Hora de almuerzo…

Por Paula Henríquez

Trabajadores de oficina. Foto: Juan Suárez
Trabajadores de oficina. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Sentada en mi oficina, como es usual a la hora de almuerzo, converso con alguien que ya no vive en nuestra isla. Alguien a quien quiero mucho y que quiere ayudarme, aunque a veces no nos entendamos y nos fajemos.

Me dice que se va a almorzar y, de paso, me pregunta cómo hago para comer algo a esa hora. Le respondo que la mayoría de las veces traigo comida de la casa, de la que queda de la noche anterior, que no es siempre, porque no todos los días se puede y le digo que cuando eso no ocurre, yo “invento”.

Como es lógico, él no entiende eso de invento y sigue indagando. Entonces me arrepiento de haber sacado el tema, ingenua que soy, sabiendo que él lo pregunta todo. Le explico que cuando no puedo traer almuerzo, pido dinero prestado o compartimos lo que otros traen de sus casas, que tampoco es seguro. Él sigue inquiriéndome y yo no quiero responder, hasta que al fin me asegura que lo único que pretende es que yo lo escriba, que cuente esta historia, una historia que me da vergüenza…

Sí, me da vergüenza decir que a veces no almuerzo en el trabajo, estoy segura de que no soy la única, pero no todo el mundo lo dice, es un asunto delicado, muy privado, pero es real. No es que sea una muerta de hambre, no lo soy, en mi casa tratamos de alimentarnos y comer bien, a pesar del delicado estado de la alimentación en el país, pero no siempre queda algo de la noche anterior, la mayoría de las veces la comida es “justa”, ni un poco más. Debo decir que somos cinco personas, dos de ellas jubiladas y dos trabajadores, la quinta es la pequeñita, la consentida.

Mi centro laboral es de esos en los que a los trabajadores les pagan los 0.60 centavos diarios por el almuerzo. Sacando la cuenta por los días laborables del mes, que generalmente son 21 o 22 días, pues pagan de 12.60 a 13.20 CUC mensuales, además del salario normal de un trabajador, que ronda los 20 CUC.

Supuestamente, uno debería utilizar ese dinero para comer algo mientras trabaja, pero pocos, muy pocos lo utilizan con ese fin. Existen otras necesidades que lo obligan a uno a gastar la divisa del almuerzo (así se le llama popularmente), en la muy relacionada necesidad de comprar comida para la casa o cualquier producto de higiene que ya esté faltando en el hogar, por poner algún ejemplo. Y ni hablar si se tienen niños… en especial en círculo infantil o en edad escolar.

La divisa del almuerzo pasa a formar parte de los malabares que tiene que hacer un trabajador común, el cubano de a pie. Tratas de “estirarla”, de ahorrarla, de tener siempre algo en la cartera, pero es muy escurridiza. No han pasado ni dos días desde el cobro y ya no tienes casi nada o nada.

La persona con quien converso no puede creer lo que le cuento. Se asombra, me felicita por sobrepasar mi vergüenza y decidirme a escribir y yo me río, ya estoy acostumbrada a que mis historias, nuestras historias, lo sorprendan… y eso que él vivió aquí hace mucho tiempo… Se va, me deja esperando, fue a almorzar… y yo… yo voy a ver qué invento…

Paula Henriquez

Paula Henríquez: Desde pequeña me han dicho que debo tener cuidado con lo que digo en público. “Piensa antes de hablar, sobre todo delante de los demás”, me decía mi mamá y, entonces, resultaba más un ruego que un regaño. Aún hoy la escucho… y la cumplo, solo que no hablo… escribo. Las letras, las palabras son mi escape, mi salida y las catarsis diarias, las que imprimo en el papel, me reavivan. Y esta foto… me refugia.


12 thoughts on “Hora de almuerzo…

  • el 14 junio, 2016 a las 4:26 pm
    Permalink

    ….señor bobo…iluminenos…usted dice que un obrero especializado de la construccion en america latina gana 35 dolares diarios ….en que pais es eso???…y cuanto gana el simple ayudante de albañil???…el que prepara y carga la mezcla,los ladrillos y hace todo el trabajo duro…sabe usted cuanto gana???…sabe si le alcanza para llegar a fin de mes con lo que gana???…

  • el 14 junio, 2016 a las 3:23 pm
    Permalink

    EDUARDO has hablado de todo menos de lo que le da pena de verdad a Paula y es el salario de esclavo que recibe y tiene que utilizar el dinero que le dan para almuerzo para intentar llegar a fin de mes. Creo que el que se esta haciendo el extranjero eres tu.

  • el 14 junio, 2016 a las 10:09 am
    Permalink

    …es que parece que la autora con el amigo con quien habla es bill gates,el bobo de abela o alguno de los otros magnates del engaño que por aqui escriben….con el que habla no entiende y a ella le da mucha pena explicarle que los transportes publicos en los horarios picos siempre van llenos de simples mortales….parece que su interlocutor y ella no saben que en miles de ciudades del mundo millones de trabajadores van a sus lugares de trabajo en vagones de tren o metro o en otros transportes abarrotados como en los transportes cubanos …con el que habla no entiende que en cuba y a ella le da mucha pena explicarle mucha gente lleva comida de sus casas a su trabajo,que otras veces no tiene comida en su casa y come,segun su presupuesto,cerca de su lugar de trabajo y que otras veces no tiene ni comida ni presupuesto y no le queda otra solucion que volarse el almuerzo de ese dia….eso le sucede a millones de trabajadores de este mundo pero ni ella ni su interlocutor parecen saberlo y creen que ese es otro invento cubano….

  • el 14 junio, 2016 a las 8:37 am
    Permalink

    Me imajino que si tu amigo vivio en la isla y te hace esas preguntas debe ser un extranjero que nunca supo que cosa era “resolver” en Cuba. No te de pena. Yo tambien traigo la comida desde la casa y lo hago pues se lo que estoy comiendo, como lo prepare y la calidad de lo que como. Prefiero eso antes de ir a una cafeteria donde ni rayos sabes lo que estas comiendo ni como se elaboro.

  • el 13 junio, 2016 a las 8:01 pm
    Permalink

    No te de pena. Mucha gente en el mundo lleva lo que quedó La noche anterior por los mismos motivos, mucha gente comparte, y mucha gente vuela el turno del almuerzo. En un trabajo que tuve todos poníamos un menudo para comprar media libra de arroz y una lata de atún y se hacía en la misma empresa el almuerzo. Y en la escuela de mi hijo a veces reúnen entre varios para una pizza familiar. No estás haciendo nada vergonzoso y no creo que él busque conscientemente avergonzarte, quizás solo seguir la conversación.

  • el 13 junio, 2016 a las 10:49 am
    Permalink

    Terrible el nivel de explotación de los trabajadores cubanos por la tiranía castrista. Si alguien quiere un buen ejemplo de la teoría marxista capitulo plusvalía con explotación del hombre por el hombre al máximo posible, que se lea este post. En el malvado capitalismo de los USA un obrero calificado de la construcción gana 35 USD en una hora y en Latinoamérica lo ganan en un dia, es decir más que lo que gana Paula y el 90% de los trabajadores cubanos en un mes.

    Hay que tener concreto en la cara para decir públicamente que se está construyendo un socialismo prospero y sustentable pagando esa burla de salario al “pueblo trabajador” como nos llaman el PCC en sus discursos.

  • el 13 junio, 2016 a las 9:52 am
    Permalink

    Coño, lo menos que podía hacer tu “amigo” era invitarte a almorzar. Hay personas que van a Cuba y se regodean en ese tipo de averiguaciones, igualito a los que se tiran fotos en mesas repletas de comida y se las envían a sus parientes en Cuba que se están “jamando un cable”; pero bueno, en la viña del Señor hay de todo. Saludos.

  • el 13 junio, 2016 a las 9:06 am
    Permalink

    inventa algo que flote…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *