CubaDiariosPedro Pablo Morejon

De la canasta básica y el futuro de Cuba

Cuba desde el espacio.

Por Pedro Pablo Morejón

HAVANA TIMES – Es el último sábado del febrero y paso por la bodega para recoger los “mandados”. Para quienes no lo conozcan, se trata de la cuota de productos que el Estado vende a los ciudadanos a través de la llamada libreta de abastecimiento, que en realidad es de racionamiento.

Una supuesta canasta básica en cantidades exiguas de arroz, frijoles, chícharos, azúcar, aceite, un pequeño paquete de café, un jabón de baño y medio de lavar. A veces pasta dental, sal …no alcanza para cubrir las necesidades de un tercio del mes.

En esta ocasión encuentro lo que ha venido sucediendo en los meses anteriores. No ha llegado en su totalidad, ya ni siquiera pueden garantizar esa minucia. Solo arroz, los jabones y dos libras de azúcar de las cuatro correspondientes que no alcanzaron para todos. Eso sí, esta vez hay una libra de arroz adicional y gratuita, procedente de donaciones para este pueblo hambreado.

Por otra parte, “el país avanza y eso les duele” o “mejor es posible”, constituyen algunas de las consignas que por estos tiempos el régimen impulsa por medio de su falsa prensa vomitiva dedicada a ponderar la próxima caricatura de elecciones de unos candidatos que nadie conoce ni importan y por supuesto a mentir y manipular, como es costumbre.

A manera de ejemplo, por estos días la televisión estatal mostró un reportaje sobre el mal llamado “Puentes de amor” y Carlos Lazo. Un cubano que sufrió un accidente en Estados Unidos viene con este sujeto para recibir tratamiento médico en Cuba, el show muestra cómo lo bajan en camilla por las escalerillas del avión.

Supuestamente, después que en Estados Unidos de América fuera atendido con resultados infructuosos, nuestro sistema lo salvará. Un triste sistema que no puede salvar a una docena de pacientes en un hospital psiquiátrico, que tampoco pudo salvar a recién nacidos en un Pediátrico de la Habana y mucho menos a otras personas que por falta de una ambulancia no han podido recibir asistencia médica y hasta han fallecido.

La potencia médica mundial que no posee medicamentos ni para curar la escabiosis, pero el show hay que montarlo.

Lo anterior ilustra una pequeña parte del cuadro de miseria resultado de la mal llamada revolución cubana, a la que todavía algunos, sobre todo desde las izquierdas, persisten en creer y justificar sus aberraciones con el comodín del Embargo.

Y el cubano ahí, sumiso bajo el yugo que lo oprime, cavilando cómo escapar de una isla sin presente ni futuro.  Una nación sumida en la desesperanza y un orden social sin derechos que para mantenerse a flote, la cúpula sabe que necesita modificar, pero no hacia un modelo democrático y de libre mercado que sacaría al país de la miseria, sino mediante lo que algunos han denominado cambio fraude.

Algo así como un capitalismo de estado denominado socialismo, con el Partido Comunista en el poder como instrumento político de la familia Castro y asociados. Por eso el cuento de las MIPYMES, para que posean, de un modo disfrazado sus empresas privadas con total impunidad por medio de ese capitalismo excluyente, al margen de su pretendida vocación proletaria.

Para el resto de los verdaderos emprendedores el pozo estará seco en medio de trabas burocráticas, prohibiciones y acoso gubernamental.

Quizás, más adelante, en una década, cuando los pocos vejetes asesinos que llegaron a la fuerza y que todavía respiran se larguen de este mundo, hasta concedan algunas pequeñas libertades como fundar partidos políticos con participación en elecciones, eso sí, de seguro existirá algún mecanismo que perpetúe a los herederos de esa oligarquía en el poder, semejante al modelo ruso con un Vladimir Putin eterno en el Kremlin.

Y tal vez, más adelante, algún reformista impulse a base de liderazgo y altruismo un proceso de cambios hacia una sociedad verdaderamente democrática y próspera… tal vez.

Lea más del diario de Pedro Pablo Morejón aquí.

Pedro Morejón

Soy un hombre que lucha por sus metas, que asume las consecuencias de sus actos, que no se detiene ante los obstáculos. Podría decir que la adversidad siempre ha sido una compañera inseparable, nunca he tenido nada fácil, pero en algún sentido ha beneficiado mi carácter. Valoro aquello que está en desuso, como la honestidad, la justicia, el honor. Durante mucho tiempo estuve atado a ideas y falsos paradigmas que me sofocaban, pero poco a poco logré liberarme y crecer por mí mismo. Hoy soy el que dicta mi moral, y defiendo mi libertad contra viento y marea. Y esa libertad también la construyo escribiendo, porque ser escritor me define.

2 thoughts on “De la canasta básica y el futuro de Cuba

  • Exelente artículo que describe muy bien la realidad y la miseria de los cubanos, que como bien explicas ni los pocos productos de la libreta de abastecimiento pueden mantener, para los pinareños que le hicieron a los dos millones de dólares de donación y demás donaciones que enviaron por el ciclón, cada día cuesta más trabajo conseguir alimentos y una libra de arroz en este momento está en las 160y180 pesos,. Hasta cuando tendremos que aguantar a estos delicuentes, descarados en el poder manipulando y haciéndose los demócratas y los hospitales ,escuelas ,el transporte patas arriba ,no hay nada bueno en este país… DPEPDPE .

  • Tienen la idea de implantar un sistema a lo ruso o chino pero dudo que lo logren porque el país no tiene los recursos de Rusia ni China, seguirán robando y malgastando lo poco que se ingresa.

Comentarios cerrados.