El arroz en búsqueda y captura 

Por Pedro Pablo Morejón

HAVANA TIMES – Todos saben que el arroz constituye el alimento principal de los cubanos. Tanto así que existe un dicho que reza: ese no come más arroz, para significar la muerte de algún animal desagradable.

Pues bien, lo que está sucediendo con ese producto en Cuba me hace recordar aquella época oscura conocida eufemísticamente como “período especial en tiempo de paz”.

Los mercados están vacíos y los campesinos, por lo general, siembran para su consumo. No se encuentra el preciado grano casi en ninguna parte. Si por un caso fortuito, después de recorrer medio mundo en su captura, te encuentras a alguien que esté dispuesto a venderte, tu bolsillo deberá estar bien preparado para el impacto, porque te pueden cobrar desde $20,00 hasta 30,00 MN la libra.

 

Esta situación muchos la achacan a la crisis económica mundial derivada de la pandemia del Covid19, al ocasionar serios obstáculos para importar el grano, sin embargo, dicho desabastecimiento se venía dando desde meses anteriores a la entrada del nuevo coronavirus, lo que hace pensar en una falta de liquidez financiera por parte del Estado cubano. Lo cierto es que ahora se ha agravado y parece no verse el final.

En el mes de abril, la prensa oficial cubana publicó el anuncio de una donación de 5000 toneladas de arroz procedente de Vietnam. Según el primer ministro de la nación asiática dicho regalo es para «atenuar los rigores del bloqueo y enfrentar las dificultades que comporta la presencia del nuevo coronavirus».

Independientemente del gesto, sabemos que esa cantidad ni siquiera puede atenuar la situación, mucho menos ayudar a resolverla. Solo sirve para poner en evidencia el desabastecimiento crónico, no ya de arroz, sino de cualquier alimento, como expresión de la crisis económica que desde hace décadas sufre nuestro país.

¿Cómo las autoridades explican está difícil situación? Veamos.

Un artículo reciente del diario Granma titulado La producción de alimentos es asunto de seguridad nacional aborda, entre otros, el tema de la producción arrocera.

Según el ministro de La Agricultura, las causas de la actual escasez han sido las dificultades con los insumos, lo que ocasionó incumplimientos en la siembra de la época de frío en alrededor de 22 000 hectáreas y que actualmente la siembra de primavera presenta un atraso de 4 600 hectáreas.

Para dejar un soplo de esperanza, argumentó que se efectuaron reuniones con las empresas arroceras del país orientándose que se reunieran con los productores. “La gente quiere producir, tenemos un programa arrocero, tenemos tierra, agua en algunos lugares. Cuba necesita producir arroz”– aseguró.

En otro artículo publicado por el sitio digital Cubadebate y titulado ¿Cuba puede producir todo el arroz que necesita?, el citado ministro concluye que sí, al opinar que las 700 000 toneladas anuales que el país necesita pueden ser producidas y así eliminar la importación de este necesario alimento.

Más allá de explicaciones oficiales y promesas incumplidas, lo cierto es que llevamos décadas de carencias generalizadas, y no solo de alimentos. Pero en este tema resulta inaceptable que una nación dotada de recursos hídricos y tierras fértiles tenga a los ciudadanos encontrando dificultades para conseguirlos. La verdadera causa de tanta penuria radica en un modelo económico que si algo ha demostrado de un modo irrefutable es su total ineficacia.

 

 

Pedro Morejón

Soy un hombre que lucha por sus metas, que asume las consecuencias de sus actos, que no se detiene ante los obstáculos. Podría decir que la adversidad siempre ha sido una compañera inseparable, nunca he tenido nada fácil, pero en algún sentido ha beneficiado mi carácter. Valoro aquello que está en desuso, como la honestidad, la justicia, el honor. Durante mucho tiempo estuve atado a ideas y falsos paradigmas que me sofocaban, pero poco a poco logré liberarme y crecer por mí mismo. Hoy soy el que dicta mi moral, y defiendo mi libertad contra viento y marea. Y esa libertad también la construyo escribiendo, porque ser escritor me define.

Un comentario sobre “El arroz en búsqueda y captura 

  • Vietnam tuvo una larga guerra destructora. Cuando la visite en 1985 había hambre en el país, la miseria no se podía ocultar. Hoy, después de los cambios a su sistema económico, Vietnam es el principal exportador de arroz del mundo. Los cubanos enseñamos a los vietnamitas a cosechar café. Hoy es el primer exportador de café del mundo. Hanói hoy es una ciudad vibrante, en expansión, llena de edificios modernos, viviendas asequibles a toda clase de ingreso, desde casas millonarias hasta sencillos apartamentos. Saquen conclusiones.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *