Minas de Matahambre, un hermoso pueblo intrincado

Pedro P Morejón

HAVANA TIMES – Minas de Matahambre es un pueblo al norte de Pinar del Río. Debe su nombre a grandes yacimientos de cobre que se descubrieron en la zona a principios del siglo XX. Eso representó una importante fuente de empleo para muchos lugareños. Y de ahí surgió el nombre del asentamiento, que fue desarrollándose cerca de la mina, la cual, en su momento, llegó a ser la más profunda de América, y una de las más productivas del mundo.

Sin embargo, la llegada del período especial (crisis que comenzó a principios de los años ’90) y el lógico colapso de la economía nacional, se unieron a los bajos precios en el mercado internacional, para ponerle fin a su explotación.

A partir del 2015, La Empresa Minera del Caribe Sociedad Anónima comenzó a invertir en la zona, que llega hasta el poblado de Santa Lucía, con la preparación de varias minas, una fábrica para obtener concentrados de plomo y zinc y varias obras de rehabilitación como el embalse Nombre de Dios, una potabilizadora de agua para la comunidad y el rescate del puerto de Santa Lucía, de donde salían barcos cargados de oro, cobre y otros minerales.

Lo cierto es que hace unos pocos días visité esa localidad por vez primera, y por lo que pude apreciar, ninguno de esos proyectos ha significado una mejora palpable en la vida económica y social de lugar.

Para empezar, la carretera que conduce a Minas de Matahambre es un desastre. Un terraplén sería mejor vía. Ya, desde Cabezas comienza a empeorar, y a partir de Pons (otro pueblito que se encuentra en la ruta) se vuelve casi intransitable, al punto de que a pesar de faltar unos 9 kilómetros, el viaje se demora alrededor de una hora.

Llegué poco después de las 9:00 pm. Un viaje de más de 2 horas, agotador y torturante. Me sentía exhausto y con nauseas, pero por suerte, mi anfitriona se encargó de que a partir de entonces me sintiera confortado.

Como dije, era mi primera visita al lugar, y movido por la curiosidad había preguntado sobre las minas a varias personas que viajan con frecuencia. Todos sin excepción me ofrecieron valoraciones negativas. Así que mi nivel de expectativas era bajo respecto a la localidad.

A pesar de que en carne propia lo único que sufrí fue la cuasi ausencia de servicios de transporte, no me pasó inadvertido el desabastecimiento de alimentos en los mercados y las dificultades con el acceso al agua, con un ciclo de abasto tan distanciado que supera los 10 días. Pero estas son realidades que en mayor o menor medida se sufren también en las principales ciudades del país, por lo que no es nada sorprendente para un sitio distante.

Lo positivo fue descubrir un pueblo hermoso, con la mayoría de sus calles en buen estado, un paisaje maravilloso, como corresponde a las zonas montañosas de mi provincia, y su gente, por lo general sana y humilde.

En la despedida retomé el calvario. Abordar, a las 5:00 am, la única guagua que sale en el día. Todos apretujándose como uno solo. “Tres en un zapato”, como diría un anciano amigo mío.  Llegué a Pinar del Río otra vez exhausto y con nauseas, pero con la sensación de saber que valió la pena ir y valdrá la pena regresar.

 

Pedro Morejón

Soy un hombre que lucha por sus metas, que asume las consecuencias de sus actos, que no se detiene ante los obstáculos. Podría decir que la adversidad siempre ha sido una compañera inseparable, nunca he tenido nada fácil, pero en algún sentido ha beneficiado mi carácter. Valoro aquello que está en desuso, como la honestidad, la justicia, el honor. Durante mucho tiempo estuve atado a ideas y falsos paradigmas que me sofocaban, pero poco a poco logré liberarme y crecer por mí mismo. Hoy soy el que dicta mi moral, y defiendo mi libertad contra viento y marea. Y esa libertad también la construyo escribiendo, porque ser escritor me define.



2 comentarios sobre “Minas de Matahambre, un hermoso pueblo intrincado

  • En el 87 y el 88 estuve en las mina, es triste escuchar esa historia, como otras de pueblos en centrales que desaparecieron, lugares que fueron próspero y hoy son fantasmas, con una población envejecida, pero lo más triste es que no se avizora mejorías para estos lugares, no hay nada que estimule a los jóvenes a regresar y formar familia.

    Respuesta
  • Gracias por contarnos de ese pueblo, a mi me encantan los pueblitos de campo y viajar a otras provincias, es muy reconfortante ver otros paisajes y conocer a gente sencilla. Hace rato no salgo de La Habana y ahora con la situación pasaré más tiempo sin salir. Sigue escribiendo tus posts, son agradables y entretenidos. Muchos ciudadanos de La Habana han perdido el encanto y la cordialidad que tiene la gente de provincia, es una realidad.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Atardecer, Cienfuegos, Cuba. Por Jeff Marot (Canadá). Cámera: Huawei P20

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com