El Tiempo el implacable

Regina Cano

Farmacía en La Habana.

Ella nos miró de soslayo y siguió transcribiendo datos desde un pequeño papel. Eramos cinco personas a la espera de ser atendidas en esa farmacia.

Era la única dependiente al mostrador, mientras otra participaba de una conversación muy animada con la cajera y una persona del lado del público.

También otra trabajadora salía de una habitación a otra a la derecha y desde el final del pasillo llegaban voces y risas.

Ya había llegado el CALOR. “Es casi junio” -pensaba yo. “El tiempo el implacable el que pasó….” pensaba también en la canción de Pablo Milanés que se escuchaba tanto en los 80´s.

Esta frase me hace verme en colas interminables durante toda mi vida y también interminables horas y horas de espera tratando de resolver hasta lo más mínimo.

Y es que el uso del tiempo para las personas que en funciones de intermediarios ante la población, prestan un servicio o tienen a su cargo efectuar las decisiones que se toman en los primeros niveles del gobierno, es “tiempo perdido que hasta los muertos lo lloran” –recordaba a mi abuelita.

Estas personas han representado, en ocasiones, grandes muros de rebote complicando las soluciones a problemas y necesidades de índoles simples o primarias, dígase vivienda, alimentos regulados…

Sé que la inercia y el desestimulo ha contribuido mucho a eso y la burocracia que ha padecido mi país; como un muro inacabable donde se estrellan frecuentemente las esperanzas y la paciencia de muchos de mis coterráneos.

Cuba es llamada Macondo por algunos cubanos, nombre del pueblo de “100 años de Soledad.” novela de Gabriel García Márquez, donde suceden cosas inverosímiles o “surrealistas.” y es llamada también el país de la Siguaraya (a plant), porque los hechos más comunes dependen de los milagros o se les asocian a la brujería.

Desde los años 70s se desarrolló en Cuba una línea de trabajo nacional, ideológico, económico y laboral que creó circunstancias favorables para el desarrollo de maneras de control que generaban largos procedimientos y muchos papeles impresos para solucionarlo todo. Errores sin enmendar, derechos sin realizar y no obtener lo que merecemos ante el grupo de testigos de nuestra vida.

“No vivo en una sociedad perfecta, yo pido que no se le dé ese nombre, si alguna cosa me hace sentir esta, es porque la hacen mujeres y hombres.” seguía sonando Pablo en mi cabeza -el de los 80´s.

Y es que esta gente no tiene en cuenta que existen otras personas tan ocupadas como ellas y más también. Pues tienen el pensamiento reflejo de que el vivir en un mundo pequeño es algo común y que “nadie es familia mía” como dice una frase popular, donde solo por tu familia prestarías atención y respeto, algo -que como decía mi amiga Dinorah- se reflejó por primera vez en una canción de los Van Van: “nadie quiere a nadie, se acabó el querer.” realmente las imágenes fuertes y menos edificantes se arraigan por más tiempo.

“Calma…me dijo Jaquelín…las cosas ahora sí van a mejorar.” pero no pude dejar de recordar a Josefina: “Para que aquí las cosas cambien, tendrían que desaparecer todos los cubanos y nacer otros nuevos.”

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.


5 thoughts on “El Tiempo el implacable

  • el 18 junio, 2011 a las 4:54 am
    Permalink

    Coincido perfectamente con que hablamos cubano, y que nuestra habla tiene sus peculiaridades, su “sabrosura” sus giros linguísticos, sus metáforas callejeras, y todo ese léxico, esa manera tan nuestra de hablar nos caracteriza, identifica y enriquece. Es una pena que no haya buenos profesores o que las clases se den por TV. Yo que nací en octubre de 1960, tuve muy buenos maestros en la primaria, en la secundaria, en el Pre “Manolito Aguiar” y después en la Facultad de Artes y Letras en donde me gradué de Filología. Será por eso que aunque disfruto la gracia de nuestro habla, defiendo el buen uso del idioma, porque podemos llevarlo todo por delante, la conversación rica, el cubaneo y la elegancia y belleza de nuestra lengua.
    Te agradezco la respuesta y que aceptaras la sugerencia. Sigo siempre siendo una fiel lectora de Havana Times. Buen trabajo a todos.

  • el 16 junio, 2011 a las 8:04 am
    Permalink

    Leyendo,tu opinion,me reia,porque los cubanos no Hablan Español,sino Cubano,en estos dias,hoy,las clases de Español en las ecuelas cubanas se dan por TV!
    Me acorde de una amiga Inglesa,que conoci en Potsdam, estudiaba,hispanistica me dijo,que viajo a Cuba.,
    A perfeccionar,el “idioma”?,me dijo que subio a un Bus(guagua),y que oia a los viajeros hablar,!
    Se dijo si era Español,me inmagine! “asere”,Que Vola? “ahi “en el “pimpineo”?…pero “primero” “voy a la pincha”,”tengo la jeva” en el “gao enferma”..”no puede “pinchar”…esto esta dificil…”dejame que invento?
    Para las medicinas de la “jeva” necesito una “monja”.?…pero antes me compro el “papiro” matinal (el periodico), Lindo!???
    Pero me acorde …que la carrera de Español y Literatura en los pedagogicos cubanos,ya matriculan ,estudiantes sin “vocacion”,porque ya se “quedan sin carreras”…y ya dentro de poco,no se necesitan…estan los TV!! a los educadores cubanos,se deben de “incentivar” y los “escalofones” para entrar en los Pedagogicos ..”subirlos”…pero por lo menos Hablamos Cubano!

  • el 15 junio, 2011 a las 6:18 am
    Permalink

    Leo cada día Havana Times, me gustan los artículos y las opiniones de los articulistas, justo por eso voy a permitirme una sugerencia. Por favor revisen antes de publicar el estilo y la corrección gramatical.
    “Habíamos cinco personas” NO es correcto, se dice éramos cinco personas, estábamos cinco personas, o había cinco personas. Esto se debe a que el verbo haber es impersonal y auxiliar. Para conjugarlo y utilizar habíamos necesitamos que vaya seguido de otro verbo en participio: Habíamos estudiado, etc.
    Sé que es un error muy difundido, pero por muy difundifo que esté es siempre un error y los comunicadores, escritores, periodistas,opinionistas, etc tienen el deber de cuidar el buen uso de nuestra lengua.
    Como dije en otra ocasión a otro escritor de H.T. me gusta leerlos, pero junto a las buenas ideas, debe ir el buen escribir.

  • el 14 junio, 2011 a las 9:24 pm
    Permalink

    “Para que aquí las cosas cambien, tendrían que desaparecer todos los cubanos y nacer otros nuevos.”

    Y es así, y puedes extenderlo a toda América Latina, es lo mismo, es necesaria la erradicación de las pésimas actitudes, de la falta de conciencia, del primero yo luego yo y al final yo… esa transformación cultural siempre viene producto de un cataclisma, de una verdadera crisis, una pandemia, una invasión, una guerra. ¿Será que hace falta tanto?

  • el 14 junio, 2011 a las 4:29 am
    Permalink

    Pero me “acorde” de un amigo Aleman,hablabamos del “bloqueo!, el argumentaba,una posible “invasion” de USA hacia Cuba solo le dije ” no creo Cuba solo “exporta cubanos”…solo me dijo ..si no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *