El entorno de choferes de ómnibus urbanos

Regina Cano

HAVANA TIMES — Mucho se ha hablado del transporte urbano en la Capital y del comportamiento de sus choferes, pero no ha sido notable la referencia al complemento que ellos cargan a su trabajo.

Los choferes de ómnibus cubanos mantienen en su puesto laboral la llamada “apropiación del espacio”, lo cual es normal y logra una confortabilidad para ellos, y que además muestra así el mundo que los define:

Supersticiones, religiones, sus fetiches y gustos, y porque no!, puede a veces interpretarse como sus esperanzas, aspiraciones, tal vez advertencias de quién soy y hasta donde llego.

Caracterizando así el ómnibus desde lo personal hasta el imaginario de todos, y el gusto común, del cual quedamos excluidos -según decimos e intentamos- unos cuantos que no coincidimos en algo, aquí o allá con la mayoría.

Puedes encontrarte: banderolas llenas de borlas y flecos; recuerdo de sus seres queridos: zapaticos y muñecos de sus hijos, lazos y pellizcos para el pelo; adornos navideños; imágenes de santos que los protegerán en el viaje; flores, dados, pegatinas y hasta adornos infantiles asumidos como ambientación: Rayo McQueen, Spiderman, Winnie pooh, el Pato Donald, Mickey Mouse y otros.

Esta apropiación del puesto laboral se hace machucante para algunos  viajantes en la presencia de la música, con la cual se extralimitan la mayoría de los choferes:

1-porque el nivel de decibeles puede ser muy alto

2-y si además es reggaetón, es pa´ volverse loco

3-y si también agregamos el calor que hace dentro de un autobús -que siempre supera al del exterior- y que siempre están repletos de gentes y folclor, es torturante.

Pero para ser justa, debo agregar que muchos de los pasajeros disfrutan de la música, porque viajan diferentes generaciones a la vez y lo mismo el chofer ponga música de la década de los 60´s, que escuche boleros, salsa o reggaetón, uno siempre descubre a alguien tamborileando con los dedos o moviendo los hombros y hasta quien está a punto de bailar entre la multitud.

-Además de que algunos llevan su propia música con los mp3, Ipod y celulares, ofreciéndola como buenos compañeros-

Pues gentes! A su manera los choferes de ómnibus tratan de hacerse más llevadera su tarea de transportarnos a diario cargando con parte de lo que son a su puesto de trabajo y compartiéndolo indiscriminadamente con nosotros, que por suerte a veces hacemos cortos tramos con ellos, pero otras, soportamos o disfrutamos de su entorno por 45 o 50 minutos de viaje y hasta  por más tiempo.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.


One thought on “El entorno de choferes de ómnibus urbanos

  • el 20 noviembre, 2012 a las 9:04 am
    Permalink

    ..en los choferes estatales cubanos es donde unico encuentro el llevado y traido “sentido de pertenencia”…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *