Aguas limpias en la Bahía de La Habana?

Regina Cano

Entrada a la Bahía de La Habana.

Hace unos días hice un descubrimiento inusitado. He visto 5 pelícanos cazando y sobrevolando la Bahía de La Habana.

Esto es un hecho sorprendente, muy por el contrario de lo que algunos puedan creer, pues ver gaviotas ya era algo extraño.

La Bahía de La Habana, lugar hasta donde se extiende el malecón habanero, no ya aquel lado abierto al mar accesible por el vedado, siempre ofreció a los paseantes el olor del petróleo, al que podía seguírsele el rastro por los muros y las aceras.

Se veía allí la flota marítima de mayor tamaño del país, reflejo del comercio alimentado en las cooperaciones, alguna inversión y pocas fabricaciones.

En estos momentos ya no se ve la flota y sí unas pequeñas embarcaciones, además de los cruceros, donde también se nota que ha disminuido la contaminación por el petróleo y otras grasas que formaban –según los pescadores del muro- una capa de muchos centímetros, que algunos consideran fue de un metro o más.

Pescar en esta área era arriesgar, y los accidentes de caídas desde el muro o natación intencionada, aseguraban -además del posible ahogo- la ruina de las ropas, a causa del embadurnamiento que el petróleo deja en lo que toca.

Hace unos años conocí que se pretendía limpiar la Bahía y que en su fondo reposaba “valioso metal.” El drenaje de residuos sólidos y líquidos en ella, de origen doméstico e industrial, se remonta a la época colonial.

En algún momento de la historia habanera era habitual que vertieran sus residuos directa o indirectamente -por los tres ríos que llegan allí-: los buques atracados en ella, la refinería, los habitantes de sus orillas, mataderos de animales y dicen que hasta algún que otro esclavo muerto era lanzado a sus aguas por cuestiones de coste.

Según me cuentan, se han desarrollado investigaciones desde el siglo XIX para su saneamiento, pero a partir de los 80´s (del siglo pasado) ha ido en aumento la intención de eliminar o disminuir todo aquello que la contamina: hidrocarburos, materia fecal, otras grasas y basura urbana.

A pesar de esto su contaminación sigue teniendo un alto índice y la calidad del agua puede seguir causando severos daños al ecosistema acuático de la Bahía, con riesgos para la población aledaña, afectaciones al turismo y a la economía, pues aún se mantienen vertederos diarios que la infestan.

Que haya pelícanos arriesgándose por la Bahía de La Habana, muestra claramente que el animal puede ya divisar los peces desde las alturas, y que la limpieza de esta y sin lugar a dudas su recuperación podría no estar arruinada para siempre, pues los habaneros perderíamos uno de los paisajes marinos más hermosos de la ciudad.

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.

Regina Cano has 206 posts and counting. See all posts by Regina Cano

2 thoughts on “Aguas limpias en la Bahía de La Habana?

  • qué buena noticia!

  • Pues sí, hace ya bastante rato que las poblaciones de pelícanos han regresado a la bahía de La Habana. Los índices de oxígeno disuelto en agua han aumentado considerablemente, y plantas y peces vuelven a habitar las aguas. Justamente el pelícano ha sido tomado por las ONGs y entidades estatales como bandera de la bahía para sus actividades de promoción y educación ambiental.
    El proyecto para el recate de la bahía es millonario.
    Tengo entendido que el objetivo final será trasladar las funciones portuarias hacia el Mariel (hace poco vimos el reportaje de Raúl y el expresidente brasileño por allá). Ojalá que la nueva perspectiva ambientalista nos permita no hacer lo mismo a esa bahía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *