Maneras de desatender al respeto o formas de alentar la violencia

Regina Cano

CHANEL

Se sintió el golpe del cubito plástico en el portal y detrás venía el perrito que la niña de casi 3 años de edad había aventado por la puerta y cayó contra el piso. El perrito -cachorro al fin- insistía en seguir los pasos de los niños hacía el interior de la casa.

“No quiero los perros dentro”- había prohibido la abuela. Gritos de la abuela y excusa para Chanel, que ya antes le había asestado chancletazos y empujones al cachorro.

Después de los regaños la atención derivó hacía el primo, más chancletazos ahora contra el otro niño unos años mayor y el vuelo contra él de todo objeto que estuvo a mano.

Más tarde la tía le decía: Si te meten*, tú pegas, porque tienes que defenderte y dile a tío que es un Imbécil y Cabezón.

EL VENDEDOR

Alba y yo al teléfono. Ella con un móvil desde su casa y yo recostada en mi cama. Se escucharon fuertes golpes a su puerta.

“Yo pensé que era el dueño de la casa, el que lo paga todo aquí,” le dijo al hombre en tono medianamente suave que no ocultaba el reproche, después de abrir la puerta con el móvil aún en su mano –yo escuché a medias lo que el hombre alegó, pero me bastó con la respuesta dada por ella- “Y más si tocas para ofrecer algo.”

Creo que la molestia provocada no la dejó ni considerar si necesitaba comprar lo que el hombre vendía.

PAJUZO*

La muchacha se montó en el penúltimo peldaño de la primera puerta, sin más opción en una guagua* llena hasta el tope y sin otra posibilidad que escoger. Delante de ella estaba el niño que la acompañaba y detrás un hombre, quien iba pegado a la puerta.

Cuenta un amigo –pasajero de la misma guagua- que de pronto la muchacha comenzó a pegarle “galletas”* al hombre a sus espaldas y entre grito y grito lo acusaba de haber “eyaculado” sobre su ropa, y que no paró de pegarle hasta que al llegar la guagua a su siguiente parada y abrir la puerta el hombre escapó a la carrera.

Entonces fue que se escucharon voces airadas contra el “pajuzo,” al cual ya no se le veían ni los pies.

*Pajuzo: Hombre que se dedica a masturbarse continuadamente o lo hace en la vía pública o como el caso presente.

*Guagua: Ómnibus.

*Galleta: Es aquel golpe que se da con la mano abierta en la cara: un galletazo

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.

Regina Cano has 204 posts and counting. See all posts by Regina Cano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *