Un tren jodidamente asqueroso

Por Pedro Pablo Morejón

HAVANA TIMES – Como escribí hace un año, el medio de transporte fundamental de muchas personas que trabajan en Pinar del Río es un tren sucio e incómodo. Coloquialmente llamado “tren lechero”, realiza un recorrido desde la capital provincial hasta Los Palacios, municipio más oriental del territorio. Otro artefacto similar lo hace hasta Guane, en el extremo occidental. 

Sale a las 5:43 pm, según el horario oficial, pero muchas veces, por distintas causas, suele retrasarse. Otras, lo cancelan, por una u otra razón.

La mayoría de las veces lo abordo al salir del trabajo. Es que me resulta desagradable verme “cogiendo botella” en la autopista, esperando por alguien que no quedó en recogerme. Aunque para ser sincero, ya no sé cuál opción es mejor. 

Al subir en esa mole de hierro hay que lidiar con la suciedad, el hacinamiento, la demora, los malos olores. También con el humo negro que desprende la vieja locomotora y el hollín resultante de la combustión que se impregna en la ropa.

Lo peor es durante el verano. La gente se transporta hacia las playas y cuando regresa, muchos traen consigo la arena, y descalzos apoyan los pies sucios sobre los ya maltrechos asientos. Otros vienen medio desnudos, y ebrios de alcohol barato vociferan lo más potente posible. Tratan para superar con gritos al reggaetón repartero que es la música del momento entre la generalidad de los jóvenes cubanos de ahora.

Estoy lejos de ser un moralista, pero creo que deberíamos vivir con unos estándares mínimos de decencia y respeto por el espacio ajeno. Lamentablemente, hemos llegado a una sociedad sin educación ni dignidad y eso se manifiesta en cada sitio público. El susodicho tren no podía ser la excepción.

¿El tren o botella?

Estoy valorando prescindir de sus servicios. Al calcular la relación costo-beneficio la balanza parece inclinarse hacia lo peor. Es realmente un castigo.

Ni hablar del regreso de dicho medio, porque al siguiente día, desde antes del amanecer, emprende el regreso a la ciudad de Pinar.

Hace tiempo renuncié a abordarlo de madrugada rumbo a mi trabajo. Es una angustia trasladarse a paso de tortuga rodeado de una multitud que te apretuja, en medio de un calor infernal y con la tenue luz de una bombilla por cada vagón. Cuando llegas no tienes deseo de comenzar el día.

Además, no me gusta madrugar, y eso a pesar de que estuve becado desde los 12 años hasta el preuniversitario y después sufrí el Servicio Militar Obligatorio. Es decir, acumulé miles de días casi consecutivos levantándome antes del amanecer.

Tal vez sea mejor transportarse por la carretera, disfrutar del aire puro. O, como un maestro zen, adoptar esa actitud de paz interior que me tranquilice mientras espere por la caridad de un buen prójimo. 

Lea más escritos de Pedro Pablo Morejón

Pedro Morejón

Soy un hombre que lucha por sus metas, que asume las consecuencias de sus actos, que no se detiene ante los obstáculos. Podría decir que la adversidad siempre ha sido una compañera inseparable, nunca he tenido nada fácil, pero en algún sentido ha beneficiado mi carácter.Valoro aquello que está en desuso, como la honestidad, la justicia, el honor. Durante mucho tiempo estuve atado a ideas y falsos paradigmas que me sofocaban, pero poco a poco logré liberarme y crecer por mí mismo. Hoy soy el que dicta mi moral, y defiendo mi libertad contra viento y marea. Y esa libertad también la construyo escribiendo, porque ser escritor me define.

Pedro Morejón has 61 posts and counting. See all posts by Pedro Morejón

2 thoughts on “Un tren jodidamente asqueroso

  • mientras los que tengan que resolver ese problema, sus esposas, queridas, hermanos, primos, sobrinos, nietos, hijos, cuñados, concuños, suegros, amigos, amigos de los amigos, tengan resuelto ese problema, como lo tienen, olvídate…

  • Hola Pedro, los trenes “lecheros” están abandonados y a la empresa de ferrocarriles no le interesa arreglarlos, podria ser una alternativa agradable si estuvieran limpios y cómodos. Buscate una bicicleta o pide botella, vas a hacer un viaje más limpio y agradable. Buena suerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *