yo.

    Salud y Alegría,

    Dmitri Prieto

  • La duda y el debate son válidos, y fue bueno que Regina terminara desmintiendo y disculpándose por dar información equívoca.

    Yo fui vicepresidente provincial de la AHS y puedo hablar con conocimiento de causa. Fui testigo de cómo la dirección nacional expulsó a “Eskuadrón Patriota” de la Asociación por motivos ideológicos. También recuerdo que intentaron expulsar el movimiento hip-hop en pleno (esta vez por causas “culturales”). Pero al menos en mi provincia no dejamos que eso pasara. Una vez hice una carta a la Policía para que Aldeanos y Soldier Squad pudieran actuar en Santa Cruz, en una construcción que hoy ocupa el PCC municipal. Y actuaron.

    Sé cómo funcionan las instituciones. Por tanto, repito: la desconfianza vale. Ojalá de veras haya una apertura. La AHS puede ser un espacio natural para los Aldeanos, pero para que lo sea debe acercarse un poco más a los sueños de éstos: concretamente, ser más libre, autónoma, y quitarse de arriba la…

  • Stefan:

    Puedo asegurar que Regina no escribió deliberadamente una mentira. Conozco sus fuentes. Hablé personalmente con una de ellas. He chequeado al menos 4 fuentes diversas. Confirmé que las supuestas palabras de Aldo al final del concierto corresponden a una versión que circuló después de éste. Parece fruto de una exagerada imaginación de alguien, o de un fatal atar de cabos.

    La opinión que Regina da al final de su texto no es “personal” de ella, pues circuló en parte del auditorio cuando salieron de la sala. Por tanto, Regina no deja de testimoniar, pero, como ella misma dice, se basa en datos y estados de ánimo aportados por otras personas, que, en caso de los datos, sabemos que no siempre son de confiar.

    Creo que dudar está bien. Como Ud. seguramente sabe, los Aldeanos fueron durante un tiempo marginados institucionalmente. Lo dicen ellos mismos en el documental Revolution. Tanto Regina como yo protestamos contra eso en una conocida Carta de rechazo…

  • cuando en realidad es El Aldeano. Saludos.

  • Es sorprendente que diste con las únicas personas entre la multitud que oyeron hablar de Colombia, pero que después de publicar tu crónica, no han aparecido más testigos dispuestos a corroborar la versión de los contactos a tu lado de la baranda, viva muestra, en mi opinión, de que estos testigos no existen y que, por tanto, dicha afirmación de Aldo no existió. No obstante, me parece secundario si lo dijo o no lo dijo, porque a cualquier músico le gustaría salir al extranjero a cantar. Lo interesante en todo este tema son las conclusiones que se sacan, a menudo nocivas para los intereses de Los Aldeanos.Tu crónica termina como artículo de opinión y el lector se queda con la sensación de que, en tu opinión, algo ha hecho mal Aldo. Pero nos privas de saber qué es lo que debería hacer para contentarte y para contentar a todos. Respuesta difícil, ya que para algunos periodistas tiene cabeza de bolchevique y otros le prefieren con cuerpo de gusano, cuando en realidad es…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *