El bárbaro y el penco en Cuba

Regina Cano

HAVANA TIMES, 12 ene — Hace un tiempo atrás en Alamar murió el último integrante varón de una de las familias más famosas por aquí, que yo conozca desde el fin de los años ’70.

Comentaban en una esquina de mi barrio un par de mujeres: “Se echaron* al último M…” y a la pregunta de la otra, la primera le respondió: “El día anterior se le acercó a un muchacho y le agitó* el reloj, quien no hizo nada.

Al otro día el muchacho lo veló en el “Hanoi” (expendedero de bebidas), donde siempre estaba. Se apareció con una pistola. Unos plomazos* y allí lo dejó. Muertecito.”

Los relatos sobre las diferencias entre guapos y cobardes son recurrentes en Cuba. En otros tiempos más encarnizadas que en la actualidad. Ahora en los barrios periféricos son más evidentes que en el centro de la ciudad.

Aquí se dice que un valiente lo es, hasta que el cobarde quiera.

El Guapo, el Mokongo, el Bárbaro, el Mete Pie, un Vikingo, son de las formas en que se les llama a los “valientes.” El Pendejo, el Penco, el Amarillao, el Flojito, el Rata, un Mujercita, se acostumbra llamar a los “cobardes.”

Lo cierto es que cuando los M…, -entonces muchachos-, llegaron a Alamar, -donde en aquella época la vida social de los adolescentes se dividía entre guapos y pepillos-, no se pudo dejar de mencionar su apellido como referencia a los guapos.

El Centro Comercial de la Zona 6 (Alamar está dividida en “zonas,” grupos de edificios) se convirtió en lugar de operaciones, cuartel y plaza para peleas, -broncas de individuos o grupos- y problemas constantes, donde rompían los cristales de los comercios y la gente evitaba pasar en cuanto oscurecía.

Dicen que rodaron por las cárceles, así como las hembras de la familia, envueltas en el mismo ambiente. Y también, que pasaron años acumulando hechos violentos y resentimientos, y fueron muriendo poco a poco hasta este último, sin cambiar su “Modus Viventi.”

Siempre se halla la frontera que te aleja o acerca a este tipo de individuos o comportamiento, es más, puede que en tu vida nunca te enteres que hechos como estos ocurren o personas como estas existen. Escoger traspasarla es tu opción.

Como dicen aquí un valiente lo es, hasta que el cobarde quiera, -una desgracia para ambos casos.

Yo no volví a saber de los M… hasta que llegué hace unos años a esta parte de Alamar.
—–

Notas:
*Echaron: En este caso significa “mataron.”
*Agitar: Quitárselo con amenaza.
*Plomazos: Balazos.

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.

Regina Cano has 206 posts and counting. See all posts by Regina Cano

One thought on “El bárbaro y el penco en Cuba

  • Tremenda violencia Regina, eso me recuerda a los pistoleros de la universidad que después se convirtierno en rebeldes, generales y presidentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *