Encalaron la entrada de Alamar

Regina Cano

HAVANA TIMES — La entrada al suburbio donde vivo ha sido diferenciada del entorno natural que caracteriza a un reparto alejado de la urbanidad del Centro de la Ciudad.

Pues han pintado de blanco los contenes de los casi dos kilómetros de la Avenida de acceso, la parte baja de los postes eléctricos, los árboles, los arbolitos, los retoños… Coño! solo les faltó pintar la hierba.

Desde un nivel agradablemente satisfactorio y de mirada en perspectiva hasta el horizonte puede no ser notable para el pasajero del transporte urbano lleno hasta el tope, quien agobiado, agotado o enajenado regresa a casa y no tiene motivación ni consciencia por este espacio “verde.”

Yo tampoco me percaté de estos cambios que en realidad se extienden kilómetros más adentro por la avenida que transita el P-11, hasta un día que lo recorrí a pie.

De esta forma y casi indirectamente -con la intención de engalanar- nos persigue la uniformidad.

Esta manera de afectar al entorno, me recuerda la asunción -al parecer sicológica- mantenida en Cuba, al uniformar el ambiente natural alrededor y a la entrada, más específicamente, de las unidades militares y que algunos de las instituciones estatales.

Esto, imitando como el mejor reflejo -tal vez inconscientemente o por comodidad- de la masividad, el pluralismo, el uniforme, el uno igual al otro, desdeñando al uno único, individual o menospreciándolo.

Todo esto sin tener en cuenta, ni dolerles la afectación que estos actos causan en la naturaleza, la que no protesta de manera evidente y sí en un ciclo más largo, que aún algunos terrícolas interpretan a conveniencia, buscando las causas en otras cosas.

Lamentablemente, y en consecuencia del irrespeto al Medio Ambiente, seguirán aumentando los arboles enfermos y su desaparición, así como la migración de todo animalito cercano.

Declaran un: ¡Viva la uniformidad! ¡Abajo lo natural! Al parecer importa menos habitar el lugar de mas arboles -que es realmente lo que va necesitando este espacio- además del irrespeto a lo poco que queda.

Por suerte la naturaleza –en ocasiones- logra un equilibrio temprano y las lluvias últimas han limpiado el encalado, quedando solo sombras del mismo.

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.

Regina Cano has 204 posts and counting. See all posts by Regina Cano

2 thoughts on “Encalaron la entrada de Alamar

  • jajaja..averigua antes de escribir…..esa pintura es para q los choferes cuando manejen de noche puedan darse cuanta donde termina la calle y donde esta la acera…..aspiro q este articulo haya sido un chiste..no?

  • Regina, saludos.
    Why don’t you take another picture of yourself. I will like to see another picture of yourself.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *