Un amigo inolvidable

Por Pedro P Morejón

Consolación del Sur, Pinar del Rio, Cuba. Foto: Robin Thom

HAVANA TIMES – Todavía lo recuerdo. Tal parece que lo estoy mirando, bajito, delgado, pero con una energía y un carácter increíbles.

Al mediodía iba en su bicicleta, cargado con una jaba llena de pozuelos. Llevaba el almuerzo y la comida a su anciana madre y a una hermana que padecía depresión o algún trastorno psiquiátrico. Y así continuó esa rutina día tras día.

Todavía me acuerdo de Eduardo Diez, conocido por Eddy. Unos de los mejores amigos que tuve, pero nunca lo pude monopolizar. Tenía decenas de amigos más y cientos de personas que lo querían. No solo fue un buen amigo. Era, además, un buen esposo, un excelente padre y un gran hijo y hermano. Y también un hombre cabal. Era de esos que a pesar de su bondad “no tienen pelo en la lengua” y “le cantan las cuarenta” a cualquiera que se lo merezca, porque no tenía miedo.

Eddy fue un hombre de estudios. Un entomólogo de excelencia. Podía hablar durante horas de todo tipo de insectos y sus características con una fluidez enciclopédica. En realidad, podía hablar durante horas de cualquier tema, porque era un gran conversador y con él se escapaba el tiempo sin darme cuenta. Pero a él no se le escapaba, pues siempre estaba haciendo algo.

Era su casa, la única que visitaba en el barrio, de una familia maravillosa, gente buena.

Tenía una gran capacidad de trabajo. Era algo parecido a un hiperkinético. Lo podías ver trabajando, pescando, cocinando, siempre en alguna actividad provechosa.

Trabajó durante mucho tiempo dirigiendo la campaña contra el Aedes aegypti en Consolación del Sur. Muy sacrificado por la salud de su pueblo, llegó incluso a Santiago de Cuba, en el oriente del país, por los años 90, al frente de la campaña, en una época en que el dengue estaba haciendo estragos entre la población santiaguera.

Gozaba de preparación, prestigio y responsabilidad, por esa razón lo escogían para las tareas más exigentes, pero cuando la entonces Sección de Intereses en La Habana, de Los Estados Unidos de América, lo aprobó junto a los suyos, por el programa de reunificación familiar, de nada valió su ejecutoria laboral.

Evidentemente, como jamás se sumó a la comparsa ni participó de la política oficial, quizás por ello, sumado a su voluntad de emigrar, lo convirtieron en una especie de marginado, máxime cuando jamás ocultó lo que pensaba. En ese momento involucionó, de ser un trabajador y dirigente ejemplar y cualificado, a un sujeto no confiable, sin prestigio en su centro laboral.

Decidió marcharse y esperar la salida. Quería vivir un futuro mejor, no tanto para él, sino para sus hijas.

Lamentablemente, el sueño de una vida mejor, aunque fuera lejos del terruño de sus recuerdos, solo quedó en eso, un sueño. Una enfermedad agresiva puso fin a su existencia terrenal un 4 de octubre del 2006.

Se marchó relativamente joven, contaba con poco más de 50 años. Espero que donde quiera que se encuentre lo consuele el saber que su familia pudo emigrar, y que sus hijas se desarrollan en un país de oportunidades.

Años después he podido contactar a su esposa, y así es como lo recuerda:

-Fue mi gran amor, aún nadie lo ha suplantado, su lugar continúa vacío. Su recuerdo dejó las huellas de su amor a la familia y a todo el que lo conoció. Su vida fue ejemplo.
Y todos lo que le conocimos, queremos recordarlo como un amigo inolvidable, un hombre de sólidos principios y buenos sentimientos.

Pedro Morejón

Soy un hombre que lucha por sus metas, que asume las consecuencias de sus actos, que no se detiene ante los obstáculos. Podría decir que la adversidad siempre ha sido una compañera inseparable, nunca he tenido nada fácil, pero en algún sentido ha beneficiado mi carácter. Valoro aquello que está en desuso, como la honestidad, la justicia, el honor. Durante mucho tiempo estuve atado a ideas y falsos paradigmas que me sofocaban, pero poco a poco logré liberarme y crecer por mí mismo. Hoy soy el que dicta mi moral, y defiendo mi libertad contra viento y marea. Y esa libertad también la construyo escribiendo, porque ser escritor me define.



3 comentarios sobre “Un amigo inolvidable

  • A los amigos verdaderos siempre se les tiene presentes, existe un circulo de conexion espiritual con ellos. A las personas que dicen la verdad y actuan de igual forma se les margina. Eso sucede desde Cristo. Gracias por tus cronicas.

    Respuesta
  • Es triste escuchar esta historia, existen mucha a lo largo del país, y seguiremos escuchándola mientras no tengan respeto por el criterio personal, el pueblo que piensa, trabaja y se da cuenta que no tenemos futuro será marginado, trataran de humillarlo, lástima que son nuestros iguales quien lo haga

    Respuesta
  • Gracias Pedro por tu fidelidad a tu amigo .
    Han pasado 13 años y permanece su recuerdo vivo en amigos verdaderos y su familia que siempre estará en nuestros ❤️.
    Su vida fue un ejemplo de sacrificio y amor , en todas las esferas de la vida , fue querido y admirado por todos. Sus ideales siempre fijos en la realidad que vivía , defendía vivir en un país de libertad. Gracias por ser su amigo. Teresita Plasencia.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Un hombre y su perro, La Habana. Por Charlie Lockwood (Reino Unido). Cámera: Canon:6D Mark II

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com