Reírnos de nuestras desgracias, algo que hacemos mucho los cubanos

Pedro P. Morejón

En las colas se habla de todo.

HAVANA TIMES – Cada tarde, al terminar el trabajo, me dirijo a la estación de ferrocarriles. Allí abordo, junto a cientos de transeúntes, un tren sucio, incómodo, lento, y por si fuera poco, rara vez sale en el horario oficial, porque cuando no está en revisión, están esperando al maquinista, o la locomotora presenta algún problema, etc.

Siempre existe un motivo, el cual casi nunca te informan. Por otra parte, imagino los esfuerzos que tienen que hacer los mecánicos para mantener y echar a andar esos trastes.

Lo común es esperar hasta una hora después para salir. Una vez dentro, solo tengo que viajar 14 km y aun así me parece una eternidad. No puedo imaginar si tuviera que permanecer durante las dos horas que dura el recorrido hasta el municipio de Los Palacios, su destino final, pero no hay muchas alternativas.

La otra que queda para los “de a pie”, que somos la mayoría, es peor: ir para la autopista a coger “botella”, como se dice en Cuba al hecho de pedir de favor que te transporten, o sea, eso de esperar por alguien que no quedó en recogerte.

Para empeorar la situación, el salón de espera lleva casi dos años en reparación, y la gente tiene que aglomerarse en un área pequeña, casi todos de pie. Durante ese tiempo los usuarios matan la espera hablando de todo.

En un día de esta semana me encuentro con más de lo mismo, como es de imaginarse. Unos jóvenes discuten de futbol. Entre ellos se hace recurrente las disputas sobre quién es mejor, si Cristiano Ronaldo o Lionel Messi, o entre los fanáticos del Real Madrid y los del Barcelona. Francamente me aburren.

Un grupo de señores hablan de la situación del país. La conversación llega a un tema que me llama la atención: El Caracol Gigante Africano.

Uno de ellos, quien al parecer está bien informado, explica que esa especie llegó al país hace pocos años, que se reproduce en abundancia, pues puede poner más de mil huevos al año, y ataca cualquier clase de cultivo, incluso, hace peligrar la salud de animales y seres humanos; que las autoridades están implementando las medidas necesarias para detenerlo y erradicarlo.

La mayoría del grupo está más entretenida que preocupada a causa del asunto. El señor bien informado les confirma los peligros.

-Esos animales son un plaga. Si llegan a un campo de tabaco, de maíz, de yuca, o de lo que sea, en una sola noche arrasa con todo y no dejan nada.

-¡Alabaosimisanto! Si un bicho de esos llega a mi vega no quiero ni pensarlo- exclama un campesino visiblemente preocupado.

El señor bien informado ratifica que no hay planta que se le resista, que lo devora todo.

-Me la juego que al marabú ni lo toca, porque con ese no puede nadie- dice otro, tirando el asunto a relajo.

-Hemos resistido por años una plaga mayor, así que ese caracolito va a ser una bicoca -agrega un tipo con más tatuajes en el cuerpo que una estrella del rock.

En eso anuncian que hubo un descarrilamiento no se sabe dónde y el tren ya no va a salir. La gente comienza a retirarse sumisamente, pero no en silencio. Unos vocean un chiste, otros continúan hablando como si nada. Lo curioso es que no veo a casi nadie con el rostro triste.

Y no sé por qué, en ese instante me entra un acceso de risa, una risa irónica.

Al rato me pregunto si es que somos masoquistas o acaso nuestra actitud no es más que un mecanismo psicológico de autodefensa. Lo cierto es, que ante tanta frustración acumulada, hemos aprendido a reírnos de nuestras desgracias.

Pedro Morejón

Soy un hombre que lucha por sus metas, que asume las consecuencias de sus actos, que no se detiene ante los obstáculos. Podría decir que la adversidad siempre ha sido una compañera inseparable, nunca he tenido nada fácil, pero en algún sentido ha beneficiado mi carácter. Valoro aquello que está en desuso, como la honestidad, la justicia, el honor. Durante mucho tiempo estuve atado a ideas y falsos paradigmas que me sofocaban, pero poco a poco logré liberarme y crecer por mí mismo. Hoy soy el que dicta mi moral, y defiendo mi libertad contra viento y marea. Y esa libertad también la construyo escribiendo, porque ser escritor me define.



10 comentarios sobre “Reírnos de nuestras desgracias, algo que hacemos mucho los cubanos

  • Son tantas las desgracias de los cubanos en la isla -el 89% provocadas por un sistema político tan ineficaz y abusivo- que hace bastante rato, no me hacen ninguna gracia. Reirse de ellas; todavía a estas alturas; a la vez de una acto de cobardía, es un simbolo de masoquismo al cuadrado. Por eso nadie los respetan y los pisotean y ningunean; una y otra vez. El Lapón Libre.

