La juventud se está yendo de Cuba

Por Pedro Pablo Morejón

HAVANA TIMES – Mi amiga Luisa se va para Nicaragua. Pronto, en pocas semanas, estará montada sobre un avión rumbo a ese país centroamericano.

No lo hará para visitar la isla de Ometepe, ni el Volcán Cerro Negro, mucho menos el Río Manares de Aguas Agrias u otro centro de interés turístico. Nada de eso. Ella se va con otros fines, los mismos de miles de cubanos que escogen hacer escala en esa nación desde que a finales del 2021 el señor Daniel Ortega otorgara libre visado para los cubanos.

Y sí, no hay que ser perspicaz para entrever las intenciones de este dictador, que no son otras que establecer otra ruta migratoria rumbo a Los Estados Unidos de América, y de este modo crear una crisis en la frontera del país norteño.

Luisa es una mujer joven que no sabe de estas cosas, ni siquiera le importa. Ella, como tantos cubanos, solo busca una vida mejor lejos de la tierra que le vio nacer. Una tierra con un presente incómodo, que hace tiempo dejó de ofrecer un futuro.

Recientemente, en un artículo de la prensa oficial se ponderaba el estar a la cabeza de los países de América Latina en cuanto a envejecimiento poblacional. Ello se explicaba desde la disminución de la natalidad, pero sobre todo haciendo énfasis en el aumento de la calidad de vida y los logros del sistema de salud cubano, como una prueba palpable del éxito del proyecto social impulsado por La Revolución, a pesar de encontrarse bajo las condiciones de un bloqueo.

Sin embargo, las causas de disminución de la natalidad son eludidas en medio del discurso apologético. Todos saben que en Cuba las mujeres no desean parir. Comprobarlo sería tan fácil como acudir a las consultas de ginecología y obstetricia y constatar el alto número de interrupciones y abortos que se practican en dichos centros asistenciales. No quieren parir, porque entre otras causas, el costo de la vida cada día se hace más insostenible.

También está el hecho de que la población joven emigra en masa, ya sea a través de Centroamérica o por el siempre peligroso estrecho de la Florida, esto último sin importar la eliminación de la política pies secos pies mojados, adoptada por la administración Obama en los últimos días de su mandato.

Sabemos que la emigración siempre ha sido un fenómeno mundial. Desde los países del sur, la mayoría pobres, la gente siempre ha buscado el modo de vivir en zonas más confortables. Los destinos siempre han sido Europa y Estados Unidos en su gran mayoría.

Sin embargo Cuba, después de 1959 se fue convirtiendo en una nación con una interesante actividad migratoria, de ahí que se puedan encontrar comunidades cubanas, no solamente en los sitios antes mencionados, sino también en muchos países latinoamericanos.

Por el momento, en cada barrio de este archipiélago, en cada esquina de las calles, el tema recurrente es largarse del país a como dé lugar. Sobre todo, la juventud, que no encuentra bajo su cielo la esperanza de un futuro.  

Por eso hay gente como Luisa, que dentro de unas pocas semanas estará montada sobre un avión hacia un futuro desconocido e incierto, pero futuro al fin.

Lea más de Pedro Pablo Morejón aquí.



Pedro Morejón

Soy un hombre que lucha por sus metas, que asume las consecuencias de sus actos, que no se detiene ante los obstáculos. Podría decir que la adversidad siempre ha sido una compañera inseparable, nunca he tenido nada fácil, pero en algún sentido ha beneficiado mi carácter. Valoro aquello que está en desuso, como la honestidad, la justicia, el honor. Durante mucho tiempo estuve atado a ideas y falsos paradigmas que me sofocaban, pero poco a poco logré liberarme y crecer por mí mismo. Hoy soy el que dicta mi moral, y defiendo mi libertad contra viento y marea. Y esa libertad también la construyo escribiendo, porque ser escritor me define.

Pedro Morejón has 126 posts and counting. See all posts by Pedro Morejón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.