El hábito de lectura de los habaneros

Regina Cano

Feria del Libro 2014.  Foto: Juan Suárez
Feria del Libro 2014. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Uno de los eventos culturales más importantes que tienen presente los habaneros en la memoria, es la bien difundida Feria Anual del Libro de la Habana, que acontece en su sede principal del “Complejo Histórico Morro-Cabaña”.

Y desde que su anuncio sale en los medios, los capitalinos planifican un espacio de tiempo para asistir a ella, como quien va de fiesta.

Cada año me pregunto ¿en cuánto es una ilusión la afirmación reiterada que la gran afluencia de personas lo determina un desmedido interés de una población amante de leer y loca por comprar libros? ya que se interpreta como igual el número de concurrentes por lectores y por consiguiente que el hábito de lectura va en aumento.

Cierto es que la gente compra libros, pero también es real que las Ferias del Libro actuales contienen una diversidad de servicios que las hace mucho más atractivas que antaño, convirtiéndose en una de esas importantes salidas en familia que agrada a todos, pues se han multiplicado las diversiones infantiles y las ofertas gastronómicas en ambas monedas: dulces, comidas, bebidas refrescantes y alcohólicas; sumándole comprar un libro que otro, además de los conciertos en la tarde-noche y algunas prestaciones más.

Entonces, los detalles varían. En la Feria hay puestos más populares que otros, con libros de fácil lectura como: los bolsilibros, minilibros, novelas rosas y las publicaciones para la satisfacción de los nenes, quienes espolean a las madres: “Otro más, chica, anda!” ante los libros de cuentos, juegos, cantos, poesía, de historietas y para colorear -estos dos últimos preferidos, sobre todo si están bien encuadernados y muy ilustrados.

Así mismo, la mayoría de las mujeres además de las novelas del “corazón”, buscan textos de habilidades manuales que puedan darles herramientas a las actuales o futuras cuentapropistas: costura, tejido, peluquería, cocina -pues la superación para este tipo de empleo no siempre está a la mano-; así como libros de autoayuda y similares.

Algunas y algunos llevan reservas de libros para “Rifa” (sorteo) o regalos del próximo cumpleaños de su hija(o). Y hay quienes los compran para revender en sus negocios  -inversión necesaria de las nuevas relaciones de trabajo.

Muchos hombres, por el contrario, -casi siempre los acompañantes en estos grupos familiares- no compran para sí y más bien son los proveedores de los “pesos” que permiten todo el consumo.

En general, es usual la compra para leer y después regalar o por el beneficio aplicado, o para el entretenimiento, estos últimos los que más fácilmente terminan acompañando a la basura.

El hábito de leer  -más de 20 años atrás- fue algo ganado por los pobladores citadinos y me aventuro a suponer que para el resto de la isla también esta práctica ha ido perdiendo validez, aunque sin embargo se defienda el espejismo de su salud.

Hoy vivimos en una Cuba poco digitalizada, donde la literatura impresa podría aún sostener una jerarquía en comparación con las amplias bibliotecas digitales que le dan la vuelta a la ciudad.

Madres y padres, desestiman lo importante de narrarles o leerles a sus hijos cuentos infantiles o historias de la tradición oral o relatos de la familia, modo más natural de obtener su interés. A esto se suma lo poco efectivo que han sido las escuelas de enseñanza básica en forjar una inclinación hacia la lectura -un complemento irrecuperable en el futuro-, reservándose todo esfuerzo para conocimientos imprescindibles.

La lectura enriquece culturalmente, agrega conocimiento, mejora la ortografía, la interpretación, la creatividad intelectual y práctica, herramientas que ayudarán en niveles mayores de entendimiento, búsquedas, toma de decisiones y soluciones futuras, siendo las primeras edades el mejor período para lograrlo.

Antiguamente (antes del 59), muchas personas en las ciudades sabían leer y aspirar a tener un modo de vida mejor, incluía tener al menos un pequeño librero en casa, que formaba parte del camino para llegar a tener mejor educación, mejor empleo, mejor economía.

Hoy en día, los libros envejecen en las librerías a la espera de rebajas, aunque no siempre las publicaciones son atrayentes, y muchos son residuos de la Feria. Además, ya no es común encontrar libros o libreros en las hogares familiares, a no ser de profesiones recientemente estudiadas o de estudios actuales.

Entonces, debemos preguntarnos, ¿es real que el hábito de lectura se incrementa cada vez más, cada año? ¿No son estas estadísticas simples agujeros rellenados?

La Feria del Libro del 2014 ha concluido -dando su recorrido habitual por el resto del país- puede que en otros lugares de Cuba tenga otro tipo de acogida, pero la capital se complace con ella, como en cualquier parte del mundo se disfruta de un espacio de variedad y atracciones.

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.


19 thoughts on “El hábito de lectura de los habaneros

  • el 6 abril, 2014 a las 7:46 am
    Permalink

    No todos los “hombres nuevos” son chusma, porque no todo nacido bajo el desastre ha descendido hasta ese punto; y hay en Cuba gente muy buena y muy educada, con valores y muy decente, que ha nacido después del 59. Lo que sí es verdad es que toda la chusma fascistoide, cobarde e indecente de los actos de repudio son “hombres nuevos”, que, como ha dicho un comentarista, no son más que “La peor versión del sinverguenza de siempre”

  • el 2 abril, 2014 a las 9:06 pm
    Permalink

    “el problema es cuando los gustos se politizan y se quiere ser censor de lo que es buena o mala literatura,de lo que es buena o mala musica y de lo que es buena o mala cultura”

    ¿Ves? aquí sí diste en el clavo: es lo que ha pasado en Cuba hasta el absurdo; y como política fría yconscientemente aplicada por el estado. Vigilia mambisa son cuatro gatos que no influyen en nadie; Aquí todo el mundo lee, ve y oye lo que le dé la gana, porque para eso existe la Primera Enmienda. El gobierno cubano privó a su pueblo (Y sigue haciéndolo) de la posibilidad y el derecho a escoger. Y casi que te digo que , en el caso de la literatura es un mal menor comparado con otras cosas que le ha quitado. Y de que el mal llamado “Realismo Socialista” es una literatura planificade en un gabinete, no es criterio solo mío, sino hasta de Armando Hart, por si te sirve de consuelo.

    Decir que Vargas Llosa es un escritor mediocre….. bueno, la única respuesta que se me ocurre es que, el día que seas capaz de escribir algo, aunque sea la mitad de bueno que “La Guerra del fin del Mundo”, quizás puedas darte el lujo de criticar a un escritor que ya es, dentro y fuera de Cuba, con castro y sin castro, uno de los pilares de la narrativa hispana a nivel mundial, pues su legado rebasa ampliamente las fronteras de América. Lo mismo se puede decir de García Márquez, aunque su postura personal sea realmente bochornosa. Menos mal que existió un Borges para equilibrar la balanza

    Y, para ser cubano “de los buenos” no tiene que gustarte ningún artista,¿ Eso es lo que te ha enseñado tu gobierno? Lo que hay es que querer realmente a lo que la palabra “Cuba” representa, identificarse con ello, y, sobre todo, no confundir “patria” con “gobierno”, ni, menos aún, poner a un gobierno por encima de la patria. Lo de “las dos listas” es otro estereotipo ridículo. Aquí en Miami puedes comprar casi toda o toda la discografía de esos artistas en la tienda “Museo del Disco”, en la 70 y la 13 del SW, que tiene la colección de música cubana pasada y presente, que no hay actualmente en ninguna tienda de Cuba. Y Vigilia Mambisa no la ha quemado, ni ha protestado nunca frente a esta tienda.

    Y por lo de “Dune”: El hecho de que tú tengas todo el derecho del mundo a tener una opinión y expresarla, no implica, necesariamente que tu opinión sea acertada, ni que haya que aceptarla porque sea la tuya. Lo que hay que aceptar es tu derecho a tenerla y a decirla cuantas veces quieras.. Una cosa es tu derecho a expresarla; y otra, que lo que expreses se corresponda con la verdad.

  • el 2 abril, 2014 a las 4:58 pm
    Permalink

    ….jamas critique a su hijo…es su hijo quien presume aqui la cantidad de libros que tiene???…es su hijo quien presume su viaje a praga y el libro que compro???…es su hijo quien me critica por dar mi opinion personal sobre “dunas”???….sobre los gustos en literatura,musica,cine,arte y etc,etc no hay nada escrito…hay variedad para todos los gustos …y cada cual decide y esgoge lo que le gusta…uno de mis libros preferidos es “un hombre de verdad” de boris polevoi una obra maestra de esa “pseudo literatura” socialista que aseguras tu con tanta seguridad ya nadie lee….el problema es cuando los gustos se politizan y se quiere ser censor de lo que es buena o mala literatura,de lo que es buena o mala musica y de lo que es buena o mala cultura…que lo hagan en cuba es normal porque aquello es una “dictadura” pero es lo mismo que hacen tu,vigilia mambisa y muchos otros “librepensadores” …todos los escritores disidentes o que viven fuera de cuba o que critican al regimen cubano se convierten en “imprescindibles” aunque sean como zoe valdes…vargas llosa es,para mi gusto, un escritor mediocre ,pero como es un critico del castrismo es un “genio imprescindible” al que todo cubano tiene que adorar…como tambien te digo que garcia marquez no es ,para mi gusto,la maravilla que se nos quiere hacer creer a pesar de ser un procastrista…en otras ramas pasa igual…para ser cubano “de los buenos” te tiene que gustar celia cruz,gloria estefan,willy chirino y los chistes de alvarez guedes…si te gustan los van van ,silvio rodriguez y elpidio valdes pues eres un “hombre nuevo” o su sinonimo..”chusma”…si te gustan las dos listas no puedes decirlo en todos lados para que no te critiquen…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *