Agricultor a la fuerza en la Cuba de hoy

Por Pedro Pablo Morejón

HAVANA TIMES – Hay quienes piensan que el que la hace la paga. Si así fuera algo muy grave le hizo la nación cubana al resto de la humanidad para cargar con semejante castigo. Un país donde cada día tienes que luchar como fiera para satisfacer tus necesidades básicas. Por eso la gente, cuando les preguntan cómo están responden –Aquí en la lucha.

En realidad no creo que exista un dios moral que ponga orden en el universo. De lo contrario no se explica que vivamos en un mundo cruel y despiadado que premia a los malvados. Como esos que aquí en Cuba detentan el poder desde hace décadas, a base de engaño y represión, viviendo de sus privilegios y opulencia, mientras el cubano tiene que padecer toda clase de privaciones.

En fin, todo escasea, desde la comida, pasando por un medicamento contra la escabiosis, hasta una simple sábana para cubrirte. Todo.

Hace años un amigo me decía –En Cuba solo existen dos problemas; el hambre… y todo lo otro.

Nadie se sorprendería si dijera que “la cosa esta mala”. En realidad, siempre ha estado mala. Al menos desde que tengo memoria.

Pues bien. Ahora el hambre es tan evidente que en el noticiero de la televisión cubana acaba de transmitirse la opinión de un dirigente del PCC (Partido Comunista de Cuba) admitiendo que producir alimentos se ha convertido en un asunto de seguridad nacional. ¡Y eso que la censura lo revisa todo!

Yo, al menos me lo había tomado en serio desde antes. Hace unos meses que me vengo estrenando como agricultor. ¿Quién lo diría?

Es que como están los precios de los alimentos no queda otro remedio que sembrar algo. Y así estoy. Mi suegro tiene un patio amplio. Lo tiene sembrado de café, ajos, cebollas, pepinos, tomates, frijoles… hasta yuca. Es un profesional calificado, pero en los tiempos libres se pone el traje de campesino y yo me he sumado. De ahí estamos comiendo.

Por estos días sembré una variedad conocida como frijol caballero, que según estuve investigando es originaria de Brasil pero se encuentra en los campos de nuestro país a lo largo y ancho de la isla. Muchas veces de forma silvestre.

Existe una variedad de semillas grandes, de color rojizo, que es a la que me refiero. Esta planta se caracteriza por trepar alrededor de las cercas y puede ser sembrada durante todo el año, produciendo las vainas en un período aproximado de ochenta días.

El frijol caballero

Lamentablemente, las gallinas de unos vecinos me comieron los tallos cuando comenzaban a salir después de haber limpiado el terreno, arreglado una cerca y sembrarlos. Tuve que insertar las semillas nuevamente, esta vez en bolsas de plástico y ya crecidas las plantas, resembrarlas en la cerca.

También estoy trabajando para levantar un buen platanal. Todo esto los fines de semana, aunque no se me reconozca como miembro de la ANAP (Asociación de Agricultores Pequeños). Capten la ironía.

Total, tengo un libro publicado, escribo novelas y relatos y ni siquiera soy miembro de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba). Obviamente que bromeo, en realidad ni quiero. Reitero, no quiero.

UNEAC y todos esos falsos gremios no defienden ni representan a nadie. Para ejemplo tenemos los hechos relacionados con el Movimiento San Isidro y el 27 de noviembre del año pasado. La UNEAC y afines no son más que instrumentos de control y represión contra la ciudadanía. Pero bueno, ya eso es otro tema. Hoy estamos con la agricultura.

Lea más del diario de Pedro Pablo Morejón aquí en Havana Times.

2 thoughts on “Agricultor a la fuerza en la Cuba de hoy

  • el 21 marzo, 2021 a las 10:31 am
    Permalink

    Este es un barrio donde no hay muchos robos amigo. Casi todos son familia.

  • el 21 marzo, 2021 a las 3:32 am
    Permalink

    Suerte con la cosecha, pero ve buscando un perro para que la cuide. Tengo un primo que tiene tierras y paga para que hagan guardia, es increíble lo mal que estamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *