De medios básicos, visitas gubernamentales y dinosaurios

Por Pedro Pablo Morejón

HAVANA TIMES – Iba para mi trabajo y como cada mañana me paro bajo un puente de la autopista a “coger botella”.  Autostop, según le llaman en otros países donde algunos lo hacen por aventuras, en nuestro caso es siempre por necesidad.

No solo yo, sino también un buen número de personas que a falta de transporte público se ven precisados a esto si quieren trasladarse a sus trabajos o resolver algún problema lejos de casa. Excepto en las ciudades, sucede así a todo lo largo y ancho del interior del país. La gente acude a las carreteras y autopistas para poder viajar.

Por estos tiempos se ha reanudado el transporte privado, unos camiones americanos con más de sesenta años de explotación, cuyos propietarios prestan servicios de transporte, y los ciudadanos como yo, los abordamos a falta de mejores opciones. 

Pero esta mañana fue diferente. Desde temprano se apostaron algunos policías y otros sujetos vestidos de civil, requiriendo a la gente para que se alejara del sitio. Imaginé que algún personaje importante del gobierno visitaría la provincia.

Este grupo, que más que personas constituyen medios básicos, debe sufrir horas debajo del sol hasta que pase el alto dirigente, y así impedir, supongo, un hipotético atentado. Y digo medios básicos porque eso es lo que son desde la perspectiva del poder.

También podría llamarles chivatos, aunque corro el riesgo de ser despectivo o injusto con algunos que ya sea por estar comprometidos o por no disponer de la libertad para decir NO, deben madrugar y/o insolarse para proteger la integridad física de sus dueños.

Claro que no todos, algunos lo hacen por convicción o conveniencia y entrarían para mí en ese deleznable título, a pesar que no todo el mundo opine como yo. Precisamente hace dos años comenté “ahora cuando venía para acá los puentes estaban custodiados por una pila de chivatos” y mi suegro me reconvino, pues para él ellos solo cumplen con su trabajo.

Pero comprendo a mi suegro, es un hombre nacido en la década de los 50, parte de una generación adoctrinada bajo el romanticismo revolucionario de los años 60 y 70 del pasado siglo,  un hombre decente que a pesar de su inteligencia no puede aceptar que sus sueños de un socialismo próspero hace mucho escaparon por el inodoro.

Pues bien, se trataba de una visita gubernamental a la provincia, encabezada por Miguel Diaz-Canel Bermúdez, el primer ministro Manuel Marrero Cruz y un grupo de ministros y viceministros.

Miguel Diaz Canel en el barrio 5 de septiembre. Captura de la TV Pinar

Lo supe en la noche al conectar el televisor para escuchar el parte meteorológico. Vi las imágenes de Diaz-Canel y parte de su séquito en el reparto 5 de Septiembre, conocido popularmente por “El Maica” mientras el reporte del periodista hablaba de las rehabilitaciones viales, la construcción de viviendas y las gratitudes de los vecinos por la obra de La Revolución. El mismo guión periodístico en los ahora denominados barrios vulnerables. “Bah, pura propaganda”, pensé

Como botón de muestra véase el trabajo publicado ese día 27 de enero titulado “Dialogar con el pueblo, clave en la gestión de Gobierno”, de donde se pueden leer los siguientes fragmentos:

“¿El barrio avanza o no avanza?”. El diálogo con el pueblo, desde todos sus espacios, es práctica constante que ha seguido el Gobierno cubano y deja experiencias de mucha valía…”

“¿Están escuchando lo que ustedes proponen? ¿Se encuentran soluciones a los principales problemas?”. Quiso saber también el mandatario cubano al intercambiar con los vecinos del reparto 5 de Septiembre, una de las 36 comunidades vulnerables de Pinar del Río en las que actualmente se desarrollan acciones para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Sí, hace meses que el barrio se transforma. Agradecido, el pueblo contó acerca de cuánto se ha hecho, y también sobre otras acciones que todavía pudieran concretarse. Una vez iniciada la colocación de aceras y contenes, tras lo cual está previsto asfaltar las calles, son los servicios de telefonía y abasto de agua de los que más planteamientos se continúan acumulando en la comunidad…

Véase también lo publicado por el diario Granma el 28 de enero bajo el titular “Pinar del Río produce, lucha, trabaja y avanza”, donde el Primer Ministro Manuel Marrero Cruz expresó que “defender la unidad sobre todas las cosas, en todos los escenarios y circunstancias, nos permitirá salir adelante”. A su vez, afirmó que se ha encontrado con un pueblo “que produce, que lucha, donde se trabaja y se avanza”.  Añadió su seguridad en el futuro, pues la generación de dirigentes mantiene su compromiso con el pueblo y con los fundadores de la Revolución.

Al siguiente día le pregunté a dos amigos que residen en ese sitio (justo decir uno de los más precarios de la ciudad de Pinar del Río) y me refirieron que la pavimentación de calles y aceras solo está ocurriendo en una pequeña parte, el resto no salió por la TV. Esperemos que las obras no queden inconclusas.

Investigando sobre los resultados de la visita también consulté el artículo publicado en Cubadebate titulado “Culmina visita gubernamental a Pinar del Río”, de ese día 28 de enero.

Entre los problemas detectados por la referida visita se encuentran la insatisfacción de la población en la capital provincial con el abasto de agua, teniendo el ciclo más largo de suministro de todas las ciudades de provincia en el país;  la demora en la construcción de viviendas a personas dañadas por el paso de los ciclones en el municipio Los Palacios; deficiencias en servicios priorizados en Minas de Matahambre, donde existe gran deterioro del fondo habitacional; 37 empresas con pérdidas económicas en el 2021; y especulación de precios basados en la escasez.

Esos fueron, en síntesis, los problemas detectados por dicha visita. Sin embargo, no son estos los únicos problemas que enfrenta la más occidental de las provincias.

Nada se dijo del desabastecimiento crónico de los mercados en moneda nacional, siendo las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) las que están medianamente surtidas con productos a los que el cubano de a pie no tiene acceso, pues no cobra en MLC, teniendo que pagar dicha moneda a más de 90 pesos y/o enfrentarse cada día a la adquisición de productos de primera necesidad a precios astronómicos, en medio de una inflación que no se detiene con simples llamados a la baja de precios.    

No se habló de la mala situación de la vivienda que es general en toda la provincia y no solo en algunas zonas, ni del desabastecimiento de materiales de la construcción en un país donde conseguir un clavo es más difícil que encontrar flores en el mar, como dijera una vieja canción de Massiel.

Tampoco se vio la difícil situación con los medicamentos, cada vez más escasos, ni las malas condiciones de los servicios de salud.

Mucho menos se habló del déficit de medios de transporte con que cuenta la provincia, incluso la ciudad cabecera carece de un transporte urbano que garantice mínimamente una transportación satisfactoria, tampoco el lamentable estado en que se encuentran los viales.

Nada de nada de nada, por no hablar de la falta de garantías a los derechos humanos y las libertades básicas, que eso ya es más grave.

Parece que solo existen algunos problemas (no todos) que suelen ser achacados al “bloqueo”.

Y para ellos tendrán solución en algún plazo, pues el pueblo tiene confianza en su revolución.

Mientras tanto los años pasan, y con los años las décadas y así se va un siglo y el gran problema continúa ahí, como el dinosaurio de Augusto Monterroso.

Lea más de Pedro Pablo Morejón aquí.



Pedro Morejón

Soy un hombre que lucha por sus metas, que asume las consecuencias de sus actos, que no se detiene ante los obstáculos. Podría decir que la adversidad siempre ha sido una compañera inseparable, nunca he tenido nada fácil, pero en algún sentido ha beneficiado mi carácter. Valoro aquello que está en desuso, como la honestidad, la justicia, el honor. Durante mucho tiempo estuve atado a ideas y falsos paradigmas que me sofocaban, pero poco a poco logré liberarme y crecer por mí mismo. Hoy soy el que dicta mi moral, y defiendo mi libertad contra viento y marea. Y esa libertad también la construyo escribiendo, porque ser escritor me define.

Pedro Morejón has 125 posts and counting. See all posts by Pedro Morejón

One thought on “De medios básicos, visitas gubernamentales y dinosaurios

  • Más que chivatos: esbirros.

    ¡Gracias Fidel!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.