Lo que traerá la apertura del turismo

El valle de Viñales, Pinar del Río, Cuba. Foto: Bill Klipp.

Por Pedro Pablo Morejón

HAVANA TIMES – Nos encontramos a pocos días para que el país se abra al turismo internacional. Las instalaciones hoteleras y turísticas desde hace semanas están siendo remodeladas. Lo puedo constatar no solo por la prensa, también con mis propios ojos cada día, cuando paso frente al “Hotel Vuelta Bajo” de la capital pinareña.

Viñales, pueblo otrora próspero de la más occidental de las provincias, se mantiene a la expectativa. Para los arrendadores de viviendas la esperanza renace. Y no solo para ellos, también los taxistas privados, aquí llamados boteros, los guías particulares de turismo, y otros buscavidas. 

Es que en ese polo turístico se movía mucho negocio antes de llegar La Pandemia, aunque hay que reconocer que desde el 2019 el turismo ya estaba de capa caída por esa zona, al igual que en todo el territorio nacional.

El pueblo también se encuentra expectante. Mucha gente quiere la apertura, pero otros, con independencia de la aparente eficacia de las vacunas, temen que la entrada de turistas foráneos ocasione un rebrote de contagios por covid.

Lo cierto es que la apertura va, porque el régimen necesita desesperadamente de la entrada de divisas frescas para oxigenar una economía que, sin ser un experto, bien podría calificarse de desastrosa.

Porque la vida ha demostrado que sí, que hay un límite para la capacidad de un pueblo de aguantar hambre y todo tipo de carencias. Las masivas protestas del 11 de julio fueron la prueba fehaciente y ellos lo saben.

¿Y qué se puede esperar con el arranque del turismo?

Si bien no resolverá los problemas económicos y sociales por lo que el país atraviesa, al menos servirá para mitigarlos y de esta manera, apaciguar un descontento popular que cada día se viene agigantando.

Y con la apertura del turismo se reiniciará la temporada de caza para el jineterismo en Cuba.  Porque un número bien considerable de cubanos solo tiene como proyecto de vida escapar de una tierra donde la palabra futuro se perdió del diccionario.

Para eso cuentan con dos vías fundamentales: La emigración ilegal o casarse con un extranjero que la saque de este infierno.

Recuerdo ahora el caso de una amiga que desde el 2016 conoció en Viñales a un anciano catalán, cuando trabajaba de mesera en una paladar-restaurante. Desde entonces no dejó de recibir alrededor de 200 euros cada mes. Gracias a eso consiguió vivir con un poco de soltura.

Ella temía irse y convivir con un hombre que no deseaba. Pero estaba decidida y se fue. Allá pudo liberarse del pobre hombre. No quería continuar viviendo en “el primer territorio libre de América”, como de un modo tan desfachatado dice el slogan de una radioemisora nacional, aunque en realidad sea el territorio que padece la dictadura más grande del hemisferio.

Y como esa amiga existen muchas y muchos.

Pues bien, posibles aumentos de contagios por Covid, un tímido repunte de la economía y mucha, mucha prostitución es todo lo que podemos esperar cuando se abra el turismo.

Lea más del diario de Pedro Pablo Morejón aquí.

Pedro Morejón

Soy un hombre que lucha por sus metas, que asume las consecuencias de sus actos, que no se detiene ante los obstáculos. Podría decir que la adversidad siempre ha sido una compañera inseparable, nunca he tenido nada fácil, pero en algún sentido ha beneficiado mi carácter. Valoro aquello que está en desuso, como la honestidad, la justicia, el honor. Durante mucho tiempo estuve atado a ideas y falsos paradigmas que me sofocaban, pero poco a poco logré liberarme y crecer por mí mismo. Hoy soy el que dicta mi moral, y defiendo mi libertad contra viento y marea. Y esa libertad también la construyo escribiendo, porque ser escritor me define.


2 thoughts on “Lo que traerá la apertura del turismo

  • el 13 noviembre, 2021 a las 2:45 am
    Permalink

    El turismo en Cuba aporta poco porque es un sistema muy ineficiente, la mayoría de lo que se consume en los hoteles hay que importarlo porque no hay una industria nacional. Es un turismo low-cost pero la miseria es tanta que siempre algún provecho deja. Lo que se viene es un éxodo a lo grande, todo el que pueda irse se irá, es una fuga de cerebros (no tienen que robárselo) y de emprendedores, desgraciadamente se van los mejores, y eso forma parte de la política del gobierno para controlar mejor al personal que se queda.

  • el 12 noviembre, 2021 a las 10:18 am
    Permalink

    Ya lo he escrito y lo repito: absolutamente de acuedo que se abra al turismo.
    Si uno lee BBC mundo durante el lokdown en todos los paises de America Latina, los pobres han estado contrarios. Porque los pobres para sobrevivir tienen que arriesgar la salud y la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *