Conozca a Cuba primero y al extranjero después

Por Pedro Pablo Morejón

Varadero

HAVANA TIMES – Así reza una canción de un spot publicitario que a cada rato exhiben en la televisión nacional y que me resulta molesto. Debe estar dirigido a una raza especial de cubanos, porque con la mayoría ocurre al reverso.

Como, por ejemplo, el caso de Papito. Vivía en mi barrio hace poco más de 10 años. Era un hombre de bajo poder adquisitivo, y eso es algo que en Cuba es peor que ser un simple ciudadano.

No sé cómo logró emigrar hacia los Estados Unidos de América, supongo que lo hizo por el sorteo internacional que aquí denominan el “bombo”. Allá trabaja de chofer. Se dedica a transportar mercancías por muchos estados de La Unión americana. Es un trabajo sacrificado, pues lo mismo maneja de noche que de día y apenas está en casa. Solo es ideal para aquellos que no tienen esposa o hijos que atender, para llaneros solitarios.

Claro que casi todo es relativo. Trabaja en un camión confortable y se hospeda en moteles igual de confortables cuando lo atrapa la noche y tiene sueño, y lo más importante: un trabajo bien remunerado. Eso le ha permitido viajar a Cuba todos los años. Así que sacrificado no lo es desde los estándares cubanos. Siempre lo veo en un auto rentado, conocido aquí como “Tur”, que le cuesta decenas de dólares diarios (estoy pensando en los más baratos).

Otro caso parecido es el de Juan Carlos, colega mío de estudios y de profesión. Trabajó como abogado en el municipio de San Cristóbal, perteneciente a Artemisa. Debía viajar diariamente más de 50 kilómetros desde su pueblo para llegar al bufete. No sé cómo conoció a una ecuatoriana, dicho en buen cubano la “jineteó”, se casó, y ella lo sacó del país.

Allá no ha ejercido la profesión, trabaja de administrador de una cadena de tiendas. Me lo encontré en Consolación de Sur hace menos de un mes. Estaba de visita y hablamos de Ecuador, de la situación aquí. Está ayudando a sus padres a terminar la casa y les pasa un dinero periódicamente.

Centro Habana

Un tercer ejemplo es Yanier, se fue con el padre para USA desde que era un adolescente, hoy tiene 30 años y viaja a la Isla todos los años. Compró una casa para la madre y gracias a él no tiene que madrugar más para trabajar en un despalillo de tabaco que le estaba afectando la salud.

Papito, Juan Carlos y Yanier tienen un punto en común: Todos han conocido Varadero, Cayo Largo del Sur, Viñales, el cabaret Tropicana…y más, pero solo después que emigraron, porque en esos sitios la gran mayoría de los cubanos no reservan ni se hospedan. Solo pueden los extranjeros que vienen a vacacionar…y los “mayimbes”, obviamente.

Conozca a Cuba primero y al extranjero después…quizás, a fin de cuentas, el autor de la canción esté en lo cierto, porque como dice el estribillo de otra del grupo Buena Fe

Mucha Cuba en una Cuba
Una Cuba en muchas Cubas

Pero la Cuba que casi todos hemos conocido, no es más que una tierra con poco de ilusión y mucho de penurias. 



Pedro Morejón

Soy un hombre que lucha por sus metas, que asume las consecuencias de sus actos, que no se detiene ante los obstáculos. Podría decir que la adversidad siempre ha sido una compañera inseparable, nunca he tenido nada fácil, pero en algún sentido ha beneficiado mi carácter. Valoro aquello que está en desuso, como la honestidad, la justicia, el honor. Durante mucho tiempo estuve atado a ideas y falsos paradigmas que me sofocaban, pero poco a poco logré liberarme y crecer por mí mismo. Hoy soy el que dicta mi moral, y defiendo mi libertad contra viento y marea. Y esa libertad también la construyo escribiendo, porque ser escritor me define.

Pedro Morejón has 132 posts and counting. See all posts by Pedro Morejón

3 thoughts on “Conozca a Cuba primero y al extranjero después

  • Ese anuncio comercial del gobierno cubano titulado “Conozca a Cuba primero…” empezó a ser popular durante 1959-60, cuando todavía había dinero para viajar.

  • Interesante León, no lo sabía.

  • Yo conocí Varadero siendo niña, también visite el Cobre y puerto Boniato, fuera de eso la única playa que visitaba está el Ancon que está cerca de Trinudad donde vivía, luego que me exilie viaje a Cuba durante 10 años cada año a visitar mis padres y tíos, pero en esos viajes nunca hice turismo, no me parecía bien sabiendo que allí nadie de mi familia y amistades podían visitar esos lugares, la pasaba bien en mi casa y con mis amigos . No se si todavía me quede tirmpo para hacer turismo en cuba bajo otras condiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.