    Respuesta
  • Eso de reirnos de las desgracias nos viene por idiosincrasia. Es así desde la época de La República, que también tenía sus desmanes. Además, la historia ha demostrado lo que ocurre con los pueblos que viven bajo el totalitarismo. Por otra parte, no me parece justo que usted denigre de ese modo al pueblo cubano o en específico a mí, sobre todo si se encuentra del otro lado de la cerca. Así es muy fácil ser valiente.
    No le parece?

    Respuesta
  • Yo me fui… y tú te quedas… Tú te fuiste… y yo me quedé…

    Digámosle de una manera operativa el Síndrome de Yo Me Quedo.

    Quedarse en contra de la dictadura es heroico, si no suicida. Trágico es quedarse al margen. Pero quedarse con la dictadura exige una deliberada supresión de la conciencia. Nada más irritante para una conciencia deliberadamente suprimida que exponerla ante sus consecuencias.

    A mí no me dan ganas de reír de nuestros males. Han sido estos 60 años que las risas han causado las arrugas más difíciles de eliminar de nuestros rostros ajados. ¡Echemos un vistazo!

    Esta supresión de la conciencia afecta a todos aquellos que no se rebelan abiertamente. Sea el cederista capaz de delatar a sus vecinos o el “apolítico” que observa impávido la paliza a las Damas de Blanco, en que ese comportamiento social, esa exterioridad espontánea o fingida, bajo coacción o por consenso, es el combustible que mantiene viva a la dictadura.

    Para escritores y artistas, los términos de este sórdido contrato social se hacen más evidentes. Al creador rebelde: persecución, ostracismo, cárcel, exilio. Su renuencia a suprimir su conciencia es un escándalo que exige un permanente tratamiento policial. Y la “Inseguridad del Estado” hace su marca, como el verdugo que atiza el látigo sobre la piel de du víctima.

    Al creador oficialista, ya sabemos. Se le promueve adentro y afuera. Se le convoca para apoyar fusilamientos (el caso de Amaury Perez Vidal que hoy tiene su propio programa y nadie se atreve a llamarle asesino, entre otros más) y condenar el embargo. Se le da una jabita para paliar la escasez. Como Pablo Milanés entonces y Silvio Rodríguez todavía, es el fiel propagandista de la conciencia suprimida.

    Aquel que se va, aquellos que de verdad nos fuimos, rompimos ese contrato. No es que un inverso principio de localidad nos otorgue una autoridad moral. Simplemente nos permite llamar a las cosas por su nombre. Sin violentar nuestra conciencia. Sí, tiene que ser muy irritante. ¿No le parece?

    Respuesta
  • Gracias Martín por tus palabras muy parecidas a las que hubiese expresado. Por otra parte ¿Yo denigrando al pueblo cubano? Si yo soy parte del mismo. Eso lo llevan haciendo por 60 años, esos cerdos guajiros que cada día covierten más en basura; a eso que una vez fue una nación próspera y libre. Sin embargo, usted -señor aludido- se ríe de esa y otras desgracias. ¿Idiosincracia del cubano? No me haga carcajearme. ¿Si es así , entonces; para que dicen que hicieron una Revolución esos que hoy coartan el humor del pueblo? Reirse de las ineptitudes de esos bufones con poder que tanto mal ocasionan en ese maldecido país; mantengo que es un acto de cobardía, además; si relee mi texto arriba; comprobará que no he mencionado su nombre por ningún lado, pero si se siente señalado… por algo será. Por suerte, estoy del otro lado de la ¿cerca?, ¡perdón! debería decir reja; y ni en la celda -véase esa isla donde nací y viví-, ni fuera de ella, me dejé; ni me voy a dejar de poner una mordaza con la imagen de una falsa risa. Solo para no incomodar a los payasos dueños del circo. O, quizás; por aquello de que “el que rie último, rie mejor.” El Lapón Libre.

    Respuesta
  • Yo no veo ningún chiste cuando muere alguien en un derrumbe o un accidente en una carretera destruida, o una cola de tres horas para comprar pollo o alguien que se quedó con polineuritis en el periodo especial. Más bien reírse es una manera de auto protección del cuerpo ante la incapacidad creada de reaccionar a los problemas.

    Respuesta
    • exactamente, por fin alguien llegó al punto exacto. ni masoquismo ni complicidad, es un mecanismo de supervivencia, el cuerpo y la mente reaccionan así.

      Respuesta
  • Nunca han escuchado la frese, casi un dicho popular, mejor reirme para no llorar. es eso lo que pasa. aunque confieso, aun comprendiendo el fenómeno sicológico de reirse de las propias desgracias, por ser proactivo y no llorar sobre la leche derramada, mi actitud hace tiempo que ha evolucionado a no reirme ni tampoco lamentarme, entender el fenómeno sin sufrir y buscar soluciones. es lo más saludable y cuerdo que puedo hacer. porque aquí nada funciona.

    Respuesta
  • “no me hacen ninguna gracia. Reirse de ellas; todavía a estas alturas; a la vez de una acto de cobardía, es un simbolo de masoquismo al cuadrado. Por eso nadie los respetan y los pisotean y ningunean; una y otra vez. El Lapón Libre.”

    Esas fueron sus palabras Lapón Libre. Cualquier interpretación racional lleva a la conclusión de que usted denigra a los cubanos de intramuros y al autor. Para eso no tiene que mencionar mi nombre. Yo no pretendo juzgarlo pero es cierto que es muy fácil ser valiente desde la gradas.
    Respecto a lo que dice Martin, no padezco de ningún síndrome por estar aquí ni censuro al que abandona a Cuba, pero a menos que sea un auténtico asilado, a nadie le asiste el derecho moral para dar catedra de valentía y conciencia patriótica desde la otra orilla.
    El artículo solo expone una parte de las vicisitudes del cubano, en ningún momento justifica ni promueve la chanza sobre las imjusticias que se comenten. Lo que pasa es que siempre hay sujetos que en todo pretenden buscarle las cuatro patas al gato.

    Respuesta
  • ¿Qué es ser un “auténtico asilado”? ¿Entrar en la Embajada del Perú en el año 1980 me otorga ese privilegio? ¿O estar en el asilo de ancianos de mi barriada?

    Algo interesante quiero refrescar en su memoria Sr Morejón, para ir conociéndonos mejor.

    A los “gusanos” y “escorias” nos expropiaron todas nuestras propiedades. Desde siempre los que nos hemos marchado hemos perdido todo lo que dejábamos en Cuba. ¿Dejabas una casa? te la expropiaban, ¿tenías muebles? ¡Expropiados!, ¿adornos? ¡Expropiados! ¿Joyas? expropiadas, ¿un auto? ¡Expropiado! Todo esto que nos despojaban iba a parar a las arcas del gobierno “robolucionario” aún en el poder y se repartía de manera selectiva entre los poderosos dirigentes de la nueva aristocracia “robolucionaria”. Pero además de expropiarnos los bienes materiales también nos expropiaban de nuestra “cubanía”, nuestros derechos en Cuba. Quizás por consistencia tenían que descubanizarnos para poder robarnos “legalmente” nuestras pertenencias.

    ¿Estoy en la categoría de “auténtico asilado” porque el desgobierno me robó todo lo anterior? ¿O es que esa categoría tan selectiva ahora también me la “aplica” otro cubano? Ser asilado en otro “lugar” significa que tengo que guardar en una gaveta mi derecho a emitir opiniones sobre el dolor que me causan, que nos causen y la desgracia a que nos sometieron y siguen sometiendo el “desgobierno” que nos mutila nuestros derechos.

    Esta estrategia de separación de la dictadura castrista ha sido parte integral de la política de “divide y vencerás” aplicada por el desgobierno cubano. Esta condición se hizo tan enraizada en Cuba que hoy en día gente joven, incluso que no apoyan directamente a la dictadura, o aparentan no apoyarla, ante críticas que los cubanos de “afuera” exponemos, nos emplazan con frases tales: “no te metas en eso”; “eso sólo le incumbe a los que estamos aquí”; “esto ya no es tu problema”; “es muy fácil criticar desde fuera”; “si quieres criticar regresa a ver si eres tan guapo y tienes los guevos bien puestos”. Eso para no hablar de los que sí apoyan al régimen que nos dicen incluso directamente gusanos, apátridas, excubanos, cubanos mal nacidos, mafia de Miami, entre otros calificativos. ¡¡Le zumba el mango que tenga que reírme de las sandeces que dicen para complacerlos o por idiosincrasia insular!!

    Para todos estos cubanos de “adentro” que se creen más cubanos que yo y los que vivimos “fuera” dejo aquí una frase de José Julián Martí Pérez: “La patria no es de nadie: y si es de alguien, será, y esto solo en espíritu, de quien la sirva con mayor desprendimiento e inteligencia”.

    Defender el desastre en que la dictadura de los Castro ha sumido Cuba por más de seis décadas no es servirla con desprendimiento. Criticar a los que decimos lo que sentimos de esa tierra con la verdad en la mano, duela o no, aunque se diga desde afuera, no es servirla con desprendimiento. Criticar lo que ocurre en la isla venga de quien venga y se sienta cubano con derechos es servirla con inteligencia. Cuba no es de ustedes ni de nosotros, es más, no existimos “ustedes y nosotros”, todos somos cubanos, y llegará el día en que las leyes reconozcan que nuestros derechos no pueden ser limitados por residir en otro país, pensar diferente o no apoyar al gobierno de turno. Todos somos cubanos.

    He terminado.

    Respuesta
  • Estimado Martin, entiendo lo que dice y estoy de acuerdo con usted en sus argumentos, pero mi artículo en ningún momento halaga reirse de las injusticias que se cometen en nuestro país, que nadie quita que sea el suyo. Mi artículo solo expone parte de los problemas que vivimos. Aquí nadie es bufón de los represores, al menos los que tenemos dignidad. No entiendo por qué buscarle la pelusa de la contrapelusa. Mis respetos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Estación Jordan, Ontario, Canadá. Por Joe Edwards (Canada). Camerá: teléfono móvil

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com