“La Disyuntiva” Un nuevo libro para la poesía cubana

Regina Cano

Sinecio Verdecia Díaz
Sinecio Verdecia Díaz

HAVANA TIMES — El lanzamiento de un libro resguarda en su trasfondo el esfuerzo realizado por el escritor para hacerlo público a través de la impresión, pero el acto fundamental es la creación de dicha obra y todo el sentimiento, espiritualidad y equilibrio que aporta el autor al nacimiento de ella.

Así, y de mejor manera, Sinecio Verdecia Díaz nos conectó con su primer libro publicado, “La Disyuntiva”, un poemario a cargo de Reina del Mar Editores, el pasado martes 20, en el “Salón de Mayo” del Pabellón Cuba, en La Habana.

Los textos ordenados en tres zonas: “Al Margen”, “El Archivo” y “La Disyuntiva”,  muestran la práctica vivencial del poeta desde diferentes niveles de realidad, su memoria personal y la del país, expuestas a partir de su inherente sensibilidad y humildad.

Su prologuista, Jorge Braulio Rodríguez Quintana, nos anuncia en sus primeras páginas: “…se trata de poesía performática, indisolublemente ligada a la oralidad y el canto.” “…el lector-espectador, para no desorientarse, no tiene otra alternativa que adivinar el dinamismo latente en la inmovilidad…” (del libro).

Su experiencia poética ha transitado por una búsqueda a través de la Capoeria (Una arte marcial brasileño). Usa el Birimbao, la Kalimba y el Djembé para alcanzar la conexión y profundidad entre música, voz y poesía.

“Mi poesía va siempre acompañada de estos instrumentos musicales ancestrales que provienen de la cultura africana y su diáspora.” –decía; y es que este escritor es a su vez el coordinador del grupo poético de oralidad Chekendeke, el cual desarrolla su obra desde la Capoeira.

Al parecer, la interacción por años del grupo en el marco social cubano hizo concurrir a más público, algo no común en los lanzamientos de libros, cercano a los 100 -en un espacio de 80 capacidades. Los presentes eran procedentes de diversas áreas sociales, aunque el gremio artístico llevaba mayoría; así como también asistieron amigos y familiares.

Una joven me comentaba lo diferente y bueno del evento, porque no seguía las rigideces acostumbradas: “…es más performático…sin el protocolo establecido…con una poesía muy ligada a la música.” Aludía a que el poeta presentó sus textos acompañado de Chekendeke y que además hizo un poema cantado de un futuro libro.

El nutrido público.
El 

Dúo “Jade”

Los invitados al programa contribuyeron  también a este ambiente, entre los que se encontraban: “Jade” -dúo de guitarristas y compositoras con una banda, que fusionan música cubana, desde la sonoridad tradicional hasta lo más contemporáneo (Trova, Kiribá, Nengón, Changüí, Kizomba, pero que tienden más a lo Jazzístico).

El otro invitado fue “Andrés X” uno de los pioneros en ser Estatua Viviente en Cuba –según refieren, quien interactúo con la gente con su “Caballero de París”*, otorgándonos regalos espirituales: una semilla, el recorte de un poema y así.

“El entrenamiento que Sinecio ha adquirido con la escritura de Haikus explica algunas de las cualidades de sus poemas: el ascetismo, el despojamiento, las yuxtaposiciones, esa renuncia a todo lo superfluo, la economía de recursos lingüísticos en aras de acentuar la tensión dramática y la supresión del ego.”-reza en el prólogo.

“…es preciso que al enfrentarnos con la obra de Sinecio recordemos que en ella prevalece la integración primigenia de las artes… (y que)…vislumbran la condición heroica, mítica y mística de los olvidados.” –añade.
—–
Nota: *El Caballero de París” era un ambulante de la ciudad, sin techo, al que se le atribuía una historia de amor y quien sostenía un comportamiento aristocrático, con lo que su vestuario correspondía.

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *